De medio tiempo

Destrucción de info

Destrucción de info
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Destrucción de info Destrucción de info

Destrucción de info

Un negocio que tiende a ser muy próspero en un mundo decompetencia

Adriana Navarro

Una oportunidad de negocio puede presentarse durante una caminata nocturna:Jorge Kuri, durante un paseo por las calles de Nueva York descubrió unamina de oro.

Toneladas de papeles, disquetes, CDs, planos y tarjetas de crédito,entre otros desperdicios de oficina, eran destruidos por un pequeñoejército de hombres uniformados, quienes utilizaban trituradoras de dosmetros de ancho instaladas en camiones de volteo.

Desde ese momento, el empresario mexicano no pudo alejar de su mente la idea deestablecer un negocio similar en la ciudad de México, para ofrecer elservicio de destrucción de información confidencial a domicilio.

Días después, Kuri consiguió la gorra, el uniforme y unpuesto de trabajo temporal en uno de esos camiones, con una de lascompañías que operan en el país vecino, su misiónera conocer a detalle la operación del negocio, lo que logródespués de varios días de jornada.

Ya en México, con una inversión de 500 mil dólaresadquirió un par de camiones canadienses equipados con potentestrituradoras. Al frente de la empresa que fundó hace tres años,Destrucción de Información Móvil, el emprendedor se dedicaa evangelizar el mercado mexicano, ya que todavía son muy pocas lasfirmas que se preocupan por cuidar dónde termina sus listas de clientes,nóminas, fórmulas, estados de cuenta o presupuestos. Esteservicio tiene un costo de entre cuatro y cinco mil pesos por toneladadependiendo el material.

En Estados Unidos, las compañías destruyen la informaciónque generan para proteger a sus clientes y para evitar sanciones legales. Esoexplica por qué la mayoría de los clientes de Jorge Kuri enMéxico son firmas multinacionales como Morgan Stanley, McKinsey &Company, PriceWaterhouse Coopers, Microsoft y Nextel, entre otras 80organizaciones.

&flashquotNos ha costado mucho trabajo vender el servicio, porque tenemos que empezarpor convencer a la gente que no puede tirar al bote de la basura papeles&flashquot,explica el empresario.

Comprender nuevos mercados y atenderlos antes que demanden servicios es un arteque sólo los emprendedores saben arrancar y concretar.