Consultoría

Los Famosos Contratos

Los Famosos Contratos
Crédito: Depositphotos.com

Los Famosos Contratos ¡Cuidado antes de Firmar!

¡Cuidado antes de Firmar!

Cinco preguntas que debes hacerte antes de poner tu firma en cualquierpedazo de papel

Por Por Steve Nubie y Joan E. Lisante

Si tu insomnio resiste soporíferos y recuento de ovejas, pruebaescanerar un lindo contrato de 10 páginas antes de irte a acostar. Lasola mención de la palabra &flashquotcontrato&flashquot hace que la mayoría caigaen un estado vegetativo irreversible.

Pero sin importar si estás haciendo un pedido de mobiliario de oficina olo que sea, necesitas estar despierto. Los contratos, más que cualquierotra cosa pueden determinar el éxito o fracaso de tu negocio. Todo ellomantiene unido tu negocio.

Por lo tanto, antes de tomar la pluma y firmar, responde a las siguientes cincopreguntas sobre el contrato que tienes encima de tu escritorio:

1. ¿Es un contrato? Este es un acuerdo entre dos personas onegocios (la palabra &flashquotparte&flashquot se usa con regularidad). Una parte hace unaoferta; la otra, la acepta. Ambas partes deben aportar algo de valor al trato(dinero, un producto o servicio) o ceder algo de valor (como el derecho ademandar). El contrato debe ser legal; por ejemplo, no puede contratarse laapertura de un casino en un estado donde el juego esté prohibido. Yambas personas/negocios tienen que ser capaces de celebrar contratos (tenersuficiente edad y salud mental). Si se cumplen estas cuatro condiciones,estarás ante un contrato válido.

2. ¿Logra lo que estás buscando? Haz una lista de lo quedeseas lograr con este acuerdo. Por ejemplo, en el caso de la renta de un auto,¿qué reparaciones amparará? Tu lista debe incluir todos lospuntos y condiciones necesarias, así como las disposicionesindispensables. Date suficiente tiempo para la lectura, negociación ymodificación del contrato antes de firmar.

3. ¿Hay cabida para lo imprevisto? ¿Reconoce que las cosas nosiempre salen conforme a lo planeado? Digamos que te dedicas a la venta demuñecos de peluche coleccionables, los Pachoncitos Luminosos, que tienenforma de animales con ojos que brillan en la oscuridad. Sólo hay unproblema: tu proveedor de ojos se declaró en bancarrota y letomará tiempo encontrar un sustituto. Para evitar enemistarse con loscomerciantes (y un sinfín de niños), deja tiempo entre fechas deentrega cada vez que te sea posible. También, indaga cómoresolver disputas sin llegar a los tribunales.

4. ¿Lo ha visto un profesional? ¿Hay algo que aún noentiendas? Tal vez no tengas un asesor interno o socio abogado que contestetodas tus preguntas legales, pero hay opciones económicas para obteneruna buena asesoría. Consigue el mejor consejo, incluso sobre aspectosfiscales. Muchos estados tienen leyes &flashquoten español sencillo&flashquot que seaplican a contratos. Haz preguntas hasta que todo lo que estás acordandote quede claro. Cindy Lynn Wofford, una abogada, advierte a sus clientes queestén pendientes de &flashquotcualquier palabra o término que pueda tenermás de un significado&flashquot. Wofford ha visto situaciones en las que unaparte &flashquotcrea ambigüedad a propósito para que la otra parte pienseque está acordando tal cosa. Después, la contraparte reclama quelas partes querían decir otra cosa&flashquot.

5. ¿Es un trato justo para ambas partes? Desde que el primerempresario cavernícola cambió su garrote por un conejo asado, loscontratos han mantenido el comercio en apogeo. Los más exitosos sonaquellos en los que ambas partes ganan. ¿O acaso no es más probableque haya disputas y cancelaciones de contratos si una parte &flashquotexprime&flashquot a la otrasimplemente porque puede hacerlo? (Sólo recuerde el caso de ciertaafamada empresa de software.) También, si se favorece demasiado a unaparte, pudiera ser que el contrato no sea válido.