Consultoría

La marca tiene vida

La marca tiene vida
Crédito: Depositphotos.com

La marca tiene vida La Tierra de lo Gratuito

La Tierra de lo Gratuito

Si vas a apoyarte de pasantes o voluntarios para tu negocio, aprende aelegir los mejores

Por Joan E. Lisante

Para los emprendedores siempre ocupados, toparse con un candidato a lamaestría en administración que busca hacer su servicio social lescausará más felicidad que un niño de seis añoscuando encuentra un carrito en una caja de Rice Krispies. Pero tambiénel que hace el servicio social se beneficia: conoce los trucos, hace contactosvaliosos y aprende a escribir un curriculum de más de dospárrafos.

Pero antes de inundar tu oficina con caras nuevas, deténte y reflexionacuál es tu objetivo al apoyarse de trabajadores voluntarios. Invitar aalguien a manejar cualquier aspecto de tu negocio sin que tú lo conozcasbien es riesgoso, pero con reflexión y preparación se obtieneapoyo sin arriesgar a tu empresa ni perjudicar a los clientes. Éste esel secreto:

1. Elabora un perfil de todos los puestos que esperas llenar. Incluyeinformación acerca de las obligaciones y las aptitudes requeridas; de lasupervisión y capacitación que se proporcionarán;dónde y cuándo trabajará esa persona, y cuálserá su cargo. Esto no sólo servirá para seleccionar a loscandidatos idóneos, sino también afinará tu propioenfoque.

2. Pide a los candidatos que llenen una solicitud. Esta deberátener espacios para anotar las aptitudes y la experiencia, los datosbásicos de identificación, y si tienen antecedentes penales.Incluye una cláusula de consentimiento que te otorgueautorización para verificar las referencias.

3. Entrevista a los candidatos probables. El tiempo te dirá siesa persona es la adecuada y si tiene la motivación para trabajar sinrecibir pago alguno. Confía en tu corazonada, que algunas veces esmás exacta que toda la documentación que pudieras reunir, pero note apresures en la decisión, porque podrías equivocarte.

4. Aprende a motivar a la gente. Toma el ejemplo de Katy Watkins,presidenta de una asociación de alumnos voluntarios de Ohio: Aunquenuestra misión era clara, señala Watkins, los voluntarios nosabían exactamente cuál era la meta. En cambio, el día queel comité ejecutivo decidió renovar un edificio,proporcionó a los voluntarios algo de qué asirse. Para mí,la clave de la motivación y de aprovechar el talento es tener siempreplanes para hacer algo.

5. Capacita a los voluntarios. Aunque no seas propietario de unamegaempresa con un fenomenal departamento de recursos humanos, sí puedesnombrar asesores y enviar a tu personal a los cursos de capacitación dela zona.

6. Haz una lista de las actividades que realizarán losvoluntarios y determina si tu póliza de responsabilidad civil y deaccidentes 1) cubre totalmente a los voluntarios y, de ser así, 2) sicubre las actividades importantes. Si no, amplía la cobertura deinmediato. Tus primas de seguros se mantendrán en el nivel másbajo si los voluntarios están bien capacitados y supervisados. Si vas atener voluntarios en el consejo directivo, no olvides el seguro deresponsabilidad civil para directores y funcionarios.

7. Procura que las expectativas sean realistas. No todos los voluntariosson igualmente incondicionales. Como señala Watkins: aclare el motivopor el que los voluntarios ceden tiempo (además de aprender ciertasaptitudes): algunos quieren socializar; otros quieren devolver algo a lacomunidad; otros más sólo quieren hacer algo. Haz un esfuerzo porsatisfacer sus necesidades con acciones concretas, pero sin dejar de cumplir lamisión de la empresa. No es tarea fácil.

8. Conoce las leyes. La Ley Federal del Trabajo establece el salariomínimo y el número máximo de horas que un empleador puedeexigir a sus empleados que trabajen (sin pagar tiempo extra). Para que alguiensea clasificado como voluntario, y en consecuencia esté exento de dichaley, no podrá sustituir a un empleado o desequilibrar las oportunidadesde empleo de los demás, haciendo un trabajo que podría serrealizado por un empleado regular.

Felicítate por tener la capacidad de que tu empresa tenga el personalsuficiente y, simultáneamente, encarrilar a alguien en una carrerasatisfactoria y lucrativa. Y dado que no es gratuito, los voluntarios puedencontarse entre los empleados más entusiastas y quizá algúndía formen parte de tu equipo directivo. Al igual que los negocios,¡los estudiantes también crecen!