Tecnología

¡Viva la tecnología!

Cómo acercarse a la tecnología sin miedo
¡Viva la tecnología!
Crédito: Depositphotos.com

No sabe la diferencia entre un monitor y un motherboard? No se preocupe, no espretexto para no entrarle al mundo de la alta tecnología y disfrutar delas utilidades.

¿Las computadoras lo hacen temblar? ¿No ha pensado que quizále hagan ganar dinero? Algunos tecnófobos que apenas sabíancómo entrar en America Online (AOL) descubrieron que cualquier persona(sí, cualquier) puede aprender lo suficiente como para convertirse en untecnoentrepreneur. Aprenda usted también a entender cómofuncionan las computadoras (o por lo menos, a sacarles provecho).

La Nueva Generacion

 

Pese a que estamos identificados como la &flashquotgeneración digital&flashquot, no todosaceptan con agrado la tecnología. Si sus experiencias con lascomputadoras de la escuela o del trabajo fueron una pesadilla llena de fallasdel sistema, mensajes de &flashquoterror generalizado&flashquot y archivos inexplicablementeperdidos, comenzar un negocio de computación puede sonar como unalocura.

Pero, ¿puede darse el lujo de opinar así? Entre 1990 y 1997 elempleo en servicios relacionados con software y computación, en EstadosUnidos, aumentó 76 por ciento. Según las estadísticasmás recientes de la Oficina del Censo de ese país, latecnología de información obtuvo ventas totales por más deUS$866 mil millones en 1996, convirtiéndola en una de las industrias demayor crecimiento en ese país.

Aun cuando nunca haya estudiado tecnología, ¿no seríaatractivo comerse una rebanada de este rentable pastel? Lo único quehace falta es tener disposición para aprender un nuevo vocabulario. Acontinuación se señalan cuatro estrategias que pusieron a otrostecnófobos en la ruta del éxito.

1. Sea Su Propio Maestro

 

Son muchas las historias de grandes emprendedores que aprendieron a usarInternet por sí mismos con libros, tutoriales en línea y consejosde amigos, y que ahora tienen grandes empresas en la ``red de redes''. MatthewPicheny, de 25 años, apenas sabía cómo entrar a su cuentade AOL en octubre de 1997, y ahora es un tecnoempresario. Proveniente del medioteatral y musical, carecía de una capacitación formal encomputación, pero quería relacionarse con la comunidad de teatroen la red. Inspirado por la página de un amigo, pensó: &flashquotYotambién quiero una de ésas&flashquot. Poco a poco comenzó aconsultar los tutoriales HTML en AOL como pasatiempo, tan sólo un par dehoras a la semana.

En mayo de 1998, Picheny cambió su sitio (http://www.picheny.com) en AOLa uno propio y comenzó una empresa, Picheny Productions, quediseña y da servicio a otros sitios de Web. El año pasado, esteemprendedor seguía trabajando de medio tiempo en un restaurante,ahorró algo de dinero y, en su tiempo libre, se dedicaba a su negociopropio. Ese año, su empresa obtuvo ingresos por US$10,000. Este veranoplanea dedicarse de tiempo completo a Picheny Productions.

Algunas fuentes que consultó Picheny para conocer más sobre lared son: la serie de libros IDG Dummies, IDG Books Worldwide(http://www.idgbooks.com, http://www.dummies. com), los tutoriales queencontró en Internet mediante Writer's Guild HTML (http://www.hwg.org) yla International Webmasters Association. Cuando se enfrenta a barrerastecnológicas envía mensajes a la lista de servidores patrocinadospor estos grupos. Los mensajes llegan a todos los suscriptores de una listaespecífica (por ejemplo, a los escritores que viven en Washington, a lasprofesionales en Internet de Chicago, etc.). &flashquotSiempre responde alguien&flashquot, dice.&flashquotMucha gente reconocida en el medio me ha ayudado.&flashquot

2. Tome Clases

 

No cualquier persona puede ser su propio maestro. Si necesita másasesoría, algunas clases de tecnología le servirán paraavanzar más rápido. ``En un salón de clases se obtieneatención especializada de un instructor'', dice Steve Heckler,presidente de WestLake Internet Training (http://www.Westlake.com), una escuelade capacitación en desarrollo de sitios Web en Virginia. Además,conocerá a otros estudiantes con quienes mantenerse en contactodespués de la clase.

Heckler indica que la mayoría de los estudiantes a quienes su empresaofrece capacitación estudiaron carreras no precisamente técnicas.``Muchos son tecnófobos'', dice Heckler. Sus miedos másimportantes son tres: uno, que no lo lograrán; dos, que haránalgo que los avergüence y tres, que se aburrirán.

