Consultoría

Salones de ejercicio

Muy de moda e ideales para los usuarios que buscan versatilidad y más aún para los emprendedores que desean arrancar con una inversión menor a la de un gimnasio
Salones de ejercicio
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El spinning (ciclismo en bicicleta estacionaria), los pilates y la yoga constituyen el furor deportivo del momento, pues son una alternativa divertida para: ponerse en forma en los dos primeros casos, y relajarse en el último.

Durante los años ochenta, la moda giró alrededor del jogging (caminata y carrera). En los noventa, los aeróbicos fueron la sensación. Hoy, son estas tres disciplinas, que implican una baja inversión si se les considera de forma unitaria, es decir, si se monta un salón para practicarlas, en lugar de un gimnasio o un centro deportivo.

Esta es una alternativa viable para emprender con una inversión menor y aprender, con la experiencia diaria, los mecanismos de éxito y error de este tipo de empresas. Considéralas como un primer paso empresarial.

Qué son

Spinning. El programa de spinning fue desarrollado en 1987 por el ciclista norteamericano Johnny Goldberg que intentó juntar sus conocimientos como ciclista profesional, karateka y sus estudios de la filosofía Zen, para crear un ejercicio de bajo impacto, pero efectivo.

Se trata de un intenso ejercicio aeróbico, en sesiones de 45 minutos, sobre bicicleta estática con marchas. Las diferentes posiciones sobre la bicicleta, aunadas a distintos ritmos musicales, hacen muy divertida y tonificante esta actividad.

Yoga. Es un conjunto de técnicas nacidas en la India, que tienden a integrar al ser humano y a hacerlo tomar conciencia de su Yo profundo.

Existen varias clases de yoga, pero entre los occidentales, la más conocida es la Hatha Yoga, en la que, por medio de una serie de posiciones del cuerpo y de regulación de la respiración se pretende llegar al dominio del espíritu y el cuerpo.

Pilates. Disciplina creada por el estadounidense Joseph Pilates hace ya 80 años; se caracteriza por su enfoque holístico (busca la salud de la mente y el cuerpo) y el entrenamiento combinado ambas entidades. No pretende la perfección corporal, sino un cuerpo naturalmente alineado.

Pilates combina técnicas de gimnasia, ballet, yoga y kinesiología. Está basado en ocho principios: concentración, precisión, control, movimiento, centralización, respiración, alineación y rutina. No es aeróbico ni rítmico. Procura movimientos lentos que requieren alta concentración.

Los pilates pueden practicarse en dos modalidades: sobre colchoneta, con accesorios de resistencia (pelotas y ligas), y en camas, de movimiento y peso, diseñadas especialmente para este fin. En el mercado, cada uno de estos aparatos se compra por un precio que va de tres mil a cinco mil dólares.

Un salón de spinning

En diversos plazas comerciales de México, ya es posible encontrar locales que únicamente imparten esta disciplina, en horarios corridos. La gente paga entre $35 y $70 por clase, o bien, cubren paquetes por determinado número de sesiones. Usualmente, la gente llega ya en ropa deportiva, toma su clase y se marcha.

Un salón de este tipo, de 20 metros cuadrados, con una recepción, un baño para hombres y otro para mujeres y 15 bicicletas puede montarse con $220,000. En el mercado pueden encontrarse bicicletas profesionales para spinning marca Reebok, por poco menos de $10,000.

El acondicionamiento requerido se centra en los servicios sanitarios (un apartado para hombres y otro para mujeres), el decorado, la iluminación, un aparato de sonido y el equipo deportivo.

Para llevar la administración, sólo requerirá de una computadora, con el paquete básico de programas que contiene. Para operar el local, lo recomendable es contratar a una persona para el área administrativa y uno de intendencia. A los instructores se les paga por clase.

