Consultoría

Los ochentas

Los ochentas
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los ochentas Los ochenta Negocios inspirados en los ochenta

Los ochenta

Una generación que inspira negocios y genera utilidades

Rodolfo Urdiain*

Los adultos de treinta años de edad, en promedio, que manejan el mayorpoder adquisitivo vivieron su adolescencia en una de las décadas demayores cambios en todos los ámbitos: los ochenta.

Música, restaurantes de concepto, comida rápida, ropa yartículos como lentes, relojes, bisutería y ropa. Fue ladécada de la diversión: grupos de rock en español,megaídolos como Madonna, Michael Jackson; nuevas corrientes musicalescomo el Rock Pop y el Heavy Metal.

El objetivo del presente artículo es aprovechar al máximo ideasque pueden generar ventas a través del recuerdo:

Negocios inspirados en los ochenta

Música e imágenes. No está de más ofrecer elservicio de traslado de acetatos a discos compactos, o del transfer deimágenes fijas o en movimiento también a discos compactos oarchivos electrónicos... para que con la tecnología de hoydisfruten de las vivencias de ayer.

En el mercado hay máquinas especiales para hacer estas modificaciones.También se ofrece software para que tú mismo puedas hacerlo en tucomputadora como parte de un servicio privado.

Ropa. Camisas o playeras grandes, cómodas, desfajados, o camisasen colores pastel. Jeans, tenis: el estilo ligero, cómodo; losochenteros añoran el estilo informal, despreocupado; ¿quétal recuperar el estilo y relanzar líneas de ropa inspirada en la modade esa época? Una boutique donde el cliente puede estar cómodo,del mismo modo que la ropa que ahí se vende; marcas como Benetton,Chemise Lacoste, Op, Vans, Converse, marcaban la pauta y actualmente esasmarcas están viviendo un segundo boom. Aprovechar esta modagenerará grandes beneficios.

Juguetes. Correr emocionados, juntarse con los amigos, encender latelevisión y conectar el Atari, ¡a jugar!: Pac Man, Donkey Kong,Dig Dug; aún se pueden encontrar coleccionistas, en todo el mundo, decartuchos Atari y juegos clásicos; que en México es posiblerescatar con relativa facilidad en ventas de garage y la búsquedade juegos, nicho poco explotado en México, pero con gran potencial deventas: comprar barato, revender con utilidades.

Paréntesis: los papás con niños pequeños dehoy, son los jóvenes ochenteros de ayer; basta dar una vuelta porcualquier juguetería para encontrarse nuevamente con Rosita Fresita, LosCariñositos, Los Hombres de Acción... así que otra idea esuna tienda de juguetes para niños donde se pueda encontrar lo que erairresistible para los niños de ayer y, por qué no, pueda venderseo subastarse.

Café y comida. En la década de los ochenta comenzaba aperfilarse lo que hoy es toda una tendencia: los establecimientos de comidarápida. En esa época también abrieron restaurantes contelevisores trasmitiendo videos del famoso MTV inglés; hoy sólose encuentra en algunos establecimientos de comida rápida la oportunidadde ver videos viejos. ¿Qué tal un restaurante donde sea posibleelegir, como en esa época, el tamaño de la carne para lahamburguesa? Más de un ochentero asistiría gustoso.

Con respecto al café, por los ochenta se lanzaban lugares como elCafé 54. Sus claves eran: sillones, vasos grandes y músicamoderna con buen volumen.

Diversión. Alguien podría retomar la idea de las pistaspara patinar en duela. O abrir arcadias para adultos, con máquinas devideojuegos --carrera en la Indi, una pelea con artes marciales o incluso deuna invasión del espacio-- junto a las vending de café ygalletas. Lugares para que &flashquotla gente grande&flashquot canalice su estrés ydisfrute de su tiempo libre, incluso after office.

Su época más divertida es el negocio de brindar la oportunidad desalir del estrés cotidiano para Volver al futuro.