Heckler también carecía de experiencia técnica(está titulado en Relaciones Internacionales e Historia), pero seinteresó en la capacitación en Internet a partir de experienciaspropias enseñando a sus amigos a enviar correos electrónicos y arealizar investigaciones de biblioteca en la computadora. Desde entonces hatenido que aprender toda clase de lenguajes de programación paramantener su negocio al día, desde JavaScript, Java, Visual Basic hastaColdFusion, por mencionar algunos.

``Los tecnófobos deben empezar por sentirse a gusto con la computadora,usándola un poco todos los días para aprender cosas que lesgusten'', dice Heckler. Por ejemplo, si le encanta cocinar, comience con unCD-ROM sobre chefs famosos. Si le gusta bailar, visite sitios en Internet sobreeste tema.

Paul Levinson, maestro de comunicaciones en Fordham University, en Nueva York,y autor de varios libros acerca de cómo pueden aprender nuevastecnologías los tecnófobos, coincide con el enfoque de Heckler.``Quien teme a la tecnología se siente a gusto en el momento en el quepueden aprovechar la tecnología para una tarea que les da resultadostangibles'', dice. El salón de clase es un buen comienzo, pero enúltima instancia, hay que aprender con la práctica.

3. Hacer Mancuerna Con un Maestro

 

Otra forma muy popular de superar los limitados conocimientos técnicoses encontrar un socio que entienda de tecnología. Una de estasmancuernas llegó a la cima con Netcast, Inc.(http://www.netcastinc.com), una empresa que se fundó hace dosaños en Virginia, que proporciona eventos en vivo o en archivo detransmisiones Webcasting en Internet. Cuando Blair Fuller, de 29 años (aquien nunca se le ocurrió reconfigurar una computadora) conoció aMichael Ahern, de 34 años, en el gimnasio donde ambos hacíanpesas hace dos años y medio, no tenían la menor idea de queserían socios de una empresa, pero lo que sí sabían es queambos querían empezar un negocio de manera independiente.

Más adelante, Fuller, quien trabajaba en producciones de eventos, seenfrentó a un contratiempo. Un cliente le pidió que transmitieraun evento en la red. &flashquotNo conocía a ninguna compañía que seanimara a hacerlo, de modo que comencé a reflexionar en los beneficiosque me traería si lo hacia yo mismo&flashquot, recuerda Fuller.

Tiempo atrás Fuller quería tener un negocio de producciónde eventos de algún tipo, pero no se le había ocurrido que fuerauno en la red, hasta que se le presentó esa situación. En aquellaépoca, la industria estaba recién nacida y Fuller no teníalas aptitudes técnicas para hacerlo solo. Así que enlistóa su amigo Ahern, quien contaba con diez años de experiencia comoingeniero de sistemas para empresas como IBM. Su primer proyecto fue laconferencia de aquel cliente de Fuller que propició la idea. Los sociosmantuvieron sus trabajos de tiempo completo cerca de un año, yatendían Netcast colateralmente. Al fin, en septiembre de 1998, seentregaron ya de tiempo completo a su nueva empresa.

Cuando empezaron a tener fallas técnicas que Ahern no podíaresolver solo, recurrieron al método del intercambio. &flashquotLlamamos aantiguos colegas míos e intercambiamos almuerzos y cenas porasesoría en computación&flashquot, recuerda Ahern. Ambos procuraronmantenerse al corriente, asistiendo a conferencias del medio y leyendopublicaciones como Internet Week (http://www.internetwk.com), Interactive Week(http://www.interactiveweek.com), y las revistas New Media(http://www.newmedia. com) y Broadcast Engineer(http://www.broadcastengineering.com). &flashquotEstamos en constanteactualización&flashquot, dice Fuller. Sus clientes son empresas o asociacionescomerciales a quienes Netcast ofrece la transmisión de discursosempresariales, ferias comerciales y eventos culturales, incluyendo un cursosobre la historia del teatro Globe Theatre en Londres. En 1998, las utilidadesrebasaron US$100,000. Para 1999 esperan obtener utilidades entre US$800,000 yUS$1.2 millones.

