Emprendedores

Emprende de manera social

Emprende de manera social
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Emprende de manera social Emprende de manera social Sinergia social Experiencia que se comparte Movimiento mundial* Contacto

Emprende de manera social

Institución que haga el bien a su comunidad, autosustentable y quepermite al emprendedor que la forjó un digno modo de vida: una de lastendencias que predominarán en el siglo 21

Por Jorge Gutiérrez Villarreal*

Ser un emprendedor social es un reto tan grande como el de las empresasmás ambiciosas, pero con una gran ventaja: el servicio a losdemás es un negocio seguro. En cualquier situación ycircunstancia, siempre recibiremos más de lo que hemos dado.

En las últimas décadas, junto al fortalecimiento de la sociedadcivil, ha crecido la conciencia de las labores sociales no sólo como unatarea del sector público o de grandes corporaciones e individuos de altopoder monetario. Hoy existen verdaderas iniciativas sociales a cargo depersonas de todas las edades y sectores económicos. Participar enprocesos para emprender socialmente resulta más natural y atractivo entodos los ámbitos. Los jóvenes ven en ello una oportunidad derealizar sus ideales y dejar huella. Las instituciones educativas reconocen elpapel formativo de dichas actividades. Y, finalmente, las empresas encuentranen ellos muchos beneficios (además de dejar huella social, dejan sumarca).

¿Por qué plantearse ser emprendedor social?, ¿es posibleconvertir esto en una actividad profesional rectora?, ¿se requiere lomismo que para emprender un negocio?

Sin duda, las motivaciones para ser emprendedor social son múltiples.Para muchos, permite conjuntar sus ideales de responsabilidad social con untrabajo remunerado, ya que en la práctica no es sencillo andar en uncirco de tres pistas: familia, trabajo, labor social.

En cuanto a tendencias, el sector no lucrativo ha crecido considerablemente enlas sociedades desarrolladas. Para algunos expertos es el ámbitomás factible para el crecimiento del empleo, en donde pueden tener en suraíz múltiples proyectos de transformación social que hanestado pendientes.

No es,ni se percibe así, un trabajo de segunda categoría. Dehecho, requiere todas las capacidades de un emprendedor convencional y algunasotras: visión trascendente de la vida, magnanimidad, fortaleza,solidaridad, creatividad.

Sinergia social

Quienes hoy se convierten en emprendedores sociales, buscan procesos novedosos,innovadores y sinérgicos, en los que trabajen con profesionales.

Sabemos que emprender significa tener la capacidad de crear una empresa conidentidad propia, generadora de valor, organizando recursos de tal forma que secumpla con el fin propuesto.

En el caso de la empresa social, el objetivo es preponderantemente de dichaíndole: ya sea para el remedio a alguna necesidad, problema social ocomo estímulo al desarrollo de las comunidades.

El emprendedor puede tener recursos propios o ser capaz de identificarlos,atraerlos, reunirlos, de forma armónica y multiplicadora.

Asimismo, se busca que el proyecto sea multiplicador: que no se limite a cubrirlas apariencias, sino que sea catalizador de desarrollo, que impulse en laspersonas su capacidad innata de ser generadoras de riqueza para ellas mismas yotros.

Tal vez un joven puede colaborar más directamente en actividadesoperativas y una persona con más experiencia en la empresa, aportar suscapacidades directivas.

Sin embargo, vale la pena también estar en el contacto directo con losbeneficiarios ya que son los que dan sentido y riqueza a estas tareas.

Experiencia que se comparte

Las instituciones aprenden y se enriquecen al compartir experiencias. El veranode 2004 se llevó a cabo un Foro de Emprendedores de Labores Sociales enel Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE).

En comparación con las empresas que entran en competencia con otras ybuscan una diferenciación y tener sus propios secretos, lo mejor enestas obras es compartir y colaborar a nivel nacional e internacional.

Además, la fertilización cruzada de las ideas es tambiénfecundidad para el nacimiento de nuevas empresas sociales.

Algunas características del emprendedor social son:

Sentidotrascendente de la vida

Visionario e innovador

Capacidad directiva

Arrojo y magnanimidad

Generosidad y solidaridad

Tiene los pies en latierra

Piensa &flashquoten grande&flashquot

Movimiento mundial*

Bill Drayton, un destacado emprendedor social que fundó la firma Ashoka,hizo algunos estudios y encontró que en Estados Unidos y otrospaíses desarrollados, el universo de las empresas sin fines de lucro hasido el sector de más rápido crecimiento en todo el mundo. Estehecho también se refleja en una importante generación de empleos,por lo que sus beneficios se triplican en las comunidades donde germinan.

En Estados Unidos, por ejemplo, el número de organizaciones sin fines delucro se duplicó en los últimos 10 años, pasando de 500mil a un millón. Aún en el mundo en vías de desarrollo, enun país como Brasil, se pasó de cerca de mil organizaciones a unmillón, en un periodo de 20 años.

¿En qué consisten las empresas sociales? La Fundación Skoll,creada por Jeff Skoll, cofundador de la multimillonaria empresa de subastas enlínea eBay, las define en cuatro características:

1. La calidad empresarial de la idea. ¿Cuán innovadora es?¿Cuánto progreso hay en ella? ¿Está diseñadapara ocasionar un cambio profundo, sistémico?

2. La fuerza estructural. Se trata de emprendimientos que demuestran unprograma viable que está encaminado a producir un cambio de raízen la sociedad que se desarrolla.

3. Lideradas por gente capaz y preparada. Los emprendedores socialesconstruyen la capacidad de impulsar su innovación. Porque lainnovación sola, sin una base de recursos detrás, sin la gentecorrecta, probablemente no llegará tan lejos como podría.

4. Integridad. El emprendedor social debe estar genuinamente interesadoen aportar a la sociedad. Es gente que realmente vive como predica,absolutamente dedicada, poderosa en sus convicciones, sabe inspirar a otragente para que se una a su causa.

La Fundación agrega que un emprendedor social está muy orientadohacia el impacto medible. Por ejemplo, alguien como Roshaneh Zafar, creadora dela Fundación Kashf, se dedica a generar microfinancieras que otorgancréditos para mujeres, y es consciente de lo que la progresiónmétrica significa para que su trabajo alcance una escala que realmentetransforme las posibilidades económicas de Pakistán.

Bill Strickland es otro caso ejemplar. Se trata de un educador en una zonamarginada de Pittsburgh, Pensilvania, Estados Unidos, quien creó unprograma que se denomina Manchester Craftsman's Guild (la comunidad deartesanos de Manchester). Toma aproximadamente dos mil alumnos, jóvenesadultos, de escuelas secundarias, estudiantes de bajos recursos queestán en alto riesgo de caer en la delincuencia y las drogas. Losentrena principalmente en artes y tecnología, con lo que amplíasu margen de acción y los rescata de las calles.

Su filosofía se basa en que si trata increíblemente bien a lagente de menor poder adquisitivo, ésta responderá con creces. Hatenido un efecto realmente profundo en esa ciudad y ahora su programa se haextendido a otras ciudades estadounidenses.

Los emprendimientos sociales buscan ser autosustentables mediante unacombinación de patrocinios y recursos propios. Es el fin de la caridad yel principio del emprendimiento sobre el bien común.

*Información tomada de la entrevista con Jeff Skoll, publicada enEntrepreneur de agosto de 2004, disponible en (www.SoyEntrepreneur.com).

Contacto

Instituto Panamericano de Alta Dirección deEmpresas

http://www.ipade.mx