Emprendedores

Marinela Servitje

La vida de y testimonio de una mujer de carácter empresarial.
Marinela Servitje
Crédito: Depositphotos.com

El llamarse Marinela y apellidarse Servitje no hizo que la directora general de Papalote Museo del Niño optara por unirse al mundo de los negocios empresariales de su padre, el prominente empresario, Lorenzo Servitje.

Socióloga por convicción, Marinela asegura que desde niña le interesó conocer a fondo a la gente. "Era muy curiosa, mas no chismosa", comenta con una sonrisa.

Su rebeldía e inconformidad la llevaron a no estar a gusto en ninguna escuela, así que durante su vida de adolescente pisó distintos planteles.

Esto, cuenta, le dejó mucho, pues tuvo la oportunidad de conocer diferentes sistemas de estudio, maestros y amigas, lo que ayudó a comprender y respetar las grandes diferencias. De ahí, surgió su interés por conocer diferentes grupos sociales, entender cómo funcionaban y cómo vivían: lo de ella era la sociología.

Un ejemplo a seguir

Indudablemente, ser hija del fundador de Bimbo tuvo que ver en su formación educativa, que le ha permitido ser una mujer exitosa y llevar el nombre de uno de los proyectos más importantes de su padre: Marinela. Aunque a ella, esto no la hace ser diferente: "Las cosas que haces en la vida laboral y personal se hacen por convicción". Cuenta que los cinco grandes conceptos que aprendió de su padre fueron el gusto por el trabajo, compromiso, disciplina, esfuerzo y la dedicación. "Es impresionante, todavía hoy cuando salimos de viaje con él, está preocupado por regresar a trabajar; es un hombre íntegro que admiro muchísimo", afirma.

El mundo laboral

Con su personalidad extrovertida y siempre mirando a los demás, la empresaria supo que tendría que trabajar en apoyo a la educación y, en especial, de la niñez.

Sin imaginar que se convertiría en una pieza clave para la conformación del Papalote Museo del Niño, comenzó su profesión laboral en el área social de la Secretaría de Educación Pública, trabajando de cerca en la capacitación de profesores de primaria y secundaria.

Un año después, en 1989, entró en el Departamento del Distrito Federal, cuando Cecilia Ochelli la invitó a trabajar en la conformación de un museo infantil interactivo, muy al estilo europeo.

"Me encantó la idea desde que me la planteó la señora Ochelli, y dije sí. No dejé mi trabajo en el Gobierno del Distrito Federal, que tenía que ver con la parte social y sólo en mis ratos libres trabajaba en este proyecto", recuerda Servitje.

Los obstáculos

Servitje recuerda que aún cuando el proyecto de hacer un museo interactivo dedicado a los niños, que les dejara un aprendizaje, fue bien recibido por las autoridades y empresarios, la realidad es que en 1992 no se entendía el concepto, por lo que su conformación no fue fácil. "Nos llevó tres años explicar qué es lo que queríamos hacer, incluso había gente que pensaba que tendríamos niños en vitrinas. Tuvimos que montar un prototipo de Museo del Niño temporal para que empresarios y autoridades fueran consus hijos a divertirse", explica.

Para Marinela quedaba claro el objetivo del museo, que además se constituiría de donaciones, por lo que tendrían que unir fuerzas económicas y empresariales, de ahí que invitó a trabajar en este proyecto a personas de renombre en el medio empresarial, tales como Marcos Achar, Juan Beckmann, Fernando Chico Pardo, Carla Comelli de Bossi e Iván Zurita. Conformar un equipo no fue difícil, al final de cuentas cuando se entendió el concepto fue bien recibido por los empresarios y posibles integrantes del Consejo directivo, sólo se tenía que detectar a la gente que tuviera intereses similares y amor por los niños", afirma.

A detalle

Indudablemente conformar un equipo de gente alineada al gusto por la educación, por los niños, capacidad de liderazgo y por saber de qué se trata una empresa no lucrativa y hacerla autosuficiente, eran puntos fundamentales para el éxito del Papalote Museo del Niño, así lo asegura Servitje.

No obstante, el paso de la conformación y consolidación de ese Museo ha hecho que su directora general voltee a ver a nuevos socios capitalistas que contribuyan con la remodelación del museo, pieza clave para que siga adelante en su éxito.

Tal es el caso de Grupo GEO, al mando de Luis Orvañanos Lascurain con quien crearon un área de la vivienda, que tiene el objetivo además de mostrar cómo se construye una casa por dentro y por fuera, se eduque a los niños de cómo deben actuar en caso de sismos: la casa es movible y en su interior se crea un temblor.

La consolidación

"La inversión inicial en el museo fue alrededor de cinco millones de dólares. Sin embargo, hoy se requiere de una inversión anual de 20 millones de dólares para mantenerlo, así como la supervisión personalizada nunca debe de faltar".

La directora y una de las fundadoras de esta empresa no lucrativa, ha logrado abrirse camino en los negocios, desarrollando lo que mejor sabe hacer: apoyar a los que menos tienen.

Vuelo de Papalote

5 de noviembre de 1993. El Papalote Museo del Niño abre sus puertas, bajo el nombre que hace referencia a la libertad, pues Papalótl, en su traducción del náhuatl, quiere decir mariposa, símbolo que se refiere a la libertad y cuyo lema comparte su directora general, Marinela Servitje. En 1996 Papalote se consolidó como el Museo del Niño más visitado en el mundo; en ese mismo año la mesa directiva de El Papalote realiza con éxito una campaña financiera entre la comunidad empresarial para echar a andar El Papalote Móvil, para acercarlo principalmente a comunidades indígenas y campesinas, para junio inicia el desarrollo de Papalote Móvil en Toluca, con más de 70 exhibiciones, con gran éxito que hasta la fecha ha recorrido más de 20 ciudades.

20 de octubre de 1999. Se inauguró el Papalote Móvil II en Ciudad Victoria, con 50 exhibiciones, museo móvil que nacía para llegar a las ciudades medianas y para lo cual, la empresa Coca-Cola incursionaba con mayor fuerza entre los principales patrocinadores inversionistas.

A la fecha, estos museos han visitado 33 sedes en 22 estados de la República Mexicana, y en Guatemala, en Centro América. En conjunto han visto pasar a 4.5 millones de personas.

Junio de 2003. Se inaugura el nuevo sistema de proyección IMAX en tercera dimensión en la Megapantalla.

Febrero de 2004. Llega el Domo Digital Banamex o Planetario, con la más novedosa tecnología digital y experiencias de la NASA y la Agencia Espacial Europea, presentando contenidos educativos Pasaporte al Universo y Vida en otros Mundos.

Actualmente, El Papalote recibe a más de 1.2 millones de visitantes al año, cuenta con más de 300 exhibiciones interactivas permanentes.

Recientemente concluyó un proceso de renovación que actualizó 80 por ciento de los contenidos del museo.