Marketing

Marketing-3272

Marketing-3272
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El reto del cambio

Cuando llega el tiempo de la renovación, también es momento de reorganizar

Mark Henricks*

El cambio en los negocios pocas veces es fácil . Y para un emprendedor cuyos planes se ven interrumpidos por empleados que no modifican su manera de pensar, puede parecer casi imposible. Cambiar la actitud y los valores de la gente es indispensable para llevar a cabo el cambio en la organización, de igual manera que sucede con el modelo del negocio, de la compañía o el cambio de una empresa hecha con base a la experiencia por una administrada mediante sistemas más formales.

Por fortuna, varios empresarios han pasado por ese proceso, de tal forma que hoy, el cambio drástico de replantear la forma de pensar de la gente se entiende mucho mejor. Ese proceso consta de cuatro etapas que ayudará a la mayoría de los empresarios a transitar por el camino del cambio para obtener excelentes resultados.

1. Convence a la gente de que el cambio es necesario. Comienza por suponer que se enfrentarán obstáculos en ese esfuerzo, y trata de descubrir lo que se encuentra detrás de la resistencia, aconseja Donna Kelley, profesora asistente de actividades empresariales en Babson College en Wellesley, Massachusetts. &flashquot¿Se oponen al riesgo? ¿Creen que los empleos están en peligro? ¿No están convencidos de la necesidad de un cambio?&flashquot, preguntas que el emprendedor debe formularse y responder respecto de los empleados, anota Kelley.

La información objetiva puede ayudar a calmar los temores de los empleados, comenta Kelley. Por ejemplo, cuando ella asesoraba a una pequeña compañía de almacenamiento de información, a cambiar la forma en que se manejaba el inventario para reducir problemas de existencias agotadas, encaró la resistencia hasta que comparó una sólida anécdota con números en blanco y negro. Los dispositivos de almacenamiento de información costaron dos mil dólares, mucho más que los productos nuevos. Ella dijo a los empleados: &flashquotcuando tengamos esas unidades de 200 dólares en el mercado, podremos competir&flashquot, estos entendieron la lógica, y se mostraron más dispuestos a probar los nuevos procedimientos.

2. Reconoce y recompensa la conducta que deseas. Por otro lado, castiga (o cuando menos no recompenses) la conducta indeseable. Hay diversas maneras de hacerlo, desde cambiar las revisiones de desempeño y las estructuras de bonos, hasta instituir nuevos premios para empleados diseñados conforme a las nuevas metas. No supongas que el dinero es el único o el mejor motivador. En ocasiones, una celebración pesa más que un cheque. &flashquotLa recompensa económica puede verse como la compra de la cooperación&flashquot, mientras que &flashquotla recompensa no económica puede ser más eficaz&flashquot, dice Kelley.

3. Proporciona modelos de funciones de cambio. Esto ayuda a que los empleados vean en una persona a quien admiren, una conducta deseada. Tú eres el primer candidato para esa labor. No esperes que tu gente siga a otro, aconseja Al Vicere, asesor de administración del Colegio Estatal de Pennsylvania, y profesor de la Universidad Estatal de Pennsylvania. &flashquotLos líderes del cambio no deben ser asesores externos, sino los directivos de mayor rango de la organización&flashquot, porque &flashquotdeben ser los que estén al frente enseñando, guiando y facilitando&flashquot, enfatiza el experto.

4. Asegúrate que tu gente tiene las destrezas necesarias para instrumentar el cambio. Es probable que el aprendizaje de las habilidades requeridas para el cambio organizacional sea diferente al proyecto de capacitación ordinario, de acuerdo con Vicere: &flashquothay dos cosas por hacer: lograr que la gente deje su conducta anterior, y aprenda una nueva conducta&flashquot.

Desde luego, también hay empleados en capacitación reacios al cambio y eso puede bloquear el aprendizaje. Tú puedes incrementar tu disposición de aprender al modificar el entorno, pero no sólo eso, refresca la apariencia de tus productos, servicios y la imagen general de la compañía. Cuando los subalternos ven el cambio en esos elementos, toman conciencia de que también en ellos debe haber una transformación, y estarán más dispuestos en adquirir nuevas habilidades. &flashquotEnvía un mensaje donde manifiestes que en verdad la empresa será diferente&flashquot, anota Vicere.

Mientras tú cambias la forma de pensar de tu gente, no pases por alto tu propia mentalidad. El cambio en el negocio, pocas veces es fácil como cambiar de canal de televisión, la etapa posterior de éste, siempre es lo más difícil, señala Vicere. &flashquotCon el cambio puede haber éxito&flashquot, y &flashquotes entonces cuando el emprendedor se mete en líos, la tarea más grande es mantener el impulso, porque el cambio no es un acontecimiento, es un proceso&flashquot.

* Mark Henricks escribe acerca de temas de negocios y tecnología. Autor de Not Just a Living(No se trata sólo de un medio de vida).

En contexto

href=&flashquothttp://www.soyentrepreneur.com/pagina.hts?N=13719&flashquot>Mantente en cambio constante

href=&flashquothttp://www.soyentrepreneur.com/pagina.hts?N=13991&flashquot>Apuéstale al cambio

href=&flashquothttp://www.soyentrepreneur.com/pagina.hts?N=14642&flashquot>¿Resistencia al cambio?