Consultoría

El remordimiento del negociador

El remordimiento del negociador
Crédito: Depositphotos.com

El remordimiento del negociador ¿Con remordimiento? El hombre planea, Dios se r?e

¿Con remordimiento?

Todos hacemos un mal trato en alg?n momento, el punto es aprender delos errores

Por Marc Diener*

¿Alguna vez has hecho un trato verdaderamente malo? Adm?telo. Atodos nos ha pasado. Desde luego, pensaste que estaba bien en ese momento, perodespu?s empezaste a pensar: &flashquot¿C?mo no ped? esto?&flashquot,&flashquot¿Por qu? no pens? en aquello?&flashquot

Tu perfecta visi?n para los negocios se convierte en un rayol?ser de autorecriminaci?n: &flashquot¿C?mo pude haber sidotan est?pido?&flashquot, &flashquot¡Me tomaron el pelo, me vieron la cara... ¡mela hicieron!&flashquot.

Hacer tratos es una competencia esencial en la vida, sobre todo en nuestromundo, donde la riqueza y el ?xito son un fetiche. Nuestra capacidad denegociaci?n afecta directamente los ingresos y las relaciones personalesde la vida, en general.

Por eso es que hacer un mal trato es muy dif?cil de aceptar. Uno sesiente abatido y triste, o bien, se transforma una enojad?simav?ctima de fraude. Una mala negociaci?n, en el peor de los casos,puede dañar la reputaci?n, poner en riesgo el empleo o larentabilidad del negocio.

Aunque un mal trato puede provocar ira, incredulidad y dudas acerca de unomismo, un an?lisis m?s calmado y profundo ser?a muchom?s productivo. Si est?s ante esta situaci?n, respiraprofundamente unas diez veces e inicia los siguientes pasos. Tambi?n teresultar?n muy ?tiles si est?s a las puertas de unanegociaci?n.

El hombre planea, Dios se r?e

Algunas veces los malos tratos simplemente ocurren: los profesionistasdefraudan al empresario, la otra parte entra en crisis o el &flashquotgranesp?ritu&flashquot simplemente no te acompañ? ese d?a. Si?ste es el caso, debes aceptar lo que no puedes controlar.

Rel?jate. Tal vez seas un perfeccionista... de esas personas quesi qued? un centavo en la mesa de negociaci?n, no est?satisfecha. No debes confundir un mal trato con una neurosis.

S?lo hay una respuesta para la pregunta respecto a que si pudiste haberhecho un mejor trato: S?. No existen las negociaciones perfectas. Dehecho, si en una negociaci?n todo qued? a tu favor, entonces fuem?s bien un trato leonino de tu parte.

Si los resultados no te dejaron satisfecho, lleg? el inc?modomomento de preguntarte cu?nto tuviste que ver en el asunto.Plant?ate preguntas dif?ciles: ¿c?mo contribu?al problema?, ¿me comuniqu? mal?, ¿se me olvid? algo?,¿qu? har? diferente la siguiente vez?

Avanza. Es importante pensar profunda e introspectivamente: ¿porqu? comet? esos errores?, ¿fui demasiado arrogante parapedir ayuda?, ¿este oponente me venci? f?cilmente?,¿fui demasiado ambicioso?, ¿dej? que las cosas se hicierandemasiado personales? Si es posible, pide, a un buen amigo, que te ayude aanalizar la situaci?n.

Si la mala negociaci?n lo amerita, es probable que debas entablar unademanda, plantear un proceso de arbitraje, una mediaci?n, unarenegociaci?n o, simplemente, aceptar los resultados.

Cualquiera que sea el caso, deber?s perdonarte a ti mismo. Para llegar aser importante en alg?n ?rea, debes cometer miles de errores,grandes y pequeños.

Si eres inteligente, esos errores te enseñar?n c?morealizar un mejor trato.

Si eres sabio, esos errores ser?n la gu?a para mejorar tu vida.