Consultoría

El hombre orquesta

Dirigir con éxito una -o dos- franquicias requiere disciplina, respeto al equipo y mucha pasión cotidiana. Un franquiciatario nos resume su día de trabajo
El hombre orquesta
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cuando se vive en Arizona no es preocupante cambiar los relojes para el cambio de horario, pero para Mark Roden la hora siempre es importante.

Como franquiciatario de 53 restaurantes Subway y cuatro cremerías Cold Stoneen ese estado de la Unión Americana, el empresario trata de levantarse antes de las cinco de la mañana para poder hacer algo de ejercicio antes de iniciar el día de trabajo en su oficina de casa.

Puesto que la oficina central de Subway se encuentra en Connecticut, que va dos o tres horas adelante, con frecuencia Roden tiene que hacer conferencias telefónicas a las seis o siete de la mañana. Es común que desayune durante los 40 o 45 minutos que le toma revisar sus correos. "Y si mi hija de dos años está despierta", dice Roden, de 47, "el desayuno, mi e-mail y el programa de Barney ocurren al mismo tiempo".

Roden recibe de 175 a 200 correos electrónicos al día, incluyendo diversas comunicaciones de Subway, Cold Stone Creamery, y de las organizaciones y comités donde Roden participa; informes de inspecciones de sus restaurantes; solicitudes de empleo; reportes secretos de los compradores; correspondencia del sector restaurantero, memorandos de sus gerentes de reporte directo y personal de oficina. A pesar de esta multitud de información, Mark prefiere los e-mails a los cansados juegos de comunicaciones telefónicas con los que tenía que lidiar antes.

Si no hay alguna actividad que lo retrase, Roden sale de casa cerca de las ocho de la mañana rumbo a la oficina de Phoenix. Junto con su asistente, el empresario revisa el correo postal y los e-mails para organizar las tareas del día. Sus citas comienzan a las nueve cuando se reúne con algún proveedor en particular. Ahora que si es uno de los pocos días en que bloquea sus citas, tiene reunión por la mañanac on las personas que le reportan directamente, una vez a la semana y personalmente, de preferencia. En estas juntas, Roden puede analizar diversos asuntos, tal vez firmar un contrato (es el único autorizado para hacerlo), o hasta conducir una revisión de desempeño de empleados.

Por otro lado, una vez al mes se reúne con un grupo central de los supervisores de Subway, su gerente de recursos humanos, contador y asistente; con toda su participación en Subway y Cold Stone, a nivel corporativo, Roden procura ganarse su confianza y que lo consulten en vez de evitarlo cuando hay problemas. "Considero mi posición como filosófica", explica Roden. "Establezco el tono para lo que queremos ser como organización y cómo deseamos tratar a nuestras personas. Estoy más bien orientado a los resultados, pero también no me meto demasiado en las labores de mis subalternos". Esto ocupa su mañana. Roden dice que se reúne con los proveedores externos durante el almuerzo, para al menos, obtener "algo de retroalimentación"; en otras ocasiones invita a sus empleados o se encuentra con amigos a almorzar.

Por la tarde, Mark se concentra en concluir cualquier asunto para llegar a Subway antes de la hora del cierre en la Costa Este, para cambiar su concentración a la hora de cierre de la Costa Oeste. El emprendedor tiene casi 60 propiedades arrendadas, por lo que siempre hay algo que negociar con los propietarios, sobre mantenimiento o renovación.

También debe hacer arreglos de viaje para reuniones, como la junta de publicidad de Subway a la que debe asistir en California. Por las tardes, Roden trata de visitar alguno de sus restaurantes y ponerse detrás de la barra. "Lo hago especialmente para mantenerme cerca de la marca, no porque me necesiten ahí", asegura el franquiciatario. Después de participar un poco en el trabajo cotidiano, termina su día a las 5:30 o seis de la tarde, casi siempre, pero regresa a casa y dedica una media hora extra a su correo electrónico. Roden reconoce que su operación le ha permitido adquirir "cierto nivel de ingresos", aunque no quiere dar una falsa impresión de que pensar en grande automáticamente significa mejor. "La gente tiene siempre una visión propia para crecer", dice Roden, "pero la calidad de vida puede ser un asunto muy importante cuando se está creciendo."

Contacto

Cold Stone http://www.coldstonecreamery.com