Emprendedores

¡Emprende, por favor

¡Emprende, por favor
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¡Emprende, por favor ¡Emprende, por favor! ¿Emprender o no? ¿Le das vueltas a la idea? Artículos relacionados

¡Emprende, por favor!

No más vueltas: invierte tiempo y dedicación a concretar esaidea que ronda hace tanto tiempo

Por Rodolfo Urdiain y Ricardo Fernández

Algunas estadísticas siempre nos sorprenderán. Pero másallá de la impresión, lo interesante es que sepamos usar dichainformación en nuestro favor, como estímulo, para elaborarestrategias, o bien, para animarnos a dar el paso: emprender nuestro propionegocio y dejar de ser empleados.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística,Geografía e Informática (INEGI), la poblacióneconómicamente activa en México atraviesa una crisis en su &flashquotgustopor ser empleado&flashquot que debería aterrorizar a algunos empresarios, enespecial a aquellos que aún no aceptan lo que Stephen Covey ha dichohasta el cansancio:&flashquotHay que tratar a los empleados como si fueran voluntarios;porque eso son. Al igual que los clientes, los empleados ofrecen suconocimiento y tiempo de manera voluntaria&flashquot.

Así es, nos encontramos en medio de una crisis de empleo quepondrá en &flashquotjaque&flashquot a las empresas acostumbradas a sus &flashquotabnegadosempleados&flashquot. El 80 por ciento de los trabajadores está inconforme con suempleo y sólo 20 por ciento de la población económicamenteactiva trabaja a gusto. Un dato extra es que este 20 por ciento conforme,digamos, coincide exactamente con el dato de &flashquotpoblacióneconómicamente activa que se autoemplea&flashquot.

¿Emprender o no?

Sólo en caso de que dudes en dar ese importante paso o no, hemos dedecirte que, personalmente, no conocemos a una sola persona que no opine queindependizarse es lo mejor que haya hecho en su vida. A ti te conviene seremprendedor:

Si de cualquier manera vas a trabajar mucho, qué mejor hacerlo para timismo.

Piensa lo siguiente. Si alguien paga un sueldo de cinco mil pesos es porque legenera, mínimo (y lo digo de verdad), ¡el triple! Así que,mejor ¿por qué no te conformas con ganar el doble de entrada, peroen tu propia fuente de ingresos? Inténtalo.

Ya que puedes invertir todo tu tiempo en el negocio de alguien más: enhacer que otro gane, ¿por qué no cambiar las cosas y ganar para timismo?

Es mejor arrepentirse de la decisión que tomaste, que de aquella quenunca te atreviste a tomar. ¡Conviértete en emprendedor... deja deser empleado!

¿Le das vueltas a la idea?

Estamos seguros que mientras lees esta nota, te harás varias preguntas:¿Cómo puedo ser emprendedor?, ¿por dónde empiezo?,¿cómo abandonar la seguridad que brinda un sueldo fijo?, entreotras cuestiones que son reales, y que tienen respuesta.

Ojalá estos datos te ayuden a resolver tus dudas:

El 98 por ciento de las microempresas en México no logran sobrevivir losprimeros cinco años de vida, ¡alarmante! Sin embargo, existe unarazón: emprender no significa simplemente tener una idea, llevarla acabo y sentarse cómodamente a esperar utilidades. Emprender es muchomás complejo, significa investigar, analizar, observar y sobre todotrabajar mucho. Aquí te podemos hacer algunas recomendaciones a partirde nuestra experiencia:

1. Aterriza tus ideas en el plano de los negocios. Uno de los erroresmás comunes en la creación de microempresas es que las ideas sonsólo eso; ideas que no se aterrizan en el plano de los negocios.Digamos, si crees que un negocio de comida es una buena idea,visualízalo como negocio, no como simple venta de comida. Para ello,plantéate estas preguntas:

¿Cuál es el fin del negocio?, ¿por qué mevisitarían los clientes?, ¿cuál es el beneficio que lesofrezco?, ¿cómo voy a ganar dinero?

2. Investiga las condiciones del mercado. Una buena idea puede darorigen a ideas rentables que son parecidas a la original, aunque con ligerasvariantes. Quizá estas variantes surjan del estudio de mercado, esdecir, del conocimiento real de la factibilidad del negocio. Si seguimos con elejemplo anterior valdría la pena preguntarse: ¿existe en el mercadola necesidad de un negocio como el que tengo en mente?, ¿quiénesserían mis competidores más fuertes?, ¿qué ofrece micompetencia? La ubicación geográfica que tengo, ¿es laidónea?, ¿cómo puedo mejorar la idea a partir de lo que losconsumidores quieren?

3. Analiza la información con la que cuentas. Busca datos,pregunta a tus futuros consumidores, revisa las condiciones del mercado,requisitos legales, costos, beneficios, etc. En resumidas cuentas, haz un plande negocio, no arriesgues tu dinero, comienza con bases sólidas.

4. Invierte tiempo. Pese a lo que la mayoría de las personaspiensa, un negocio propio no es la oportunidad de trabajar menos y ganarmás.

Es la oportunidad de ser independiente, de tener un mejor nivel de ingresos, deproyectar a futuro planes y acciones específicos; sin embargo, requieremucho mayor inversión de tiempo y de trabajo que el ser empleado.

Pero no te desanimes, tan sólo piensa que las ganancias irándirectamente a tu refrigerador y no al de alguien que a veces ni conoces.

Ser emprendedor no es sencillo, representa esfuerzo, dedicación yentrega. No siempre se obtienen los resultados que uno quisiera en el tiempodeseado. No obstante, es el único camino para lograr un desarrollosustentable, un crecimiento de la visión profesional, un mejor nivel devida y un mejor futuro para los hijos.

Te recomendamos buscar capacitación, tomar cursos de desarrolloemprendedor, consultar especialistas y ¡decidirte! El éxito de tunegocio te está esperando.

Artículos relacionados

México, país de emprendedores

Predicciones de negocios

Retrato de familia