Marketing

Psicología a la inversa

Psicología a la inversa
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Psicología a la inversa Psicología a la inversa Contacto

Psicología a la inversa

Haz todo lo contrario a lo que dice este artículo y te irábien

Por Rodolfo Urdiain*

Cada mañana alguien despierta con la intención, las ganas y unaidea fantástica de emprender su propio negocio. Le platica la idea atodos sus conocidos, compra un cuaderno para bautizarlo con el título&flashquotMi negocio&flashquot y escribe con letras grandes aquello que se le ocurrió...la gran idea que lo hará millonario y emocionalmente libre.

Y pasan un día, dos, tres, la emoción de esa buenísimaidea de negocio sigue insistente en la cabeza de quien la imaginó, hastaque, de pronto, si no se comienza un plan de acción, se queda relegadaen los últimos lugares de la lista de pendientes.

Consejo 1: Tus ideas de negocio son menos importantes que los pendientesde la empresa de otra persona.

Piensa que tal vez no era tan buen negocio; además, abrir una empresaeste momento equivaldría a descuidar tu empleo, y las cosas noestán para eso... Ya sabes, quién sirve a dos amos... no sea queen una de esas, también te despidan, como sucede con tantas personascada día.

Consejo 2: Ten confianza, tú nunca correrás el riesgo deser despedido si te entrega totalmente a tu empleo.

Cierta vez, después de un largo día laboral, seguramente llegas acasa agotado. La presión del día te ha provocado insomnio,así que te avientas un clavado al cajón de las cosas olvidadas yte encuentra con aquél cuaderno que compraste cuando tuviste el deseo deemprender. Observas tus anotaciones y con tristeza compruebas que, nosólo a alguien más se le ocurrió la misma idea, sino que¡triunfó! y lo peor es que tú recuerdas que no planeastenada, no avanzaste más de una cuartilla antes de llenar algunaspáginas con &flashquotpendientes de tu empleo actual&flashquot. Te das cuenta que, enrealidad, sólo era cuestión de hacer un plan y, seguramente, eltiempo hubiera sido suficiente...

Consejo 3: Haz de lado la planeación de tu negocio.Vuélvete un adicto a tu empleo, al final, te lo van a reconocer. Cadamañana tienes tu propio reto y no te dejarás desmotivar por nada,ni siquiera por una idea de negocio que no realizaste. Tienes un buen empleo,gozas del cariño de tu jefe y compañeros de trabajo, mientras queun negocio significa estrés, inseguridad, horarios maratónicos, yhasta sacrificar tus fines de semana. No, ¿para qué correr elriesgo?, lo tuyo es ser empleado siempre... Si no, ¿dónde quedanesas maravillosas prestaciones, como el seguro social que tanto utilizas...?

Consejo 4: Sé conformista. Tu vida es perfecta. Más valepobre y estable, que rico y estresado.

Es muy probable que pienses: &flashquotY ahora que lo pienso bien, ni tengo el capitalpara abrir un negocio. Eso es para ricos. ¿O de verdad creo que alguien,algún familiar o amigo será capaz de prestarme dinero...? Y,vender mi coche ¡nunca!&flashquot. Mira, eso de los negocios es para quienes tienencontactos. Mejor conservar tus pertenencias ahí, seguras, a invertir.Ahora que ¿pedirle un préstamo a tu empresa? ¡¿Y paraabrir un negocio?! ¡Qué desfachatez!

Consejo 5: No pidas financiamientos; no inviertas. No busques posiblescontactos. Eso es para los locos.

Demuestra el excepcional empleado que eres; acércate a tu jefe yháblale de aquellas ideas alocadas que han cruzado por tu cabeza; hazlesaber lo mal que te siente por haber pensado en convertirte en un emprendedor,sobretodo en momentos en que conseguir un sueldo fijo es tan difícil.Demuéstrale esa inequívoca lealtad, de la que todos hablan.Así estará &flashquotcomprando tu permanencia en la empresa&flashquot, pues siempreserá mejor quedarse con empleados como tú que con otros que seatreven a arriesgar.

Consejo 6: Dale a tu jefe esa idea de negocio, comprueba tu lealtad.

Nunca ahorres, ni te arriesgues. Esa gran idea no puede surgir de ti. Siguesiendo un buen empleado; no hagas nada que te convierta en dueño de tutiempo. Y si esto no es suficiente, lee atentamente: los empleos de hoy teofrecen un futuro garantizado, lleno de triunfos. Estamos en la época delos obreros. Las máquinas jamás sustituirán a losempleados; la tecnología no llegará a suplir tu labor en laempresa; la economía y la seguridad social gozan de una saludirresistible. Por ello, mantente así; continúa siendo el empleadoejemplar por lo menos hasta que alguien más te reemplace.

Consejo 7: Hazle caso a este artículo. Y que en tu lápidaescriban: &flashquotTuvo excelentes ideas de negocio que nunca se atrevió aconcretar&flashquot.

Contacto

Club Neurona

Tel. (55) 56523702, informes@clubneurona.com

http://www.clubneurona.com