Consultoría

Guía de finanzas

Te damos cinco sugerencias financieras para emprender con orden.
Guía de finanzas
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Si ya decidiste emprender un negocio, la diferencia entre llevar las finanzas personales y las de tu negocio no será clara en un principio; no obstante, el esquema de la economía personal será la base para el financiamiento de cualquier negocio.

Por esta razón, ahora que quieres emprender, deberás conocer cómo funcionan tus finanzas a nivel personal y cómo puedes mejorarlas para que trabajen en beneficio de tu nueva empresa.

Antes que nada, es importante comprender que el buen manejo de las finanzas involucra mucho más que identificar entradas y salidas de dinero. Más que eso, implica una cuidadosa planeación, de la cual dependerá el éxito o fracaso como emprendedores.

Manos al papel

1. Planea. Elaborar un presupuesto puede ser un paso tedioso y cansado, sin embargo, la tarea se puede simplificar en dos etapas:

a. Acércate una libreta y pluma. Durante un mes, anota cada gasto, por insignificante que parezca. Este ejercicio te permitirá identificar en dónde queda cada peso (sí, esos que se van "como agua"). Tomarás conciencia de los gastos innecesarios o ridículamente altos; en qué se gastan y por qué. En otras palabras, podrás identificar y corregir los malos hábitos financieros e, incluso, ¡de salud!

Engloba tus gastos en categorías y determina de qué manera pueden ser menores; recortándolos totalmente, reduciéndolos o, por qué no, mediante substitutos más económicos. Seguro, obtendrás mucha tela de donde cortar.

Identifica también cómo estás financiando estos gastos: los niveles de tu tarjeta de crédito, pago con cheques y el número de veces que recurres a un cajero automático. Determina el costo de financiamiento de cada fuente de recursos, tales como intereses y comisiones... ahora minimízalos.

Después de observar los resultados de este pequeño ejercicio, seguramente ya no verás la elaboración del presupuesto como una tarea tediosa, sino como una área de oportunidad para mejorar las finanzas personales y empezar un negocio con el pie derecho. 

2. Elabora el presupuesto

a. Identifica tus fuentes de ingresos actuales y las que con cierta seguridad planeas obtener en el futuro. Hazlo sobre una base mensual y considera que tu negocio puede ser estacional, es decir, que los principales ingresos se obtendrán en un determinado periodo del año.

b. Establece tus gastos por categorías (conforme al ejercicio anterior). Sé realista y apégate a este nivel de gastos.

Compara los resultados reales con los presupuestados, hazlo mes a mes y por categoría.

c. Califícate: si el resultado real difiere mucho del presupuestado, puede ser que no estés respetando el presupuesto, o bien, que éste sea irreal. En ambos casos, identifica en qué categoría está el problema y lleva a cabo los ajustes necesarios: recorta gastos o reasigna recursos.

d. Guarda los resultados de tu presupuesto anterior; serán la base del nuevo. Aprende al máximo del viejo presupuesto y adáptalo a tus nuevas necesidades.

e. Planea inteligentemente qué hacer con los excedentes de efectivo, aquellos que tu negocio está generando.

Si tu empresa tiene potencial de crecimiento, reinviértelos en él. Evalúa, por ejemplo, los rendimientos que se generarían al destinar parte de estos recursos a una campaña de publicidad en un periodo cercano a una temporada de ventas altas, o bien, a la adquisición de nueva maquinaria o software. Estudia el impacto que la inversión tendría en tu estructura de utilidades:

Utilidades = ventas - costo de ventas

Contesta las siguientes preguntas:

La financiación del proyecto ¿incrementará mis ventas de tal manera que éste sea rentable?, ¿me permitirá reducir costos y ser así más competitivo? Cada peso destinado a cierta inversión tiene un costo de oportunidad, representado por los rendimientos que te generaría si le dieras otro uso. Por esta razón es importante que evalúes tus alternativas y prioridades, una por una.

3. Cuida tus deducciones fiscales y conoce los posibles incentivos. Como emprendedor, eres una pieza clave en la creación de empleos y por tanto en el desarrollo del país. Por ello, en parte, te es posible deducir todos aquellos gastos "indispensables" para tu actividad. Asegúrate siempre de obtener la documentación que ampare estos desembolsos y que dichos comprobantes cumplan con los requisitos necesarios.

Obtén asesoría del régimen fiscal que te corresponde y las ventajas en cuanto a deducciones autorizadas y posibles incentivos fiscales.

4. Comprende la estructura de capital de tu negocio. Identifica tusactivos y cómo los estás financiando: hazte las siguientes preguntas: ¿financio los activos de mi negocio por medio de mis ahorros y la generación de utilidades?, ¿lo hago por medio de una deuda?, ¿me convienen ambos esquemas?, ¿cuánto me está costando en cada caso?, ¿es ésta una estructura óptima?, ¿qué opciones y oportunidades existen para mejorarla?

5. Capacítate. Leer este artículo significa el inicio de la capacitación en el ámbito de las finanzas. No te detengas aquí.

Existen cursos muy accesibles, tanto en costo (inversión), como en tiempo. También es importante que recuerdes que la actualización en temas tan delicados es indispensable así que, dedica un tiempo de tu agenda anual para atender este punto. Te aseguro que será la inversión que más altos rendimientos te generará a corto, mediando y largo plazos.

* Rocío Zapata es contadora pública con MBA en negocios internacionales.