Consultoría

¿Quién es el Verdadero Protagonista

¿Quién es el Verdadero Protagonista
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Quién es el Verdadero Protagonista Los Verdaderos Protagonistas ¿Qué Puedes Hacer?... ¡Innovar! La Nueva Administración

Los Verdaderos Protagonistas

Descubre la importancia de tratar a tus trabajadores como empresariosindependientes

Por Rodolfo Urdiain

Cuando decimos &flashquotel cliente es el protagonista&flashquot probablemente no valoramos en sujusta medida lo que se quiere decir: nuestro fracaso, nuestro negocio, nuestrasacciones... ¿el cliente es el protagonista de qué?

Primero valoremos esto: si el cliente es el protagonista de nuestro triunfo,entonces ¿dónde quedan todos nuestros esfuerzos por innovar y crearuna empresa diferente? Si el cliente es el protagonista de nuestro fracaso¿dónde queda entonces todo aquello que no hicimos en el negocio oprofesión, por miedo al qué dirán? Si el cliente es elprotagonista de nuestro negocio, ¿qué pasa con la frase &flashquotnuestronegocio&flashquot?; si es verdad que el cliente es el protagonista de nuestras acciones,entonces ¿quiénes somos nosotros, los que hacemos dichasacciones?

Démosle un giro a ese pensamiento y vayamos a la realidad. Si ponemos unnegocio y luchamos porque éste triunfe y crezca, no es por el clientemismo, es porque (debemos aceptarlo) nos gusta ser los protagonistas; entoncespodemos estar de acuerdo en que el cliente no es el protagonista, es nuestroobjetivo, nuestra meta, por lo tanto, el cliente debe ser el objetivo denuestro protagonismo.

Cuando reconocemos lo anterior, cuando aceptamos que nos gusta serprotagonistas (por algo somos emprendedores), entonces podemos aceptar que lostriunfos empresariales y los fracasos son nuestros, entonces estaremos encondiciones de luchar, de estirar la mano y alcanzar las estrellas.

Lo anterior parece perfecto, siempre y cuando seamos nosotros los que atendamosal cliente, porque a fin de cuentas, es nuestro cliente ¿no?, él vaa comprar en nuestro negocio, no en el de nuestros empleados. Es muy raroencontrarse con un empleado capaz de innovar, si eso sucede, entonces,él (nuestro empleado) se topa con la cruda realidad de que: uno, elcliente es el protagonista, o dos, el dueño es el protagonista; yfrancamente, si el empleado es de esos pocos que tienen el empuje para ser elprotagonista, tarde o temprano terminará por ser nuestra competencia.

¿Qué Puedes Hacer?... ¡Innovar!

Ya que estamos hablando de esto, qué mejor que hacer de cada uno de losque laboran con nosotros una empresa en potencia, un grupo de prestadores deservicios, dueños de su tiempo y de sus ganancias; que ellos sean suspropios jefes, sus propios administradores y usted, su cliente.

¿Cómo lograrlo? Fácil, con confianza y comunicación.En un principio, tal vez la idea sea rechazada no sólo por ti, sino porellos mismos, ya que la posición de empleado es muy cómoda, si secompara con la de un dueño. Como empleado se tiene acceso a ciertonúmero de &flashquotprotecciones&flashquot como seguro social, reparto de utilidades,vacaciones por ley, días feriados, aguinaldo y algunos etcéterasque como dueño no se tienen; como empleado, uno recibe su sueldo cadaquincena, no importando que el negocio haya facturado uno o mil millones; comodueño, uno gana más mientras más productivo es elnegocio.

Convierte a tus empleados en empresas independientes contratadas por ti, yayúdalos a que funcionen como tal, de esa forma no se crearáncompetencias futuras, sino apoyos continuos; he aquí algunassugerencias:

1. Forma equipos de trabajo, dedicados a clientes específicos

2. Reparte las utilidades. Con esto no quiero decir que te conviertas en elmecenas de nadie; establece tus costos y fija tus ganancias por cliente; elresto de lo que se genere por cada cliente que corresponda a ese equipo detrabajo, se puede dividir en partes iguales para cada miembro del equipo. Paramuchos, esta idea puede ser algo alocada, sin embargo, la prácticademuestra que cada empleado siempre terminará ganando más de loque con anterioridad percibía y tú también.

3. Deja que ellos elijan a sus líderes. En un grupo siempre hay alguienque sabe más o que tiene una mejor capacidad para dirigir; así eljefe de ese equipo será aquel más capaz, no aquel que ganemás, y estará obligado consigo mismo a mantener esaposición.

4. Que cada grupo de trabajo, cada empresa individual, entienda que a mayorutilidad generada por sus clientes, mayores ganancias habrán para ellos.Que se comprenda que tú eres uno de sus clientes, y que los estáscontratando por lo que saben hacer.

5. Fija un monto específico para que ellos &flashquotmantengan felices&flashquot a susclientes, que cada mes cuenten con una cantidad de dinero destinada a mantenera gusto a sus clientes; ellos, al ser sus propios jefes, se sentiránobligados a realizar la labor de relaciones públicas.

6. Permite que ellos tomen decisiones respecto del uso de sus recursos; porejemplo: si esa &flashquotempresa in house&flashquot recibe ya, sumando todos los sueldos,$80,000 al mes, y el equipo es de seis personas, ellos pueden decidir sicontratan a alguien más, con sus mismos $80,000 o &flashquotdespiden a uno que nofuncione&flashquot para repartir su sueldo entre ellos. A fin de cuentas, nadie va aquerer trabajar de más o eliminar a un buen elemento, y nadiequerrá ganar menos cuando no es necesario otro empleado.

7. Házlos sentir dueños del control en esa parte del negocio, quees su propio negocio; se sentirán en deuda permanente contigo, ysabrán que, si no funcionan, pueden perder al cliente másimportante, aquel por el que pueden recibir más ganancias...túmismo.

8. Bríndales la oportunidad de crecer; ofrece cursos decapacitación, permanente acceso a la información másreciente en lo relacionado a su área; dales opciones reales para la tomade decisiones.

La Nueva Administración

Seguramente la idea de convertir en empresarios a tus empleados y llenarlos de&flashquottantas comodidades&flashquot parezca absurda, sin embargo, imagina que gran parte detus competidores no fuesen competidores tuyos, sino empresas que te den lasganancias que indiques; que los clientes que hoy tienes fueran la razónreal por la que tus empleados trabajan; que te liberes un poco de los problemasabrumadores que implica ser el dueño absoluto.

Imagina que tus empleados son tus protagonistas, que buscan ser losprotagonistas de su ascenso, que entiendan que a mejor trabajo, mejor nivel devida; que todos ellos consientan y cuiden a sus clientes, tal como tú loharías.

Y que ellos sepan que, como algunas veces sucede, si ese cliente se va, ellostambién, ya que fueron contratados para un cliente específico, oque si ese cliente decide pagar menos, ellos ganarán menos, ya que ganantal como tú lo harías, del mismo modo en que, si paganmás, ganarán más.

Esta es la nueva administración, una forma de laborar basada en elprotagonismo, en la que el cliente es el objetivo, el empleado es el empresarioy tú... el protagonista de un cambio en la manera de hacer negocios.

Rodolfo Urdiain es creador del Método Neurona yfundador del Club Creativo Neurona, un club de publicistas que atiende aclientes de cualquier tamaño. Email: neurona@z.com