Consultoría

5 consejos para combatir

5 consejos para combatir
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

5 consejos para combatir 5 consejos para combatir 1. Espera lo mejor, pero prepárate para lo peor 2 No pierdas de vista a la competencia 3. El cliente; mi razón de existencia 4. Mide, mide, mide 5. Comunica y comparte

5 consejos para combatir

Construye las estrategias para ganarle a tu contrincante, ¡no importadel tamaño que sea!

Eduardo Torreblanca Jacques*

El 2006 parece traer bajo el brazo más retos que satisfacciones. En lointernacional no será muy distinto a lo que ya fue 2005, un añocaracterizado por altos precios internacionales del petróleo, frenos alcrecimiento, amenazas de inflación, desempleo y un crecimiento tibio denuestro principal socio comercial. En lo interno el factor de las eleccionesfederales impone un matiz de cierta incertidumbre que marca restricciones a lainversión y comportamiento reservado en lo económico:¿Qué hago en mi negocio?

1. Espera lo mejor, pero prepárate para lo peor

Mantener la guardia arriba y reforzar la condición física, lapreparación de tu empresa es un deber permanente, venga o no un buenaño. En las dinámicas globales que gobiernan al mundo,quiérelo o no, te enfrentas a empresas internacionales por lo que noaplicar una política de revisión constante de sucompañía, independientemente del tamaño que sea, es unerror que puede costarle la existencia.

No obstante siempre es recomendable mantener una actitud positiva, propositivaante el entorno vigente. ¿Cómo pretende usted obtener buenosresultados mientras su actitud no sea siempre positiva ante el diario ejercicioempresarial? Parece mentira, pero cada día se comprueba con mayorclaridad que triunfan en el terreno empresarial quienes mantienen una actitudproactiva, alerta pero siempre positiva en la vida diaria, la relacionada almundo de los negocios y al del entorno familiar. Anímese... las cosasvan a salir bien.

2 No pierdas de vista a la competencia

Es una máxima que ya está inscrita con letras de oro en la listade los deberes de un empresario. Nunca te duermas en tus laureles. Estásarriba del ring con varios competidores que lo que más desean es sacartede la pelea o mantenerte permanentemente en el suelo para evitar que les hagasdaño.

Un inteligente director de una empresa de comida rápida acostumbraba,una vez cada 15 días, formarse en las filas de su prestigiadacompetencia para probar no sólo el producto rival, sino constatar lacalidad de su servicio.

La competencia no está cruzada de brazos. Es importante queevalúes y compares como están tus productos respecto a los que tehacen frente, qué valores agregados tienes que no tienen tuscompetidores (o al revés), cuál es el nivel de servicio que tecaracteriza y sobre todo qué es lo que el cliente desea y sobre todoespera de tu compañía.

3. El cliente; mi razón de existencia

Han pasado los años en los que el cliente era un ente cautivo quetenía que soportar la &flashquottiranía del productor&flashquot: consumía,más bien tenía que consumir lo que fuera, con la calidad quefuera, al precio que fuera. No tenía otra opción. Las cosas ahorason diametralmente distintas.

El cliente gobierna la existencia de tu empresa. El valor agregado que tucompañía puede y debe ofrecer a la clientela tiene su origen enun conocimiento perfecto de las expectativas del consumidor.

Conócelos a fondo. Habla con ellos, pregunta su apreciaciónrespecto al servicio que recibe de ti, la manera de mejorarlo, los consejos quepueden otorgarte para estar más cerca de sus necesidades. Haz unesfuerzo para apreciar las inquietudes de quienes te compran, sus aspiraciones,su forma de pensar. Cualquier centímetro que avances hacia lasatisfacción del cliente, hacia la satisfacción de susexpectativas será positivo para tu empresa y arraigarás elprincipio de lealtad y de fidelidad en tu beneficio. No pierdas de vista que es10 veces más caro recuperar un cliente que ganarlo.

4. Mide, mide, mide

Un buen deportista tiene un control absoluto de su condiciónfísica; conoce su poder y sobre todo trabaja para mantener en vigor suspuntos fuertes y reducir sus debilidades. En su estrategia depreparación conoce la evolución de su acondicionamiento. Haz lomismo.

Mide. No te canses de medir todo lo que pueda medirse de los procesosfundamentales dentro de la empresa. Venas, mermas, tiempos durante losprocesos, rendimientos del personal, productividad, inasistencias, calidad detu producto, satisfacción de tus clientes, tiempos de entrega,número de quejas o inconformidades.

Ten en cuenta que debería ser posible obtener de esas mediciones unaradiografía precisa de tu negocio. Cualquier desviación en lasgráficas equivale a que un deportista sea capaz de distinguir conoportunidad de oro que algo no está funcionando como debiera.Detectarás los problemas antes de que representen para tu negocio unlastre mortal, un cáncer.

Un análisis de los números que arrojan tus procesos, tiempos,resultados permite distinguir donde se encuentran las oportunidades de mejorartu negocio.

5. Comunica y comparte

Es importante que distingas que no estás solo en ese barco que se llamaempresa. Los resultados que se obtengan tienen mucho que ver con la manera enque tu personal sea motivado y participe con la claridad que tú tienes,al menos que debes tenerla, respecto a las estrategias que se aplican dentro dela compañía, en relación con el rumbo que se persigue, ellugar en el que se encuentra la nave y las condiciones del tiempo en las que senavega.

No menosprecies al personal. Conócelo y fomenta la idea y lapráctica de que tienen que ponerse la camiseta. Hacerlo asípropicia mejores rendimientos de tu personal. El reconocimiento que lesconcedas, la manera en que te involucres incluso con sus preocupacionesfundamentales, estará directamente relacionado con la forma en la queellos comprometan su acción en beneficio de los intereses de la firma.

Recuerda: no es que uno imagine la existencia de un enorme ring en el quepresumiblemente tú y muchos otros combaten. Es así. En realidades así.

* El autor es hombre de medios, especialista en negocios, competitividad,mercado y globalización.