Plan de Negocios

Si de rentar se trata

Conoce las opciones que tienes para arrendar y elige la que más te convenga
Si de rentar se trata
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Considera rentar un inmueble si en este momento no cuentas con los recursos para comprarlo. Conoce los contratos que existen para este fin:

Arrendamiento financiero

La arrendadora financiera compra un bien para conceder su uso a un cliente (arrendatario), durante un plazo forzoso. El arrendatario se obliga a pagar una renta, que las partes fijan desde el principio, y que sea suficiente para cubrir el valor de adquisición del bien y los gastos accesorios aplicables.

Al término del contrato, el arrendatario tiene la opción de comprar el bien a un precio inferior al del mercado, éste se puede fijar al inicio del contrato, prolongar el plazo del contrato con rentas inferiores a las pactadas originalmente, o participar con la arrendadora en la venta del bien a un tercero.

Arrendamiento puro
Al término del contrato la arrendadora envía una notificación al arrendatario, recordándole la fecha en que termina y el valor que tiene el bien en el mercado por si el arrendatario desea adquirirlo.

En caso de que al arrendatario no se interese por comprar el bien, la arrendadora tiene la opción de venderlo a un tercero, a valor de mercado, u ofrecerlo en arrendamiento puro o financiero.

Arrendamiento "Lease Back"
El arrendatario vende su propiedad a una arrendadora financiera y ésta, a su vez, se lo alquila nuevamente. Con este tipo de contrato, el arrendatario obtiene liquidez con la opción de utilizar el bien a cambio de pagar una renta durante una vigencia determinada.

Se debe consultar, con cada arrendadora, cuáles son los bienes susceptibles a este tipo de financiamiento. Generalmente la renta se abona mensualmente y en caso de que el arrendatario pida un depósito, éste deberá ser reembolsable.