Marketing

5 oponentes

5 oponentes
Crédito: Depositphotos.com

5 oponentes 5 oponentes 1. El mentiroso 2. El quejumbroso 3. El manipulador 4. El fraudulento barato 5. El que pierde el tiempo

5 oponentes

Reconozca cinco personalidades a la hora de negociar y aprenda a cuidarse dequienes las presenten

Por Marc Diener

En realidad me agrada la mayor?a de las personas con quienes negocio.Algunas veces el inicio resulta un poco turbulento, pero generalmente se puedeconstruir una buena relaci?n de trabajo. Este art?culo no essobre ellos. Al contrario, a trav?s de ?l le prevengo, debido aque existen &flashquototros&flashquot all? fuera que deber?an ser sometidos atratamiento m?dico, atados a una camilla y retirados silenciosamente decualquier mesa de negocios. Querido lector, espero que no se reconozca en lasiguiente clasificaci?n:

1. El mentiroso

Despu?sde 20 años de abogac?a, he pasado mucho tiempo en diputas. Nadadeber?a sorprenderme, sin embargo, cuando alguien me dice una granmentira, mi quijada se va hasta el suelo. Algunos mienten deliberadamente.Otros mienten debido a que no distinguen la diferencia. Cualquiera que sea laraz?n, el mentiroso lleva un pequeño toque de maldad al?mbito de los negocios y erosiona cualquier vestigio de esperanza quepudiera quedar para la humanidad. Podr?a citar a Dante. Pero en lugar deeso les deseo a todos los mentirosos que existen: que sus esposas losengañen y sus hijos los traicionen.

2. El quejumbroso

&flashquotPero, por favor...&flashquot. Mi perro utiliza esta t?ctica, debo admitir quecon ?xito. Sin embargo, no resulta una manera digna para ninguno quetenga dedos pulgares.

Afortunadamente se puede amaestrar a esta raza de oponentes con la ayuda de unhueso y un peri?dico enrollado.

3. El manipulador

En varias ocasiones he representado a estudios cinematogr?ficos dondecontratan a estrellas de cine para sus pel?culas. Cierta vez, una deestas luminarias demand? un enorme pr?stamo como anticipo de sucuota (ya altamente inflada). Cuando le expliqu? a su abogado que elestudio no lo pensaba apropiado, se mostr? llanamente sucio.&flashquot¿Acaso no le interesa mi cliente?&flashquot, resping? indignado. De hecho,me sent? culpable por una fracci?n de segundo. En Hollywood, lasnegociaciones suelen llevarse a cabo con frases tales como &flashquotConf?a enmi&flashquot, &flashquotT? eres el jefe&flashquot, &flashquotEstoy tratando de complacerte&flashquot, y&flashquotCariño&flashquot. Para aquellos que viven fuera de Los Ángeles,agradezcan que ?stas s?lo sean costumbres locales.

4. El fraudulento barato

Me doy cuenta cuando estoy tratando con un fanfarr?n, con un hablador,justo en el momento en que me pregunta hasta d?nde quiero llegar dentrode los primeros 20 segundos de la negociaci?n. Insultar la habilidad denegociar de su oponente no es la mejor manera de establecer unacomunicaci?n de confianza con ?l.

5. El que pierde el tiempo

Me refiero a los cortos de visi?n quienes no pueden distinguir el bosquede los ?rboles. Ahora, debo confesar: una vez rent? el cascoflotante de un barco abandonado propiedad de la Marina Canadiense comolocaci?n para una pel?cula. En caso de una guerra, se reservaronel derecho de removernos. Yo objet?. &flashquot¿C?mo puede alguienfilmar una pel?cula con eso sobre los hombros?&flashquot Exclam?.Tranquilamente me respondi? que mencionara la ?ltima vez que laMarina Canadiense fue a la guerra. Me gan?.