Consultoría

Corajes Por El Flujo De Efectivo

Corajes Por El Flujo De Efectivo
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Corajes Por El Flujo De Efectivo ¿Problemas con el Flujo de Efectivo? A Todos les Ocurre

¿Problemas con el Flujo de Efectivo?

No estás solo, descubre cómo otros empresarios han atravesadopor este problema y cómo han salido adelante

Por Aliza P. Sherman

Todos hemos escuchado algo sobre la ley de Murphy: &flashquotCualquier cosa que puedasalir mal, saldrá mal.&flashquot Pero, ¿qué hay de la ley del flujode efectivo?: &flashquotSin importar la cantidad de dinero que vayas a recibir,ésta nunca llegará a tiempo para cubrir tus gastos.&flashquot

Toma nota de este fenómeno como uno de los trapitos sucios que nunca seventilan. Y, como nunca se toca el tema, de improviso te verás hasta elcuello de facturas, con tu cuenta bancaria casi en ceros, y sin saber aquién recurrir.

Mi primera experiencia con los corajes por la falta de liquidez sucedióen mi segundo año como empresaria, cuando ya teníamos personal,oficina, equipo y los gastos generales usuales de cualquier negocio encrecimiento. Un día, mi socio me llamó a su oficina yanunció: &flashquotSi no recibimos un cheque antes del viernes, no podremos pagarla nómina.&flashquot ¿No pagar la nómina? ¡Imposible!Teníamos muchísimos clientes y una tonelada de trabajo enproducción. ¿Cómo es que nuestra cuenta bancaria estaba tanvacía que tal vez no pudiéramos pagarle al personal?

Teníamos cerca de un cuarto de millón de dólares encuentas por cobrar y menos de $10,000 en el banco. El dinero que entraba seusaba de inmediato para pagar las cuentas que habíamos acumulado durantevarios meses. Sin importar nuestros ingresos, nunca podíamos ponernos aldía.

A Todos les Ocurre

Ese primer susto con el flujo de efectivo se pasó cuando un mensajeroliteralmente nos trajo un cheque al mediodía del viernes. Corrimos acambiarlo antes de que cerrara el banco y el gerente lo ingresó en firmeen nuestra cuenta. Todos suspiramos aliviados, nos secamos el sudor de lafrente y en broma dijimos que necesitábamos un trago. ¡Quémilagro!, y afirmamos no dejaremos que suceda de nuevo.

Pero sucedió.

¿Fue única nuestra experiencia? Difícilmente. Alison BerkeMorano de bworks.com, una empresa de desarrollo de servicios en Internet,relata los primeros días de su negocio en 1995. Al principio, muchogasto y poco ingreso. &flashquotPrincipalmente gastábamos en mercadotecnia ypublicidad, así como en arrancar nuestro sitio Web&flashquot, explica Morano.&flashquotTuvimos que decidir qué era importante y qué no. (Latecnología de punta: importante. Zapatos nuevos: no tan importante). Y,como les sucede a muchos emprendedores, cuando la liquidez era realmentemínima, teníamos unas cuantas tarjetas de crédito conlímite bajo para salir del bache.&flashquot

Seis años más tarde, Morano tiene una empresa floreciente y opinaque su perspectiva sobre el gasto, la administración y el manejo deldinero ha madurado. &flashquotCreo que realmente analizo lo que hago y planeo a futuropara evitar situaciones difíciles. He aprendido a lidiar con latensión de manejar mi propia empresa y a vigilar las utilidades.&flashquot

A Catherine Delett, fundadora de Razzberry.com, una comunidad en líneapara chicas adolescentes, al principio le resultó difícil admitirque necesitaba ayuda. &flashquotLa primera vez que tuve que pedir prestado para pagar mialquiler me fue muy difícil&flashquot, admite. &flashquotIba a recibir dinero, pero en esaépoca mis gastos superaban los ingresos. Acumulé varias deudascon la tarjeta de crédito, pero eso me dio flexibilidad para mantener elnegocio en marcha. Ah, y además encontré a un magníficocontador.&flashquot

Michael Diamant, presidente y director ejecutivo de iClips, un serviciogratuito de mensajería en Web, señala que apartar efectivo cuandose piensa que no se necesitará por el momento da buenos resultados. Estolo aprendió en su primera compañía, cuando tuvo quepresionar el pago de cuentas vencidas para que sus empleados tuvieran suaguinaldo a tiempo para Navidad. &flashquotManejo mi empresa de manera conservadora enlo que toca al efectivo&flashquot, señala. &flashquotNo me gusta tener que solucionarproblemas de corto plazo relacionados con la falta de liquidez, y he tomadomedidas para evitarlo, ya sea cerciorándome de que puedo tener liquidezrápidamente u obtener un crédito extra.&flashquot

En lo personal, he afrontado los altibajos derivados de la entrada y salida deefectivo en mi empresa, y sigo viva para contarlo. Como dice Morano: &flashquotA fin decuentas, vale la pena. Es muy satisfactorio saber que estamos a cargo,corriendo los riesgos y poniendo en práctica todas nuestras ideas.&flashquot