Consultoría

Mover, jalar, influir, inspirar...

Mover, jalar, influir, inspirar...
Crédito: Depositphotos.com

Mover, jalar, influir, inspirar... Mover, jalar, influir, inspirar... El reflejo correcto Fray ejemplo, Sor reconocimiento El buen trato Hazlo hoy... En contexto

Mover, jalar, influir, inspirar...

Un buen motivador es capaz de crear el ambiente adecuado para que en otrapersona o grupo de personas se encienda la llama de la motivaci?n,¿eres un buen ejemplo?

Por Efra?n Lechuga*

Motivaci?n significa acci?n y efecto de motivar; motivar es sercausa o motivo de algo, por lo que en lo sucesivo entenderemos pormotivaci?n, el acto de mover, influir o inspirar conductas deseadas.

Si motivar es inspirar las conductas deseadas, la motivaci?n consiste enlograr que las personas quieran dirigir todas sus acciones hacia un puntodeterminado.

¿Y qui?nes son esas personas que desean que otras quieran dirigirtoda su energ?a hacia un punto fijo? Pueden ser, entre otros: directivosde una empresa o instituci?n gubernamental, social o pol?tica; unl?der sindical, pol?tico, social o religioso; un padre de familiao un c?nyuge; un empresario que desea motivar a sus colaboradores,clientes y proveedores, autoridades gubernamentales e, inclusive, a suscompetidores.

Suele hablarse de personas que son grandes motivadoras, aunque ciertamente,nadie puede motivar a nadie, ya que la motivaci?n es algo meramentepersonal, es algo que brota de nosotros mismos, por lo que en realidad, quienes un buen motivador es una persona capaz de crear el ambiente adecuado paraque en otra persona o grupo de personas brote la llama de la motivaci?ny, en consecuencia, quieran emprender determinadas acciones tendientes a lograrun objetivo espec?fico.

El reflejo correcto

Un buen motivador debe ser capaz de que la gente que sabe y puede, quiera; paraesto, debe ser un buen conocedor de la naturaleza humana, as? como de lapersona o personas que desea que se motiven, ya que ante todo, un buenmotivador debe saber, entre otras cosas, qu? es lo que motiva a sugente, para as? poder echar mano de los est?mulos que los llevena ponerse en movimiento en la direcci?n adecuada.

Cu?ntas veces, ante grandes proyectos empresariales, pol?ticos,sociales, religiosos o familiares, nos vemos limitados porque nuestra gente noquiere comprometerse con una elevada misi?n, sus acciones resultan muypobres en raz?n de la magnitud del proyecto, simplemente por su bajonivel de motivaci?n; no encuentran en el mismo poderosas razones paradar su mejor esfuerzo --y no las hallan, en la mayor?a de los casos,porque la persona o personas que ten?an que exponerlas no supieronc?mo hacerlo--.

Nos debe quedar muy claro a los l?deres empresariales, pol?ticos,sociales, religiosos o familiares, que los esfuerzos de nuestra genteest?n directamente relacionados con su grado de motivaci?n, porlo que si deseamos que su moral sea muy alta para las grandes tareas, debemoscontar con fuertes recursos como motivadores.

Fray ejemplo, Sor reconocimiento

Comentaremos a continuaci?n algunas formas de manejar lamotivaci?n:

Si somos empresarios, es evidente que necesitamos a colaboradores leales,honestos, comprometidos, disciplinados, sinceros, respetuosos, amables,responsables.

Antes que nada, debemos entender que las conductas anteriores no las podemoscomprar ni ordenar; si deseamos que se observen en forma consistente, lastenemos que inspirar y sobre todo, merecer.

¿C?mo podemos inspirarlas? Simplemente con el ejemplo; se afirmaque &flashquotla palabra convence, pero el ejemplo arrastra&flashquot, o que Fray Ejemplo es elmejor de los maestros.

Si soy padre y jefe de familia, seguramente desear? que mis hijos notomen licor, no fumen; que sean responsables, respetuosos, leales, sinceros,puntuales. De la misma manera que en el punto anterior, debo ser el modelo aseguir.

Hay que ser cuidadosos de otorgar el reconocimiento que una persona merece porsus buenas acciones. Se afirma que &flashquotel reconocimiento a los colaboradores esuna deuda de honor&flashquot, o que &flashquottocar el alma de un colaborador es caminar portierra sagrada&flashquot, por lo que, en su caso, debemos otorgar reconocimiento o tocarel alma de nuestros colaboradores, clientes, proveedores, seguidorespol?ticos, feligreses, hijos, vecinos, etc?tera.

El buen trato

El trato adecuado a una persona, puede ser tambi?n causa de una elevadamotivaci?n. Goethe, el escritor y fil?sofo alem?n,dec?a: &flashquotTrata a la gente como si fuera lo que debiera ser y leayudar?s a serlo&flashquot. Es evidente que si tratamos a un colaborador o a unhijo de una manera extraordinaria, estar? dispuesto, en la inmensamayor?a de los casos, a comportarse de una manera extraordinaria; encambio, si los tratamos como mediocres, tambi?n lo m?s probablees que as? se comporten.

En materia de motivaci?n, es importante conocer los proyectos de laspersonas que nos rodean y contribuir de alguna manera a que los alcancen; ellosseguramente estar?n motivados para apoyarnos en el logro de nuestrosobjetivos; &flashquotTodo te doy significa un dame&flashquot, o como dec?a Plat?n:&flashquotBuscando el bien de los dem?s encontraremos el nuestro&flashquot.

Hazlo hoy...

1. Comparte los retos. Investiga qu? es lo que anhelan tuscolaboradores y ay?dalos a concretarlo; ellos har?n lo mismo porti. En los diversos casos de liderazgo, se debe considerar que &flashquotla lealtad nose da hacia arriba cuando no se da hacia abajo&flashquot.

2. Analiza. Cuando en una empresa se cuenta con dos personas con losmismos conocimientos y habilidades, la m?s motivada suele tener mejoractitud y, en consecuencia, mejores resultados. Por lo general, cuando el quese encuentra en posici?n de mando maneja coerci?n, es que hafallado en la motivaci?n.

Un buen l?der suele dar a su gente razones poderosas para que toda suenerg?a la dirijan hacia un punto determinado.

3. Reflexiona. Un grupo desmotivado puede llevar al fracaso a losm?s dignos proyectos.

La habilidad para lograr que tu gente se motive, es uno de los atributosm?s loables de una persona en posici?n de mando.

Quien quiera alcanzar la gloria debe saber ayudar a su gente a alcanzar lapropia.

Cuida de no motivar actitudes negativas en tus seguidores a trav?s detus malos ejemplos. La motivaci?n es el combustible de lostriunfadores.

*El autor es director del Grupo Empresarial ISEF. Autor de diversos libros,entre ellos: El Perfil del directivo de alto rendimiento;Estrategias para la optimizaci?n de los recursos humanos; Lajuventud del Nuevo Milenio y M?s all? del cargo y elabono.

En contexto

Combustible para avanzar