Emprendedores

¿Crees en ti

¿Crees en ti
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Crees en ti ¿Crees en ti?

¿Crees en ti?

Vocaci?n, perseverancia y tenacidad son algunos de los valores que nole deben faltar para emprender

Por Abe Rom?n

¿Qui?n no quisiera vivir la infancia de nuevo? Si recordamos losmomentos en que ve?amos la vida como una aventura y cre?amos quetodo el mundo era amistoso, las risas espont?neas sin necesidad de quenos contaran chistes, as? como los llantos que cobijaban la esperanza deconseguir ese &flashquotalgo&flashquot que tanto valor ten?a para nosotros, no nos quedam?s que sumarnos al grito de ¡qu? maravilloso es serniño!

Pero, lo verdaderamente fant?stico est? en saber fusionar losrasgos de la infancia con los de la madurez.

Luis Mar?a Pescetti, m?sico, compositor, cantautor y escritorespecialista en llevar el humor a niños, j?venes-niños yadultos-niños, nos habla de los ingredientes para emprender coneficacia.

Por el camino amarillo. Lo primero es conocerte bien. Esta es la?nica forma que te permitir? descubrir cu?l es tuvocaci?n. &flashquotEs importante saber a qu? le tiras y ser muy honestocon eso, pues de ello depende todo. Para emprender no hay que desviarse delcamino elegido&flashquot, anota Pescetti.

Lleg? el tropez?n. &flashquotLo que la vida te pone en el camino.En mi caso, por ejemplo, me gustaba la m?sica. Ah? estaba mivocaci?n, pero en el camino tropec? con las clases y entoncesdurante muchos años fui profesor de m?sica en escuelasestatales&flashquot, comenta Pescetti.

Y agrega, &flashquotesto me llev?, por un lado, a trabajar con much?simosniños, y por el otro a tener que cantar y componer canciones para misalumnos... Una vez me invitaron a que fuera a cantar durante el lanzamiento deun coro de niños. Y lo hice. Ese d?a, los dueños del lugarme comentaron que los adultos tambi?n se re?an junto con losniños mientras yo cantaba, de modo que me invitaron a volver... yvolv? muchas veces&flashquot.

&flashquotAs? fue como tuve que ampliar el repertorio y actuar tambi?npara adultos. En este sentido, el tropez?n es una mezcla del azar con larespuesta del p?blico&flashquot.

La voluntad es el motor del negocio. Cuando el artista lleg? aM?xico, hace doce años, decidi?,cuenta, mezclar lacasualidad con la b?squeda. &flashquotPens? que necesitaba darle otroalcance a lo que estaba haciendo, pues de uno en uno no iba a terminar nunca, ym?s en una ciudad tan grande.

As? que busqu? el tel?fono de la radiodifusora que siempreescuchaba y me comuniqu? para decirles que yo hac?a cosas paraniños... hasta que me dieron un espacio de media hora; con el tiempopas? a tener una hora en vivo&flashquot.

Despu?s de la radio sucedi? lo mismo con la televisi?n:.&flashquotComo me gustaba mucho el Canal Once, la voluntad me llev? a agarrar unpar de libros, videos y casetes y los llev? al canal, en el que trabajodesde entonces. Lo mismo me sucedi? con mi vocaci?n deescritor&flashquot.

Tenacidad de emprendedor. Sin embargo, la emoci?n de emprenderpuede de pronto sazonarse de distintas formas. &flashquotEn mi ?rea, unobst?culo importante es la poca valoraci?n que se tiene hacia elp?blico infantil y por las actividades culturales para niños.Esto desanima, pero lo que te impulsa a continuar es el aplauso, el?xito obtenido, y el tratar de tener buena percepci?n. Hay quemedir las cosas con perspectiva. Tener confianza. De ah? que seaimportante que todo proyecto se identifique con la vocaci?n&flashquot, afirmaPescetti.

Y subraya: &flashquotEsto lo corroboras cuando te das cuenta qu? haces; cuandosabes que no podr?as estar conforme contigo mismo si abandonas tuempresa&flashquot.

De emprendedor a emprendedor. Por el contrario, &flashquotsi te mantienes firme yeres honesto con tu vocaci?n, nunca te podr? ir tan mal como paraque tu empresa se torne absolutamente insatisfactoria, pues estar?assacando tributo, desarrollando lo que tra?as adentro.

De la otra forma ni le apostaste a lo que te gustaba y encima tuviste quedejarlo todo otra vez... Por supuesto que habr? quien le apueste a otracosa y le vaya bien, pero tarde que temprano va a añorar,extrañar o desear lo relacionado con su vocaci?n&flashquot.

El consejo. &flashquotMi elecci?n personal es mantenerse lo m?sfiel posible al camino elegido. Todas las vocaciones traen la torta bajo elbrazo. En ocasiones en un ?xito real y, a veces, es el entusiasmo hastallegar a tu objetivo.

Es tambi?n importante perderle el miedo al fracaso y ver los descalabroscomo los grandes correctores de la vida&flashquot, puntualiza Pescetti.