Consultoría

Las hijas al frente

Las hijas al frente
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Las hijas al frente Hijas de padre... empresarias Medidas inteligentes

Hijas de padre... empresarias

Ocho tips prácticos que te ayudarán, como hija de familia, aocupar un puesto ejecutivo en la empresa familiar

Por Patricia Schiff Estess

Leslie Dashew, fundadora de Human Side of Enterprise, empresa consultora consede en Arizona, dice que las mujeres que hoy tienen entre cuarenta y cincuentaaños y ocupan puestos de liderazgo en sus empresas familiares, a menudolo han logrado hombro a hombro con sus padres, no a dos pasos de distanciamientras se preparan para la sucesión. Pero el panorama estácambiando. Aunque las mujeres entre veinte y treinta años no seconvierten en líderes de su empresa familiar con igual facilidad que sushermanos, sin duda están acelerando el paso.

No obstante, aún existen sutiles diferencias en el trato que recibenhijos e hijas en un negocio familiar. Revisemos algunos casos.

Derecho de piso. &flashquotComo la mujer, incluso en la actualidad, no entra enla imagen que su padre se ha creado del negocio, generalmente tiene quesolicitar su ingreso en éste&flashquot, dice Fredda Herz Brown, fundadora de TheMetropolitan Family Business Group, en Nueva Jersey.

&flashquotLa mujer rara vez asume que tiene el derecho de incorporarse al negociofamiliar. Ése fue mi caso. Fue mía la iniciativa de hablar sobrela posibilidad de unirme a la empresa, algo que mi hermano no necesitóhacer&flashquot, añade Leslie Spira López, presidenta de Kew Management,un negocio familiar que es propietario y administrador de bienes raícescomerciales principalmente en la ciudad de Nueva York. López afirma quesiempre supo que quería trabajar en el negocio familiar; sin embargo, yatenía una impresionante trayectoria como diseñadora desoftware cuando comenzó a aprender de su padre los secretos delnegocio antes de que, como bien señala, surgiera una crisis o unaemergencia familiar.

Pasar la estafeta. A menudo, las hijas descubren que aprender de suspadres les resulta más fácil que a sus hermanos, porque sonmás sensibles y respetuosas de las necesidades paternas. &flashquotLos hijossuelen marcar su territorio y pelearlo para adquirir poder y control&flashquot, explicaBrown.

Crear confianza. Antes, las hijas tenían que esforzarsemás que sus hermanos para ser dignas de confianza. Dashew explica: &flashquotSibien aún existe cierta predisposición, la brecha de credibilidadse ha estrechado pues es una cuestión de capacidad. Si el hermano esmenos maduro, menos responsable o disciplinado que su hermana, ésta gozade mayor confianza.&flashquot

Estrategia y política. En el pasado, la mujer no estabacondicionada para hablar con franqueza: conforme a la tradición, susrespuestas eran emocionales. Pero el panorama ha cambiado. Brown dice: &flashquotHoy,las mujeres se preparan con posgrados para administrar negocios. Estacapacitación, aunada a la experiencia, les ha permitido desarrollar unpensamiento más político y estratégico&flashquot.

El manejo de la maternidad. ¿Recuerdas la clara frontera entretrabajar y educar a los hijos? Pues en algunos negocios familiares estadiferencia aún sobrevive y define la cultura de las empresas. Browndestaca que trabajar en el negocio familiar coloca a algunas mujeres en elcentro del conflicto entre la vida profesional y familiar. El padre quiere quesu hija trabaje de 6 a.m. a 10 p.m., pero, al mismo tiempo, es el abuelo, ycomo tal, quiere que ésta permanezca en casa para que atienda a losniños.

El padre de Leslie Spira López supuso que ésta dejaría detrabajar al nacer el primer hijo. &flashquotTuve que convencerlo de que, aunque tuvieraque reducir mi horario de trabajo, no tenía intenciones de disminuir misresponsabilidades&flashquot, dice.

Capacidad de liderazgo. Dominar y controlar ya no son los principios dela administración. En la actualidad, el líder debe ser flexible,colaborador y tener amplios conocimientos y experiencia, así comodominar otros campos. Conforme a Brown, este estilo se identifica máscon las mujeres que con los hombres, de tal suerte que son las hijas quienesllevan la delantera en este aspecto.

Medidas inteligentes

Los expertos en negocios familiares aconsejan que las hijas consideren ciertascuestiones para facilitar su camino hacia puestos ejecutivos:

* Expresa tu interés tan pronto como lo experimentes, pero nonecesariamente te incorpores al negocio al egresar de la universidad. Si bieneste consejo sirve para hijos e hijas por igual, es especialmente importanteque ellas adquieran experiencia, se ganen la confianza y forjen unareputación fuera de los confines familiares.

* Aprende directamente de la generación anterior; no sólomediante observación. Lo anterior exige hablar con el padre acerca de loque el negocio significa para él y cómo ha cambiado estesignificado con el paso del tiempo.

* Muéstrate sensible a las necesidades de tu padre, pero sin caer en elservilismo o la dependencia.

* Pese a que aún no te hayas incorporado al negocio familiar, pregunta,opina y participa de alguna manera, quizá como miembro de un consejoconsultivo o al frente de las tareas filantrópicas de la familia.

* Establece contacto con mujeres en puestos directivos de negocios familiares.Solicita sus opiniones sobre el área de su interés. Si eresmadre, habla con mujeres que piensen que la maternidad es una relación,una responsabilidad y una dicha, en vez de una identidad o una carrera.

* Cuando sea posible, implanta nuevas prácticas y políticasadministrativas que permitan a las mujeres de la empresa combinar lo mejor desu vida personal y profesional (por ejemplo, horarios de trabajo flexibles).

* Define la remuneración que deseas y mereces por su trabajo en laempresa familiar.

* Desarrolla una visión del futuro de la empresa y con losdemás.

Aunque más hijas están asumiendo posiciones de liderazgo, debesesforzarte para preparar a los demás para su ascensión en laempresa familiar.