Emprendedores

Joya emprendedora

De tocar puerta en puerta para vender sus creaciones, una emprendedora ahora abre la puerta de sus 10 sucursales.
Joya emprendedora
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Tanya Moss empezó vendiendo joyas de puerta en puerta. Once años después de aquella incursión en el mundo de los negocios, hoy es dueña de la empresa que lleva su nombre y cuenta con 10 tiendas en todo México: cinco en el Distrito Federal, dos en Cozumel y el resto en Playa del Carmen, Monterrey y Cabo San Lucas.

"Mi estrategia es atender al cliente de excelente manera, para empezar, y que sepa que está comprando un producto para siempre, de la mejor calidad", dice Moss, al revelar la táctica que la ha posicionado como una empresaria exitosa.

Diseño de frutos

Aunque admite que trae la joyería en la sangre, fue hasta que Tanya Moss realizó el intercambio académico con una institución estadounidense cuando mantuvo su primer contacto serio con el oficio. "Estudiaba la carrera de Diseño gráfico y me fui a una Universidad en el sur de Illinois, una de las diez especializadas en joyería, en Estados Unidos. Ahí aprendí a ser joyera."

A su regreso a México, la emprendedora realizó sus propios diseños y se familiarizó con el mundo de la joyería: "Busqué joyeros, alguien que plasmara mis ideas, y a pesar de que sé trabajar las joyas, prefiero sólo diseñarlas y que alguien más las haga". Sus primeras creaciones las hizo en plata (años más tarde introduciría el oro) y consolidó una pequeña colección, lo que la llevó, en 1996, a dejar el diseño gráfico y profesionalizar su pequeño negocio.

Con golpes firmes

Al principio no fue fácil, Moss tuvo que tocar decenas de puertas y "darse de topes". "De 1993 a 1996 vendía mis piezas de casa en casa. Iba con una maletita a las tres o cuatro citas semanales que tenía con mis clientes. Empecé con conocidos y amigos, y luego ellos mismos fueron recomendándome con más gente". Pronto su gran habilidad para vender afloró, pues en una sola cita podía colocar de dos a cinco joyas. El precio de sus diseños, en esa época, iba de $300 a$700, y obtenía una ganancia aproximada de 300 por ciento. En cuanto a la inversión inicial del negocio ambulante, ésta fuede 20 mil pesos. Tanya nunca tuvo que pedir un crédito, pues su empresa se auto sustentaba. El negocio fluyó y en 1996 la marca Tanya Moss abrió su primera tienda, en el pasaje Polanco. "Fue una decisión empírica, me di cuenta de que funcionaba y me aventé a rentar un local, en el que trabajábamos sólo tres personas. Hoy somos veintiocho trabajadores en las tiendas y en la oficina que montamos."

Un buen pulido

Con una inversión inicial entorno a los 100 mil pesos, la empresaria continuó agregando piezas nuevas a su colección, además devarios tipos de piedras preciosas y semipreciosas; incluso la piedra volcánica hace parte de su material de trabajo. Moss asegura que no hay día en que no invente un nuevo diseño para su catálogo de joyas, que hoy ronda las tres mil unidades, entre aretes, anillos, collares y pulseras. Uno de sus collares ganó en noviembre pasado el concurso latinoamericano de perlas de Tahití, en su categoría.

El fluir del agua, el nombre de la joya, cuesta $550mil y sólo se encuentra en la tienda de Cozumel; en el resto de las tiendas se puede encontrar un juego de aretes por $150, que es el precio de las piezas más baratas.

Contactos

Tanya Moss. info@tanyamoss.com

http://www.tanyamoss.com