Consultoría

De inglesa a mexicana

De inglesa a mexicana
Crédito: Depositphotos.com

De inglesa a mexicana De inglesa a mexicana El tiempo s? es oro ¿Y las otras empresas? Las cifras

De inglesa a mexicana

Un respiro a media semana podr?a hacer que tu empresa funcione alm?ximo el resto de los d?as

Por Horacio Garduño*

Pensar en trabajar cuatro d?as y descansar tres en una semanapodr?a sonar como un exceso de tiempo libre. Pero si reflexionamos, nosdaremos cuenta que no es as?. Cuando yo era estudiante universitario loshorarios estaban diseñados para trabajar cuatro d?as, lunes,martes, jueves y viernes.

Los mi?rcoles eran, por decirlo as?, d?as de descanso.Suced?an entonces varias cosas que a?n extraño. Losmi?rcoles me quedaba en casa a trabajar. Eran, en efecto, d?as dedescanso en los que, parad?jicamente, produc?a m?s quecuando lo hac?a en la universidad; al mismo tiempo descansaba delevantarme muy temprano, de la presi?n de movilizarme y del esfuerzopsicol?gico de ir a la instituci?n y ver a mis superiores, en eseentonces, los maestros.

Asimismo, era una pausa para la reflexi?n, la organizaci?n y paracumplir mejor con lo que ellos me ped?an el resto de la semana.

El tiempo s? es oro

Curiosamente, los mexicanos estamos m?s tiempo en la oficina que eltrabajador promedio en muchos otros pa?ses, cuyo horario de trabajo seconoce como &flashquot de nueve a cinco&flashquot.

En nuestro caso, si comprimi?ramos las horas efectivas de trabajorealizado se volver?an muy pocas. Esto por razones culturales, como lademora en &flashquotconectarse&flashquot para comenzar por las mañanas, especialmente loslunes, e igualmente debido a predisposici?n a salir antes, al menosmentalmente, de nuestra hora de salida.

De esta manera, son comunes los horarios de nueve a dos, salida a comer yregreso, para estar de cuatro a seis o siete de la noche. La jornada terminasiendo de nueve a 19 horas, esto es, de diez horas diarias.

La propuesta entonces es clara: un horario de nueve a 19 horas, lunes, martes,jueves y viernes; cuarenta horas de trabajo a la semana. Si se estableciera undescanso intermedio en la semana laboral, cambiar?a la perspectiva deverlo como un marat?n y entonces se tomar?a como un tiempovalioso de trabajo.

Tres d?as de &flashquotdescanso&flashquot o de &flashquotno oficina&flashquot estimulan m?s altrabajador a sacarle todo el jugo al tiempo que se encuentra en la oficina.

Un ejemplo de esta situaci?n son las empresas que salen temprano losviernes, cuando la gente llega incluso m?s temprano y aprovecha minuto aminuto.

El d?a no laborado puede ser aprovechado para resolver pendientes dediversa ?ndole: dom?sticos, como reparaciones; personales,movimientos bancarios; familiares y, tambi?n, claro, de trabajo. Conesto, adem?s se evitar?an los permisos para tr?mitespersonales.

¿Y las otras empresas?

Una posible desventaja, a nivel empresarial, es la ruptura de sincron?aen horario con el resto de las empresas relacionadas con la nuestra. Para esto,una soluci?n ser?a establecer alg?n tipo de rol deguardias para no dejar descubierto por completo ese d?a. Adem?s,existe la posibilidad de que esas otras empresas sigan este ejemplo.

Ésta puede verse como una propuesta en pro del bienestar y sobre todo dela productividad.

Una semana mexicana contra la dispersi?n, que con el tiempopodr?a desplazar a la marat?nica e importada semana inglesa.

Las cifras

De acuerdo con Brian Stuhlmuller, presidente mundial de la empresa MissionControl, firma especializada en el aprovechamiento del tiempo y aumento de laproductividad, por cada hora laboral, los empleados trabajan s?lo 20minutos lo que representa para las empresas p?rdidas anuales de casiUSD$300,000 millones.

Esto se debe principalmente a la desorganizaci?n de cada empleado,as? como a las distracciones del entorno.

Los datos mencionados son el resultado de las estad?sticas actuales deEstados Unidos, Stuhlmuller afirma que las cifras son similares enM?xico.

Al analizar esto podemos entender que no suena tan descabellado proponer unnuevo esquema de horario laboral, analice varias opciones, ¡a trabajar sehe dicho!

Profesor de C?tedra en el Instituto Tecnol?gico y de EstudiosSuperiores de Monterrey (ITESM),

horacio_garduno@hotmail.com