Consultoría

Qué considerar antes de comprar una franquicia

Un experto te comparte los puntos que debes tener en cuenta para saber si te conviene emprender con este modelo.
Qué considerar antes de comprar una franquicia
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Es una realidad probada que acceder a un sistema de franquicias representa innumerables bondades: compartir el know-how y estar facultados al uso de una marca. Asimismo, implica una serie de ventajas pues uno de sus principales atractivos es que conlleva menos riesgos frente a otros modelos de negocio o inversión.

Al adquirir una franquicia se recibe formación y capacitación iniciales, asistencia y soporte continuo, y exclusividad territorial. Como parte de una red se accede a economías de escala, investigación y desarrollo, así como a programas y campañas de marketing que, de otra forma, serían muy costosas o inaccesibles.

Pese a esto, formar parte de una franquicia no es gratis, se debe pagar por la incorporación a la red y compartir las utilidades del negocio, regalías o royalties. De igual forma, la marca que nos distingue y los procesos y métodos operativos, administrativos y comerciales del negocio no son propios, pertenecen al franquiciante. Adicionalmente, y sin perjuicio de ser un empresario independiente, las decisiones estratégicas, las normas y directrices de tu negocio las determina un tercero, el franquiciante, lo que deja un margen de actuacion limitado.

Autoevaluación

Antes de decidir invertir en una franquicia debes cuestionar tu propio perfil como posible franquiciatario. (Cuando me cuestionan sobre cuál es la mejor franquicia, mi respuesta es que no hay tal, sino que se debe seleccionar la franquicia que mejor se ajuste o adapte a los intereses de quien me pregunta).

Es fundamental realizar un correcto proceso de selección de franquicia, ya que su éxito se vincula al éxito del franquiciante y de otros franquiciatarios. Deberías, por lo tanto, evaluar aspectos legales, financieros, de soporte y asistencia. Y hago hincapié en el punto acerca de la evaluación a ti mismo con el fin de saber si adquirir determinada franquicia realmente será la que más te conviene.

Cada franquicia desarrolla su propio perfil de franquiciatario y busca habilidades y recursos determinados en sus franquiciatarios. Sin embargo, existen algunos temas que puedes autocalificar a efecto de ser objetivo al momento de optar por una decisión tan trascendente.

1. Capital
Si bien el aspecto financiero no lo es todo al momento de adquirir una franquicia, es de suma importancia saber que cuentas o tiene acceso a los recursos económicos necesarios tanto para montar un negocio, como para afrontar cualquier contingencia; quedarse corto en la inversión o en el capital de trabajo es una de las situaciones más recurrentes que implican, no sólo para una unidad en franquicia sino para cualquier negocio, la diferencia entre el éxito y el fracaso.

2. Disponibilidad
El tiempo que destines para la operación de la franquicia puede ser un aspecto fundamental. Aunque existen franquicias que permiten la figura de inversionista ausente, aporta capital y opera un tercero o el propio franquiciante, la mayoría de las franquicias requiere una participación en la operación y administración del negocio, que puede ser de tiempo completo o parcial. Nunca hay que perder de vista que un negocio, generalmente, funciona mejor bajo la supervisión de su dueño.

3. Interés
Otro tema relevante es el giro o sector en el que vayas a incursionar. Adquirir una franquicia no siempre debe verse sólo como una inversión o una manera de autoempleo, muchas veces representa una forma de realización personal, sobre todo a medida que te involucres en la operación, por lo que te deberás sentir atraído por el giro o concepto de negocio en el que vayas a invertir; tendrás que estar convencido de las bondades que éste ofrece.

En una negociación de franquicia es frecuente ver el siguiente escenario: el franquiciatario fue cliente o conoció el concepto de negocio antes de, siquiera, ver números. Este conocimiento previo provoca afinidad y de ahí el interés en la franquicia.

4. Capacidad de adaptación
Algunas personas encuentran difícil ajustarse a polóticas o lineamientos determinados, sobre todo si van dirigidos a un negocio del cual finalmente son dueños. Se trata de gente muy inquieta y de gran iniciativa que podría tener problemas para seguir los estándares de una franquicia.

Tampoco se pretende que el franquiciatario carezca de iniciativa o no sea innovador: una de las principales ventajas de la franquicia es que el franquiciatario está en contacto directo con su mercado y es más sensible a los cambios y a las necesidades del mismo, por lo que deben existir los canales de comunicación que permitan que el concepto de negocio sea lo suficientemente flexible para adecuarse a su entorno, sin que esto implique salir de los estándares de la franquicia.

5. Números
Es común que el franquiciatario genere altas expectativas sobre el negocio en el que esté incursionando, por lo que es muy importante que, con base en las evaluaciones y proyecciones financieras presentadas por el franquiciante, y revisadas por el futuro franquiciatario, se determine si los flujos y la rentabilidad esperada del negocio corresponden con sus necesidades. La idea es evitar fricciones y malos entendidos.

Dependiendo del giro, existen otros aspectos que se deben considerar: hay negocios que requieren ciertos conocimientos o experiencia previa en el sector, algunos tienen como limitante la edad e incluso el sexo del candidato, y otras veces las relaciones públicas y el arraigo en la comunidad donde se vaya a implantar el negocio importan para el éxito del mismo.

Una vez que hayas realizado un análisis a detalle sobre el concepto en el que vas a invertir, y te convenzas de que tu perfil se ajusta para ser un buen franquiciatario, seguramente tu decisión será un acierto y la inversión que realices además de rentable, te proporcionará satisfacciones personales y profesionales.