Consultoría

Dime cómo te vistes y te dire quién eres

No se deje llevar por los viernes casuales: un estilo de vestir profesional --yuna conducta acorde-- nunca pasan de moda.
Dime cómo te vistes y te dire quién eres
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

No se deje llevar por los viernes casuales: un estilo de vestir profesional --y una conducta acorde-- nunca pasan de moda.

Ése es el mensaje que Clint Greenleaf espera transmitir a sus colegas en su libro Attention to Detail: A Gentleman's Guide to Professional Appearance and Conduct. Greenleaf, de 23 años, que está trabajando en un libro similar para las mujeres y produce un boletín quincenal sobre estilo y etiqueta,obtuvo su experiencia en una preparatoria privada y una chamba en el mundocorporativo estadounidense.

P: Si se considera la tendencia hacia un atuendo más informal en elcentro de trabajo, ¿qué tan importante es la apariencia profesionalactualmente?

R: Creo que es más importante que nunca. Dado que todos estánvistiendo más informal, se ha perdido la noción de cómovestir adecuadamente. Debido a esto, es posible destacar si se hace de lamanera adecuada.

P: ¿Cuáles son los peores errores del vestir?

R: Tanto hombres como mujeres dan por sentado que se les va a juzgar comoindividuos, no por la ropa que llevan puesta, así que no dedican los 40segundos de más frente al espejo para asegurarse de no tenerlápiz labial en los dientes o para acomodarse el cinturónchueco.

P: Además de la moda, ¿qué etiqueta empresarial esimportante para dejar una buena impresión?

R: Sonreír y hablar de manera profesional, sin términoscoloquiales. Uno debe sonar y actuar como si supiera lo que estáhaciendo.

P: ¿Hay alguna clave para saludar de mano adecuadamente?

R: Lo más importante es que haya contacto entre el hueco de su mano yel de la otra persona. Puede sonar tonto, pero es buena idea practicar elapretón de manos con los amigos.

P: ¿Aún es válido que un hombre le abra la puerta a unamujer?

R: Me considero un hombre de los noventa y todavía le abro la puerta auna mujer. Y tampoco hay nada que le impida a una mujer abrirle la puerta a unhombre. No creo que a nadie se le acuse de acoso sexual por eso.