Marketing

Cumpla Lo Prometido

Cumpla Lo Prometido
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cumpla Lo Prometido Lo Prometido es Deuda

Lo Prometido es Deuda

Comprométete con tu negocio y evita a toda costa perder credibilidadante tus clientes y prospectos

Por Sean M. Lyden

Cuando iniciaste tu empresa, querías hacer cuanto negocio pudieras, encualquier lugar y a cualquier precio ¿no es verdad?. Ahora, teestás volviendo loco tratando de atender a todos los clientes y demanejar todos los aspectos de recursos humanos, legales, contables yadministrativos de tu empresa. Has abarcado tanto que te cuesta mucho cumplirlas promesas hechas a clientes, empleados, inversionistas... a cualquiera quetenga que ver en el éxito de tu negocio. ¿Cómo volver albuen camino?

1. Asume tu responsabilidad. Tal vez llegaste 15 minutos tarde a lajunta con un cliente o entregaste un proyecto dos días después dela fecha pactada. ¿Cómo corregir la situación? Resiste a latentación de dar excusas como &flashquot¡No puedo creer el tráficoque había hoy!&flashquot Al disculparte, das la impresión de no tenercontrol de tus actividades o tu vida. Mejor, asume tu responsabilidad, sinimportar quién es el culpable. Si no llegas a tiempo a una junta, no leeches la culpa al tráfico o a tu agenda apretada. Cuando se asume laresponsabilidad, se empieza a reconstruir la credibilidad ante losdemás.

2. No pierdas tu enfoque. &flashquotLos empresarios neófitos son comocachorritos en el parque&flashquot, dice Michael Kogon, fundador y presidente ejecutivode WebSiteforFREE.com, compañía que ayuda a las pequeñasempresas a arrancar un punto de venta Web gratuitamente. &flashquotAl principio quierenatrapar la pelota a toda costa, pero luego se distraen con la fuente, unpalito, una mariposa, un silbato, una ardilla, otros cachorros,etcétera. Aunque parezcamos listos y llenos de energía, no nosconvertimos en `perros grandes' de esa manera.&flashquot

No caigas en la tentación de aceptar proyectos que no puedas hacer o devender productos que no puedas sacar. A menos que tú y el cliente tengantiempo y dinero extra para experimentar, concentra tus esfuerzos en lo quehaces mejor.

3. Establece expectativas realistas. Antes de incrementar tunúmero de clientes, asegúrate de contar con el personal, elinventario y la infraestructura para manejar un mayor volumen de ventas. De locontrario, estarás destinado a fracasar. Es necesario darse cuenta deque, a medida que la empresa crece, la dirección tiene que ser untrabajo de tiempo completo. Una manera segura de fracasar es intentarproporcionar un servicio y dirigir una empresa al mismo tiempo.

4. Reacondiciona tu mente. Si consideras que el incumplimiento depromesas es ya una constante en tu vida, pudiera ser que hayas acondicionado tumente para permitirte hacerlo. Si te sientes desalentado porque vas atrasadocon un proyecto y piensas: &flashquotYa lo estoy haciendo de nuevo. ¡Parece quesiempre me meto en este lío! ¿Qué carambas me pasa?&flashquot Cuantomás pienses de esta manera, menos capacidad tendrás de sentir quepuedes cambiar. Rompe ese círculo vicioso repitiéndote enunciadoscomo estos:

Llevo a buen fin todos mis compromisos de trabajo.

Conozco las prioridades y me apego a ellas.

Se me conoce por cumplir mi palabra.

A los clientes les agrada trabajar conmigo por que soy confiable.

Creo en cambios duraderos.

En una hoja de papel o en tu diario, responde a estas preguntas:

¿En qué aspectos no estoy cumpliendo? Tal vez se trata de cumplircon las fechas de entrega de proyectos, hacer llamadas de ventas o pagarpuntualmente a los vendedores.

¿Por qué no puedo ser cumplido? Puede deberse a compromisosexcesivos, retrasos, incompetencia o tiempos de entrega poco realistas. Cuandoidentifiques las causas subyacentes del problema, podrás solucionarlasdirectamente y con mayor eficiencia.

¿Qué puedo hacer al respecto? Si la causa subyacente de no poderentregar a tiempo tus proyectos es que tus compromisos son excesivos,reevalúa tus prioridades. ¿Qué tareas debes eliminar?¿Cuáles debes relegar? Si la causa son los retrasos, tal vezdeberías fijar fechas límite propias, antes que las pactadas conel cliente.

Sin importar cuál sea tu caso, es posible dejar de caer en las mismastrampas si se coordinan las medidas a tomar con las fechas límite.

El beneficio será tu propia tranquilidad mental. No hay nada peor que elmiedo a tomar la llamada de un cliente furioso; y eso es justo lo que sucedecuando los empresarios no cumplen sus compromisos y promesas.