Consultoría

¿Vender la empresa familiar

¿Vender la empresa familiar
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Vender la empresa familiar ¿Vender la Empresa Familiar? Acabando con los Mitos Las Preguntas Básicas Contactos

¿Vender la Empresa Familiar?

Si alguien ofrece comprar tu empresa, piénsalo muy bien y, sobretodo, evita caer en los errores más frecuentes

Por Patricia Schiff Estess

Cuando alguien pretende adquirir una empresa familiar, los miembros deésta deben ver más allá de las cifras y considerarseriamente qué es lo que estarán ganando y, obviamentetambién, perdiendo en dicha transacción.

¿Qué ocurre cuando un comprador potencial ofrece una fuerte sumapor una empresa familiar? Cada vez es mayor el número de familias que seenfrentan a esta situación, pues la venta de empresas familiares hacobrado auge. Pero, ¡cuidado! si se toman en cuenta únicamente lasrazones financieras tradicionales para saber si tiene sentido realizar laventa, es fácil caer en la tentación de la oferta inicial.

Richard Narva, consultor en la empresa Genus Resources, firma dedicada a laconsultoría de empresas familiares, afirma que el problema no radica enmeditar la venta de la empresa a partir del incentivo financiero, sino en quelos parientes compartan valores, conciencia del legado de la empresa yesperanzas comunes sobre el futuro.

Por supuesto, es preciso ponderar el futuro de la compañía yanalizar las condiciones internas y externas previsibles que pudieranafectarla. También conviene analizar si es el mejor momento paravenderla, en función del mercado y de su grado de desarrollo,además de evaluar si la siguiente generación se encuentrapreparada, si es competente y si está dispuesta a asumir laresponsabilidad.

Pero la venta de una empresa familiar implica mucho más. Y si crees enla validez de los mitos siguientes en torno a una posible venta, másvale que los descartes antes de pensar en vender.

Acabando con los Mitos

Mito # 1. Hay que decidir. Vender o no vender. No se trata de unasituación excluyente. Dependiendo de los motivos que existan para vendertu empresa, puedes considerar varias opciones como la recapitalización,una adquisición apalancada, un plan opcional de venta de acciones aempleados, cotizar en bolsa, contratar un gerente externo que se encargue de lacompañía, o bien, vender unas cuantas acciones a un inversionistaajeno a la familia.

Mito 2: Somos buenos negociantes, así que no nos cuesta trabajonegociar la venta. Tal vez seas un excelente negociador con tusproveedores, pero quienes no se dedican a otra cosa más que a vender ycomprar negocios tienen una enorme ventaja sobre los dueños de unaempresa familiar. Sería ingenuo pensar que tú eres másexperto en este campo que los profesionales.

Mito 3: Tenemos una empresa rentable, por lo que podemos sacarle muchojugo. Quizá sí, pero... tal vez no. Una división en lafamilia repercute en el valor de la empresa, situación que puedeaprovechar el comprador. Un negociador astuto sacará ventaja delconflicto en favor del comprador. Y aquí no hay lugar a dudas: loscompradores averiguan con facilidad qué empresa es vulnerable ycuáles son sus puntos débiles.

Mito 4: Incluso si no concretamos la venta, ¿qué hay de malo ensaber cuánto vale la empresa, en caso de que un día decidamosvender? El vendedor rara vez sospecha lo complicado del procedimiento porel que atraviesan los compradores. Charles Epstein, de la firma EpsteinFinancial Services, señala que cuando los empleados perciben que puedesuceder lo inimaginable que la familia venda su moral y productividad bajan.Por ende, se corre el riesgo de perder gente valiosa que podríaconvertirse en el competidor de enfrente.

Mito 5: Nos aseguraremos de que nuestros empleados obtengan buen trato.Tal vez puedas negociar un buen trato para ti y los empleados, pero ello no esgarantía de que dure. Joseph Rothberg vivió esta experienciacuando vendió a un competidor un tercio de las acciones de sucompañía de vinos y licores, Manhattan Distributing Co. Ély su yerno, Nolan Crane, quien era presidente de la empresa, firmaron contratosa largo plazo, y Rothberg estaba satisfecho con el trato porque &flashquotnohabía mucha diferencia en la cultura de ambas empresas&flashquot, explicaMargaret Crane, hija de Rothberg. Pero hace poco la empresa que adquirióManhattan Distributing fue vendida a un competidor más fuerte, yempezaron los cambios de cultura.

