Especiales patrocinados

El “tercer lugar”, una tendencia al alza

Esta modalidad para trabajar fuera de una oficina cobra fuerza ante empleados más independientes. ¿La implementarías?
El “tercer lugar”, una tendencia al alza
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares



La forma en la que trabajamos está cambiando a pasos acelerados. Cada día, más empleados han dejado atrás los horarios fijos para laborar por objetivos y, gracias a la tecnología, es posible trabajar desde el llamado tercer lugar.

No se trata de la oficina ni de la casa, sino que hace referencia a un espacio libre pero acondicionado con toda la infraestructura necesaria para realizar las actividades empresariales, mismo que se frecuenta por un cierto periodo de tiempo y se comparten instalaciones comunes con otras personas.

En la definición más informal de esta tendencia, prácticamente cualquier espacio que tenga una conexión a internet y que permita trabajar se convierte en el “tercer lugar”. No obstante, en su concepción más formal, esta modalidad incluye tanto las oficinas virtuales como las oficinas satelitales.

En la primera opción se contratan horarios y servicios específicos, mientras que en la segunda, a través de una membresía, se puede tener acceso al bussiness center más cercano de donde te encuentres. En ambos casos se puede usar cualquier lugar de la red, tanto en México como en el mundo, dependiendo de la cobertura que tenga el servicio que contrataste.

Los estudios revelan que los empleados usan entre el 40% y el 60% de toda el área de oficina, así que los espacios de trabajo a distancia ofrecen servicios muy específicos que se pagan bajo demanda. Es decir, si no usas diariamente la sala de juntas, la contratas únicamente cuando la requieras. Si tu consumo aumenta, entonces cambias la modalidad de tu servicio para tener mayor disponibilidad.



Este formato permite disminuir tus costos operativos y aumentar la productividad de tus empleados en un 60%. Señala un estudio realizado por Regusa que la experiencia de las empresas que ya aplican este formato que los empleados se sienten más felices al tener una vida equilibrada entre su trabajo y sus actividades personales, se paga únicamente por los servicios que se utilizan y, en general se eficientan los procesos.

La flexibilidad del “tercer lugar” también es una opción ecosustentable, debido a que las personas encuentran con más facilidad un horario que les convenga para trabajar, están más cerca de su casa, reducen tiempo de transporte y por lo tanto, disminuyen las emisiones de dióxido de carbono.

En los próximos años veremos un crecimiento interesante de este concepto ante una fuerza de trabajo que es cada vez más autónoma y menos dependiente, afirma Cati Cerda, directora de Regus México, una de las cadenas líderes de oficinas virtuales a nivel mundial

“Para que tenga éxito una forma de trabajo flexible, las empresas también tienen que dirigir sus planteamientos hacia medidas de productividad y no de simple rentabilidad. Los que lo hagan y se preparen adecuadamente para una fuerza de trabajo flexible se encontrarán en la vanguardia del movimiento del teletrabajo y podrán capitalizar los turnos de la región desde una base de fabricación hasta un planteamiento cada vez mayor en el sector servicio”, advirtió Cati Cerda.

Conoce más tendencias en teletrabajo, marketing digital y oficinas virtuales en este especial.