Consultoría

Por decisión propia

Por decisión propia
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Por decisión propia Por decisión propia

Por decisión propia

Te vas de la empresa por así convenir a tusintereses...¿cómo manejar la salida?

Adriana Bandera*

Dejar la compañía porque así lo ha decidido te da lalibertad de planear y maniobrar. Una persona decide dejar su empleo pordistintas convicciones. Estas son las más usuales:

Falta de identificación con la cultura y los valores de la empresa.

Inconformidad con la remuneración económica.

Carencia de perspectivas en su desarrollo profesional.

Cambio de ciudad o país.

Enfermedad propia o de una persona cercana.

Ubicación de las oficinas.

Por tomar un año sabático.

Todos estos motivos son válidos. Lo importante es que una vez que hasllegado a la decisión de partir no debes reaccionar por impulso.Particularmente en este aspecto laboral debe predominar la cabeza fría,pues de lo contrario el resultado puede ser contraproducente.

Planea un tiempo de salida que no afecte gravemente la operación delárea; asegúrate de contar con un fondo económico parafinanciarte mientras encuentras un nuevo empleo o para subsistir en tuaño sabático, de ser el caso.

En los contratos laborales generalmente se establece que tanto el patróncomo el empleado deberán de dar aviso de la conclusión de larelación laboral con, al menos, 30 días de anticipación.Es importante que guardes esta norma buscando, precisamente, marcharte singenerar mayores problemas. Este lapso puede variar según la naturalezade tu trabajo. Por ejemplo, habrá quien programe su salida con base enla terminación de un proyecto o la entrega de una línea deproducción. Lo importante, subrayamos, es que busques dañar en lamenor medida posible a la empresa que estás por dejar.

* Experta en recursos humanos, head-hunter, executive coach y sociadirectora de la firma Search & Asociados.