Emprendedores

Éxito sin calorías

Éxito sin calorías
Crédito: Depositphotos.com

Éxito sin calorías Éxito sin calorías Soñar y creer Desarrollo constante

Éxito sin calorías

La búsqueda del beneficio de los demás fue el principio de unjugoso negocio

Claudia Sáenz

Todo comenzó con un noble propósito: atacar la obesidad paramejorar la salud y la calidad de vida de la gente, uno de los principalesproblemas de salud en México y en el mundo. Cuatro estudiantes demedicina del Instituto Politécnico Nacional (IPN), inventaron unaexitosa fórmula homeopática para bajar de peso, con la queelaboran gelatinas y bebidas que promueven de boca en boca.

Y fue precisamente en Entrepreneur, en la edición de mayo de2002, cuando se presentó el plan de negocio de esos jóvenesemprendedores que surgió de la investigación académica. Acasi tres años, su idea cuajó en un negocio próspero y congran potencial de crecimiento.

El grupo formado por Jareni Gómez, Héctor Bolio, RubénGarcía y Óscar Fuentes promocionó sus productos por unaño, y fue el Centro Incubador de Empresas de Base Tecnológicadel IPN el que se interesó por el proyecto y les propuso organizarseformalmente en una empresa.

Desde el principio, los productos se vendieron y los ingresos sirvieron paracomprar materia prima, elaborar la papelería necesaria y pagar a dospersonas. &flashquotNo necesitamos un gran capital, sólo pusimos nuestro trabajofísico e intelectual&flashquot, señala Héctor Bolio.

Soñar y creer

Para el equipo, soñar y creer son el principio de todo negocio;además, el esfuerzo, organización, responsabilidad y confianza,son los elementos que han contribuido para alcanzar su éxito.

Ahora la empresa tiene dos figuras en su plan de distribución:licenciatarios y distribuidores. Los primeros firman directamente el contrato,se capacitan para la elaboración de gelatinas y en la venta de losproductos. Los segundos son reclutados y organizados por los licenciatarios.Gracias a ese esquema, han creado de manera directa 100 fuentes de empleo,tienen 60 puntos de venta, y están presentes en más de 21ciudades de la república Mexicana.

Así, después de dos años de constituida formalmente,Homeopática Científica Industrial vendió 500 mil unidadesde gelatina en 2003; cifra que se incrementó en 30 por ciento en 2004.También comercializan un gel reductor 100 por ciento natural, elaboradoa base de plantas y glóbulos homeopáticos, todos bajo el nombrede Hahnne H3.

Desarrollo constante

El futuro para estos empresarios es prometedor: instalar un laboratorio, con elque obtendrían una licencia sanitaria y la oportunidad de conformarsecomo franquicia. Además, la inquietud de exportar a Japón, China,la Unión Europea y Sudamérica, los estimula.

&flashquotQueremos integrar otros proyectos como los cigarros a base de plantas, generarmás empleos y dar a otros investigadores un canal para desarrollar unproducto y distribuirlo&flashquot, apunta el médico empresario.

La nobleza de los productos reditúa el 45 por ciento de las ganancias alos distribuidores y la inversión inicial se recupera máximo entres meses. Durante 2004, uno de los mejores representantes colocó en elmercado 180 mil gelatinas, a un precio de siete pesos por unidad. Con laseguridad de quien conoce el éxito como emprendedor, Héctor Bolioretoma la frase de Luis Pasteur y comenta: &flashquotla suerte siempre va de la mano delque piensa. El que trabaja, el que piensa y el que sueña puede crearalgo&flashquot.