Consultoría

Por la puerta grande

Por la puerta grande
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Por la puerta grande Por la puerta grande Tómalo en cuenta... ¿Para qué salir por la puerta grande?

Por la puerta grande

¿Llegó la hora de irte de la empresa para iniciar tu propionegocio? Una guía para salir

Adriana Bandera*

Hay diversas razones por la que una persona sale de una empresa. Cualquiera quesea el motivo que te impulsa a marcharte, debes procurar en todo momento irtebien, es decir, sin problemas, con una despedida que te deje un buen sabor deboca tanto a ti como a tus empleadores.

¿Por qué hay que cuidar la salida de un trabajo tanto como laincorporación a ese empleo? Por autoestima, por reputación, paraobtener recomendaciones y recibir buenas referencias.

Además, no olvides que, en este mundo globalizado es probable que afuturo debas tener tratos con esa misma compañía que hoy dejas:puede ocurrir que tu empresa se convierta en tu principal cliente o que unafirma se fusione con otra y forme, de nueva cuenta, parte de ese grupoempresarial.

Todo esto corresponde al más puro espíritu intrapreneur, esdecir, de la gente que no se conforma con la simple categoría deempleado: esos entes que gustan de la independencia y que siempre sostienen unaactitud profesional, ética.

Veamos aquí los motivos que hay para salir de una compañíay cómo manejar adecuadamente cada caso.

Por decisión propia

El cheque rosa

Auto contrátate

Tómalo en cuenta...

Al marcharte de una empresa, más allá de los motivos, nodañes a la compañía.

No crees un mal ambiente de trabajo o un problema adicional, pues estodañará más a tu reputación que a lainstitución.

Entrega todos tus papeles en orden y, si es posible, haz una constancia porescrito y firmada del estatus bajo el cual dejas tu área.

Cuando ya estés fuera, no hables mal de la empresa, pues sin importar sitienes razón en tus comentarios o no, la gente con la que conversespensará que eres el conflictivo.

Esta regla aplica, aún más, para tus posteriores entrevistas detrabajo.

Una renuncia NO debe ser un factor de negociación. Mucha gente presentasu renuncia como una forma de chantaje, o para obtener un ascenso o un aumentode sueldo. Esto no es maduro ni ético.

¿Para qué salir por la puerta grande?

Presenta tu renuncia cuando sientas que llegó tu tiempo de partir. Si enel camino se da una negociación, decidirá sobre la marcha. Perono la utilices de otra forma.

Para llevarte buenas recomendaciones y sentar precedentes positivos.

Para mantener una buena relación personal-profesional, lo que siempreredundará en un buen currículo, en contactos laborales y en unabuena imagen ante ti mismo, con la consecuente conservación de tuautoestima.

Para tener la posibilidad de reincorporarse en un futuro a esa firma ya seacomo empleado, consultor o proveedor.

Para recibir nuevas invitaciones a negocios o proyectos.

Y, sobre todo, por tu tranquilidad personal.

* Experta en recursos humanos, head-hunter, executive coach y sociadirectora de la firma Search & Asociados.