Incluso si tú y tus parientes conservan el empleo que tenían conel primer dueño, esto cambiará una vez que se firme el nuevocontrato. Herman Schlottman avala lo anterior. Permaneció en ControlLogic Inc., fabricante de controles para computadora que él y su esposafundaron hace 27 años, después de haberla vendido a cuatroempleados clave. Aunque sigue contento con la venta, ahora se considera &flashquotunpeón&flashquot porque no tiene la autonomía y libertad que teníaantes.

Mito 6: La venta no modificará las relaciones entre nosotros ni conla comunidad. Todas las familias padecen una cierta tensión cuandolos parientes trabajan juntos, y las relaciones entre ellos semodificarán según la capacidad que tenga cada uno para enfrentarlas tensiones.

Si tú y tu familia no se soportan o no comparten metas similares en laempresa, una venta que reduzca el contacto cotidiano y te libere de tu papelcomo socio podrá mejorar las relaciones personales entre ambos. Pero sidisfrutan y se apoyan mutuamente todos los días, experimentaránuna enorme pérdida personal.

Según Crane, su lugar en la comunidad no ha cambiado mucho porque lagente aún no se percata de las repercusiones de la venta, peropodría hacerlo. Por ejemplo, antes solían donar vino a variosactos de caridad para ayudarlos a reunir fondos. Los nuevos dueñospodrían continuar haciéndolo, pero ¿cómo tener laseguridad?

Si estás considerando la posibilidad de vender tu empresa, echa unvistazo proactivo al futuro. Averigua las opciones, apoyándote enasesores profesionales de alta calidad y platicando la posibilidad con tufamilia.

&flashquotAnalizar el impacto que tendría una venta en la familia es un asuntoprofundamente emocional que se debe poner sobre la mesa&flashquot, afirma Narva. Cuandola familia reflexiona en lo que la empresa significa para cada uno,sabrá si la venta es una oportunidad que no se debe dejar ir o siprovocará un trastorno emocional que no vale la recompensa financiera.

Las Preguntas Básicas

¿Qué hacen los dueños cuando desean jubilarse y no tienenhijos que puedan o quieran sucederles en el negocio? O peor aún,¿Qué pasaría si uno de los fundadores o principalesaccionistas de la empresa falleciera repentinamente?

¿Qué hacer cuando la casi totalidad del patrimonio de la familiaestá &flashquotbloqueado&flashquot en la empresa y quiere  liberar parte delpatrimonio para reducir riesgos y, al mismo tiempo, seguir trabajando en laempresa? En los mismos términos, ¿Cómo cancelar los avalespersonales que hicieron a favor de la empresa? Finalmente, ¿Quéhacer cuando se necesita capital para expansión o liquidez y no se puedeconseguir de los bancos?

¿Cómo resolver el conflicto cuando los miembros de una familia quegestionan la empresa familiar prefieren invertir en ella para su crecimiento;mientras los demás miembros, que no trabajan en la empresa, soloestán interesados en dividentos?

¿Qué hacer cuando la empresa ha pasado a manos de la segunda otercera generación y la mayoría de estos accionistas no trabajaen la empresa, no tiene cariño por ella, o peor aún, seestán peleando entre sí?

¿Qué hacer cuando quieren buscar un socio para fusionarse, con elobjetivo de complementar la gama de productos, aprovechar una red dedistribución extranjera, adquirir tecnología, utilizar marcas,nombres comerciales, licencias de fabricación u otras propiedadesindustriales o intelectuales?

¿Como aprovechar las oportunidades de &flashquotJoint Venture&flashquot y/o deexpansión internacional (por ejemplo, en Latino América o el Estede Europa), que ofrece el proceso actual de globalización?

Contactos

Genus Resources Inc., http://www.genusresources.com

Epstein Financial Services, http://www.epsteinfinancial.com , Tel. USA(1-877)-FAM-CFO