De medio tiempo

Chocolate, oportunidad de los dioses

Primero como bebida, después como golosina y hoy como un próspero negocio. El abanico de los productos de chocolate se abre o se cierra al compás de la imaginación de los emprendedores.
Chocolate, oportunidad de los dioses
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

"El caviar es exquisito, pero la gente no declara su amor con una caja en forma de corazón de caviar... Pero el chocolate... el chocolate inspira una pasión normalmente reservada para cosas más importantes que los alimentos". Roach M. More

Reasons to love chocolate.

El chocolate es del gusto de casi toda la gente. Y lo cierto es que las nuevas propuestas para consumirlo ya generan oportunidades de negocios. Si bien en México una taza de chocolate espumoso sigue siendo una tentación irresistible -en nuestro país muchos negocios incluyen la bebida de chocolate entre sus productos principales-, el mercado aún enfrenta el desafío de ofrecer variedad y calidad en los usos y presentaciones que puede tomar el chocolate, yendo de las más tradicionales a las más excéntricas. Hay estudios que ya comparan a este producto del cacao con las drogas, el alcohol y el sexo, pues en todo el mundo, el gusto por el chocolate puede llamarse uso, preferencia, afición, y en muchos casos, vicio. No en vano este producto tiene un mercado cautivo y atemporal en cualquier lugar del planeta.

Como emprendedor, las oportunidades en este segmento aún están disponibles, lo único que hace falta es creatividad. En países como Brasil, el chocolate se usa incluso para baños terapéuticos, en España se hacen reproducciones en miniatura de bolsas y zapatos de marcas reconocidas, y en Tel Aviv está hasta en la sopa. En México, los negocios prevalecen en los sectores bebidas y golosinas.

Mercado de dulce potencial

La producción de cacao en México está concentrada principalmente en los estados de Tabasco y Chiapas. En el mundo se cosechan más de dos millones de toneladas y lo que se cultiva es superado ampliamente por países tropicales como Costa de Marfil y Brasil. Debido a que fabricar el chocolate a partir de las habas del cacao es costoso y el proceso, complicado, los empresarios mexicanos que deciden hacer negocio con este alimento, ya sea como golosina o como bebida, optan por adquirirlo elaborado previamente en forma de pasta. Y es que la situación que rodea a la industria del chocolate se enfrenta a serios desafíos. Noé Lecuona, gerente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Chocolates, Dulces y Similares (ASCHOCO http://www.aschoco.org.mx/), explica que mientras las materias primas como el cacao, la leche y el azúcar tienen aranceles altos para la importación, los productos terminados que provienen de países con los cuales México ha firmado tratados de libre comercio, son libres de aranceles, lo que representa una situación en desventaja para el productor mexicano. Sin embargo, las oportunidades existen. El mercado potencial se compone por más de 100 millones de mexicanos de todas edades y géneros que consumen 40 millones de kilos de chocolate cada año (400 gramos percápita); 75% del chocolate que se consume es de origen nacional debido a la fuerte aceptación del chocolate de mesa y, de acuerdo con los expertos, las oportunidades en este terreno dependen ante todo de un talento muy común entre los mexicanos: la creatividad.

El mundo

La producción mundial de cacao supera los dos millones de toneladas, y algunos países participan de forma mayoritaria en esta cosecha. "Los productores más importantes, en volumen, son Africa y Brasil, pero el cacao de mejor calidad en sabor y aroma lo produce México", apunta el chef mexicano Yuri de Gortari. "Ahora que el mejor chocolate, por los altos estándares de calidad en su elaboración, se fabrica en Bélgica", agrega.

Producción mundial de cacao

Costa de Marfil: 520 mil toneladas

Brasil: 457 mil toneladas

México: 40 mil toneladas

Tipos de chocolate

Chocolate amargo: quizá éste sea más puro que cualquier otro. En general es de alta calidad con un alto índice de pasta y de manteca de cacao, con una mínima cantidad de azúcar.

Chocolate semi-amargo: es pasta de cacao con muy poca azúcar.

Chocolate dulce: presenta un empate en las cantidades de azúcar y pasta de cacao.

Chocolate blanco: es la manteca del cacao con azúcar.