Consultoría

Las reglas claras

Las reglas claras
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Las reglas claras Las reglas claras Cuatro reglas de oro La continuidad Cuando los hermanos se encuentran Pros y contras Caja de clics

Las reglas claras

Tus parientes creyeron en ti, en tu plan de negocios, en tu idea. Tefinanciaron. Hoy, la empresa est? en marcha, pero ¿tuspatrocinadores comienzan a ser un dolor de cabeza...?

Por Julieta F. Bonilla

A finales de la d?cada de los 70, una serie televisiva llamadaDallas caus? sensaci?n entre los telespectadoresestadounidenses y mexicanos. Las rivalidades y desventuras de la familia Ewingpor el control de su petrolera texana, tuvieron en vilo a miles deseguidores.

Muchas teleseries famosas han basado su trama en empresas familiares;mencionemos otros dos ejemplos: la mexicana Cuna de Lobos y lacolombiana Caf? con Aroma de Mujer. Debe ser porque este tipo desituaciones despiertan ambici?n y pasiones de todo tipo y talla.

Pero su vida cotidiana en la empresa familiar no tiene por qu? ser tantormentosa. Si bien los conocedores del ?mbito empresarial afirman quenada es m?s dif?cil que trabajar con la familia, tambi?nes cierto que en un pa?s en el que pr?cticamente no existeninstituciones de capital de riesgo que patrocinen proyectos emprendedores, lafamilia es, tambi?n, una de las principales fuentes de financiamientopara los nuevos negocios. Por eso, es que suele ser tan com?n seramigos, socios y compadres.

¿C?mo lograr que este tipo de relaci?n prospere en todos lossentidos?

Cuatro reglas de oro

1. &flashquotExiste una regla de oro: separar los problemas familiares de los negocios.Busquen espacios para resolver sus conflictos, que no sea la empresa la quecargue con todo&flashquot, recomienda Salo Grabinsky, consultor independiente deempresas familiares.

2. Instala consejos de administraci?n en los que de preferencia existaal menos una persona ajena a la familia; ello no s?lo ayudar? adarle formalidad y seguimiento al negocio, tambi?n el consejero externopodr? fungir como mediador en caso de un conflicto entre parientes.

3. Para el consultor, la tercera regla es preparar &flashquotla sucesi?n delpatriarca&flashquot, el que debe ocupar su lugar no tienen que ser elprimog?nito, sino quien demuestre m?s talento e inter?spor la compañ?a.

&flashquotEntrena a todos tus herederos y herederas si quieres aumentar lasposibilidades de que tu empresa sobreviva, todos sabemos que m?s sabe elDiablo por viejo que por Diablo, pero hay que sacarle todo lo que sepa antes deque sea demasiado tarde&flashquot, recomienda.

4. Para que prospere una empresa, es necesario deshacerse de los parientespol?ticos que no te sean ?tiles.

El elemento indispensable: toda empresa familiar debe tener una especie de&flashquotPadrino&flashquot que sea querido y respetado por todos, &flashquot?l o ella puederesolver las grandes y pequeñas disputas, lo que ayudar? a darcontinuidad a la compañ?a&flashquot.

La continuidad

Para Manuel Andr?s Guerrero, catedr?tico del InstitutoTecnol?gico y de Estudios Superiores de Monterrey, ITESM, asegura queuna empresa familiar debe garantizar, ante todo, su continuidad.

&flashquotEsto es uno de los m?s graves problemas de largo plazo. Al estar sujetaa los ciclos de la familia, es posible que no se revitalice lo suficiente y conla periodicidad adecuada&flashquot, apunta.

Otro problema es su periodo de maduraci?n. Mientras las empresasinstitucionales tienden a acelerar su crecimiento, es frecuente que losnegocios familiares se estanquen.

Toda empresa familiar tiene sus personajes emblem?ticos y aunque se sigala receta al pie de la letra, generalmente en este tipo de negociosser?n comunes el pariente d?spota, el junior, el rebelde y el queno hace nada, pero ¡c?mo estorba!

No se sabe si es culpa de estos personajes, lo cierto es que las empresasfamiliares tienen una duraci?n promedio de 25 años, y s?lo30 por ciento llega m?s all? de la segunda generaci?n.

Cuando los hermanos se encuentran

H?ctor y Ernesto Zeivy saben lo que es trabajar en familia. Estos doshermanos se dedican al negocio restaurantero (tienen cuatro establecimientos),en el que han dejado de lado el parentesco y se han conducido comoempresarios.

Ernesto reconoce que no ha sido f?cil, pero &flashquotcon disciplina&flashquot, losnegocios han salido a flote.

&flashquotPodemos no estar de acuerdo en todo, pero al momento de tratar asuntos denegocios, sabemos que somos empresarios y gracias a eso hemos consolidado ycrecido nuestros negocios&flashquot, apunta.

Un elemento importante, reconoce, es que dentro de los negocios tambi?nparticipan inversionistas ajenos a la familia, lo cual a la hora de tomar lasdecisiones, permite que deje de ser un asunto de familia para convertirse en unasunto de negocios.

Por otra parte, contar con inversionistas externos permite que siempre existadinero en sus empresas, pues en caso de que s?lo fueran ?l y suhermano, habr?a el riesgo de que, al no haber dinero en la familia,tampoco lo habr?a en el negocio.

Pros y contras

Ventajas

Los familiares suelen conceder pr?stamos yfinanciamiento basados en la confianza hacia el pariente emprendedor, hecho queno ocurre con los bancos u otras instituciones de cr?dito.

De igual forma, sus pr?stamos suelen concederse a tasas deinter?s inferiores a las que se maneja en el mercado financiero. Ellosse arriesgan junto contigo.

Desventajas

Esta forma de relaci?n puede prestarse aimposiciones y abusos.

Soluciones

Elabora un esquema b?sico de comportamientoempresarial, que establezca las reglas de conducta y operaci?n que seespera de todos los integrantes de la empresa. Este documento sedefinir? de acuerdo con las necesidades del negocio y no de la familia.Ser? un punto de partida.

Cerci?rate de que todos conozcan las reglas de operaci?n yqu? se espera de ellos, seg?n sus puestos. Se deben manejarpol?ticas operativas y de personal formales.

Forma una junta de consejo con gente ajena a la familia y a la empresa. Si nousas este esquema, opta por la asesor?a de un consejero externo; estafigura puede darte valiosas e imparciales opiniones.

Caja de clics

Todos juntos

Aprende a delegar