Emprendedores

Debut en el garage

Debut en el garage
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Debut en el garage Debut en el garage La unión genera fuerza Se abre el mercado Contacto

Debut en el garage

La gran demanda de publicidad en cine y televisión lanzaron alestrellato a dos emprendedores. Aquí la historia de éxito quegoza su empresa actualmente

Eduardo Esquivel

La pasión por el cine que tuvo desde niño Carlos Iturriaga,aunado al gusto por la tecnología y sus innovaciones, lo llevaron en suedad adulta a emprender en el mágico mundo del cine y latelevisión, contribuyendo a hacer más competitivos los serviciosde posproducción y edición mexicanos.

A la edad de 18 años tuvo la oportunidad de trabajar en elTecnológico de Monterrey, Ciudad de México, donde estudiaba lapreparatoria. Iturriaga prestaba sus servicios en el departamento decómputo de la escuela y su fascinación consistía enanalizar e innovar con las nuevas tecnologías de ese entonces, en loreferente a diseño de animación y fijación de imagen. Fuetal su dedicación que muchas veces fue contratado para darasesoría en México y otros países.

La unión genera fuerza

Los conocimientos y la creatividad adquiridos por este emprendedor llamaron laatención de otro joven de nombre Alejandro Diego, ingeniero en sistemasegresado de la Universidad Rice en Texas, quien le propuso formar una empresadedicada al diseño de animación y posproducción.

La idea de emprender la nueva aventura rápidamente se tornórealidad en 1994. Con una inversión inicial de USD$20,000, destinados acomprar dos computadoras de lo más avanzado de la época, dar dealta la nueva empresa y contratar a tres personas que colaboraran con estaidea, se fundó Ollin Studio en el estacionamiento de los padres deIturriaga (ollin, en náhuatl significa movimiento). Lainversión de los socios --formada por sus ahorros y préstamosfamiliares-- fue en partes iguales.

La empresa se fue acreditando y muchos productores de comerciales ypelículas apreciaron sus servicios de calidad y la facilidad que lesotorgaba hacer todo en México y no en Estados Unidos, lo que lespermitía un ahorro de 30% en sus gastos.

Entre los primeros trabajos que realizó esta empresa se encuentra laimagen del canal 4 de Televisa, así como un anuncio de AFORES paraArgos.

A los tres años, su crecimiento ya era del 250 por ciento, lo que lesobligó a adquirir tecnología de punta en países como GranBretaña, Estados Unidos y Japón. Para ello, la firma tuvo querecurrir a un préstamo del Banco de Comercio Exterior (Bancomext), porUSD$30,000, que ya fue liquidado.

Los socios acordaron reinvertir 90% de sus ingresos, con lo que han tenido unmuy buen margen de maniobra, financieramente hablando.

Se abre el mercado

Ollin Studio actualmente tiene 90 empleados, hace la posproducción de 30comerciales al mes y de ocho películas al año. Actualmentetrabaja también para Multivisión y TVAzteca.

En México tan sólo existen tres empresas dedicadas a laposproducción, edición de color y creatividad, que ya no se danabasto con el trabajo que genera el mercado, por lo requieren del servicio deempresas especializadas que les ofrezcan la calidad necesaria a un preciomás accesible. De este rubro, Ollin Studio participa con un 40% delmercado. Las empresas grandes y consolidadas del sector pueden ser clientespotenciales para quien está comenzando.

Además de la posproducción y efectos visuales para comerciales detelevisión y cine, con las mejores herramientas y tecnologíadisponibles a nivel mundial, esta firma brinda asesoría ysupervisión de proyectos de principio a fin.

Contacto

Ollin Studio

http://www.ollinstudio.com