Considera dos gastos fuertes en este apartado: la renta del local (que podría equivaler hasta el 35 por ciento de los ingresos) y el mantenimiento de las bicicletas (que podría llevarse hasta el 20 por ciento de las entradas). En general, en este tipo de salones se considera que se llevará como ganancia del diez al 15 por ciento sobre sus ingresos mensuales.

Salones versátiles

Usted puede montar un solo salón o estudio que sirva para practicar pilates y yoga (tan de moda), así como bailes de salón, clases de jazz o ballet. ¡Todo en uno!

Para este efecto, se sugiere un local que mida, al menos, 60 metros cuadrados, bien iluminado y ventilado. Cuarenta metros se ocuparán como superficie de entrenamiento (se calcula que cada alumno debe tener unos dos metros de espacio entre sí. De esta forma, podrá atender alrededor de 20 personas por sesión) y el resto se destinará a servicios sanitarios y recepción.

Se recomienda que el piso sea de madera, ya que absorbe el impacto de las pisadas y presenta una imagen pulcra, de sencillo mantenimiento. Las paredes están cubiertas de espejos y hay barras de danza a lo largo y ancho de la superficie de entrenamiento.

Para acondicionar un salón con estas características y medidas, deberá hacer un desembolso aproximado de 400 pesos por metro cuadrado.

En cuanto a los accesorios que deberá adquirir para impartir estas clases, se anota un equipo de sonido, 30 colchonetas para ejercicio, 50 mancuernas para aeróbicos, 30 bancos o steps, 30 pelotas para pilates. El monto aproximado para este renglón es de 30 mil pesos.

A los instructores se les paga por clase impartida. Sólo requerirá de un auxiliar administrativo y otro de intendencia para atender el negocio; también de una computadora y software administrativo básico para llevar el registro de sus clientes y contabilidad. Hasta este punto, usted habrá invertido poco menos de 100 mil pesos.

La inversión inicial es baja. ¿Cuáles son las dificultades de este negocio? Hay dos. La primera se refiere a la renta del local ya que los espacios comerciales visibles, que cuenten con lugar de estacionamiento y con distintas vías de acceso, suelen ser los más caros. Este renglón puede significar hasta 35 por ciento de sus ingresos.

El segundo aspecto es la fluctuación de los clientes. A diferencia de los gimnasios y clubes deportivos, en este tipo de negocio (salones de ejercicio) generalmente no se cobra membresía. Si acaso, algunos manejan cuotas de inscripción, pero muy bajas, ya que deben competir contra quienes no las exigen a su clientela.

Un elemento que atrae al consumidor es que puede pagar sólo la clase que toma. Eso agrada al alumno, pero deja vulnerable al negocio. Usted debe procurar tener el salón a su máxima capacidad, en todas las clases que imparta (en horario extendido), para generar ganancias. Por ello es recomendable que haga promociones constantes y publicidad local para atraer gente a su estudio. Considere este rubro en su renglón de egresos.

Finalmente, hay que mencionar que el tiempo de recuperación de la inversión puede ser de 12 a 18 meses, dependiendo del número de usuarios inscritos.

Tarifas de referencia

Salón dirigido a nivelsocioeconómico

Inscripción*

Mensualidad

Por clase

Popular

200

400

35

Medio

350

500

60

Alto

500

800

70

*Fuente: sondeo propio entre diversos gimnasios del DF y el Estado de México. Las cifras están en pesos mexicanos.

**No aplica en todos los casos.

Parámetros en rentas

Un local de 5x10.5 metros cuadrados en una plaza comercial capitalina, significa una renta mensual de USD$2,000, en promedio. Cada metro cuadrado extra incrementa la cifra en, aproximadamente, USD$75.

Los centros con tiendas anclas dirigidas a la población con mayor poder adquisitivo (AAA) se llegan a cotizar hasta en USD$150 por metro cuadrado, en rentas mensuales.

Fuente: Guía de Negocios para abrir un Restaurante, editorial Entrepreneur