4. Subcontrate Trabajo a Los Expertos en Tecnologia

 

Cuando era gerente de ventas y mercadotecnia en una empresa de personal, LisaMartin de 36 años, nunca imaginó que, a fin de cuentas, latecnología sería su sustento. Su empresa LeapFrog Solutions, detres años de operación (http://www.leapfrogit.com ), localizadaen Virginia, ofrece mercadotecnia para medios de comunicación nuevos aempresas y ferias comerciales; diseño de páginas Web, desarrolloy administración; animación por computadora y diseño deinterfases; redacción de anuncios y producciones de videos. Latransformación de Martin a la tecnología fue en parte accidental.Como deseaba tener un horario flexible después de haber tenido a subebé, consiguió un empleo de medio tiempo como directora demercadotecnia para una compañía de diseño gráfico.Internet empezaba a funcionar por sus propios fueros, y lacompañía ya tenía más trabajo en esa área.Martin aprendió su vocabulario técnico en el trabajo: &flashquotDe prontome vi envuelta en él&flashquot, dice. Pese a que nadie la ayudó, Martin nose dejó impresionar por esos términos que sonaban como palabrasen otro idioma. Todo lo contrario, cerró una venta de US$350,000 a unoscuantos días de haber comenzado, cuando no sabía casi nada detecnología.

En busca de más flexibilidad y control sobre su vida, Martindecidió seguir por su cuenta. Al comprobar la velocidad con que sevendían los servicios por Internet, decidió especializarse enmercadotecnia para sitios Web: las promociones tecnológicas fueron lasolución perfecta.

No obstante que conoce la terminología del nuevo medio decomunicación, Martin no se encarga del trabajo técnico. En vez deeso, recurre a terceros: diseñadores, escritores y programadores quienespresentan sus cotizaciones con base en la cantidad de tiempo que sellevará cada proyecto. Su enfoque es la mercadotecnia, el cual concretaal participar en su cámara de comercio local y con grupos de la red comoel Northern Virginia Technology Council en Virginia, y New Media Society, enWashington, D.C.

Como cualquier otro tecnófobo que espera triunfar en su negocio detecnología, Martin es de amplio criterio en lo concerniente a aprendercosas nuevas y a estar a la vanguardia en esta disciplina, por lo que actualizasus conocimientos con regularidad asistiendo a reuniones de gruposprofesionales y ferias comerciales. Ahí, se acerca a los programadoresque diseñan proyectos en vivo con el propósito de entender yconocer mejor lo que está vendiendo.

Aún no lo entiende todo, pero no por eso se rezaga su negocio. Si uncliente habla mucho en jerga tecnológica que no comprende, Martin lospone en contacto con los subcontratistas que resolverán sus dudas ya quese comunican en los mismos términos. &flashquotCreo que el cliente sientemás confianza al oírme decir que ignoro la respuesta a supregunta, y que me permita ponerlo en contacto con el experto técnico,en vez de fingir que lo entiendo todo&flashquot, dice Martin. La estrategia ha dadofrutos: el año pasado, las ventas aproximadas de LeapFrog alcanzaron losUS$500,000.

``Cuando se trata de tecnología, no se preocupe, nadie lo entiendetodo'', dice Martin. Empiece, poco a poco, a perderle el miedo a Internet, esmuy importante, también, que lea publicaciones especializadas comoInformation Week (http://www.informationweek.com) y a estar en contacto conexpertos en tecnología de grupos profesionales tanto en líneacomo de otro tipo y aprenderá lo suficiente para iniciarse en elrentable mundo de la tecnología y hacer que sus sueños seconviertan en realidad.

Entre en Contacto

 

Los siguientes sitios le ayudan a mejorar su capacitacióntecnológica:

* HTML Writers Guild (http://www.hwg.org). La organización internacionalmás grande de autores en Web, con más de 85 mil miembros enmás de 130 países.

* International Webmasters Association (http://www.iwanet.org). Proporcionanormas educativas y de certificación para profesionales de Web. Tienemás de 100 organizaciones en 106 países.

* Webgrrls (http://www.webgrrls.com). Foro sólo para mujeres interesadasen nuevos medios de información y tecnología con organizacionesque le brindan la oportunidad de ingresar a la red y formar alianzasestratégicas.

* Information Technology Association of America (http://www.itaa.org).Más de nueve mil miembros, desde grandes empresas hasta empresariosprimerizos.

* Association of Internet Professionals (AIP) (http://www.association.org).Cuenta con ocho mil 500 miembros en Estados Unidos, desde profesionales deventas y mercadotecnia hasta diseñadores gráficos, redactores deanuncios y Webmasters.

* Association for Women in Computing (http://www.awc-hq.org). Grupoheterogéneo de mujeres en carreras relacionadas con todos los aspectosde la computación.