Emprendedores

¿Qué quiere ser cuando crezca

¿Qué quiere ser cuando crezca
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Qué quiere ser cuando crezca Soñar puede Costarte Mucho No te Equivoques Cuestiónate ¿Ganancias con Ritmo?

Soñar puede Costarte Mucho

Aprende a diferenciar entre ser un emprendedor soñador y un verdaderoentrepreneur

Por Pam Rohland

¿ Recuerdas cuando soñaba con ser una estrella del rock y unaescoba te servía de guitarra? Ese sueño ya quedóatrás, y ahora tu anhelo es convertirte en una estrella de otro tipo:¿quizá un empresario acaudalado con una empresa marcada por eléxito duradero? Francamente, ese sueño tiene tantas posibilidadesde realizarse

como el de ser la estrella que abra un concierto de Madonna.

Según Rob Ryan, fundador de Entrepreneur America, un programa de fomentoempresarial para empresarios selectos en Estados Unidos, y autor deEntrepreneur America: Lessons From Inside Rob Ryan's High-Tech BootCamp, sólo un porcentaje reducido de empresarios en ciernesreúne esa combinación de sensibilidad e inteligencia que esesencial para el éxito de una industria.

No te Equivoques

Ryan describe las características más frecuentes de quienessueñan con ser &flashquotalguien&flashquot:

*Impacientes: Acarician un modelo de negocio que dará gananciasinmediatas sin tener claro su funcionamiento ni el valor para los usuarios.

*Obsesivos: Adoran las gráficas y los estudios de mercado, peroolvidan datos cruciales como el perfil del cliente.

*Financieros: Creen que una vez obtenido el cheque de losinversionistas, todo lo demás se solucionará como por arte demagia.

*Soñadores: Hablan y hablan de sus grandes ideas, pero no puedendar el salto a la realidad.

*Tigres de una sola mancha: Tienen un solo producto cuyo mercado esdemasiado reducido para solventar una empresa.

*Amantes de la tecnología: Conocen todos los secretos de latecnología de punta, pero en cuanto a cómo administrar unnegocio, ni siquiera han visto la punta del iceberg.

*Cerebro y valentía: Han investigado con rigor, y tienen lafortaleza e inteligencia necesarias para &flashquothacerla&flashquot en el mundo real.Están dispuestos a apretarse el cinturón y a enfrentar lasdificultades de las primeras etapas.

Pocos soñadores tienen la capacidad para convertirse en el tipo &flashquotcerebroy valentía&flashquot, dice Ryan. La clave para esta metamorfosis radica en algomuy sencillo: aplicar el sentido común, ofrecer algo de valor, hablarcon los clientes acerca del producto, no intentar reunir el capital en tanto nohaya puesto cimientos firmes y, por supuesto, no gastar antes de haber recibidoganancias.

Ryan destaca que, aunque parezca mentira, noventa por ciento de sus clienteshace justamente lo contrario.

Cuestiónate

1. ¿Acaso la visión de tu empresa es de alcanceintergaláctico y tan nebulosa que nada puede ser patentado?

2. ¿Temes que los clientes te roben tu idea?

3. ¿Necesitas explicar el proyecto de tu negocio durante horas y endetalle para que los demás lo comprendan?

Si tus respuestas son afirmativas, eres un soñador con pocas esperanzasde alcanzar el éxito.

1. ¿Incluyes en tu equipo a ingenieros experimentados y a un especialistaen mercadotecnia?

2. ¿Tu equipo cuenta con años de experiencia en el áreaespecífica?

3. ¿Has puesto a prueba la hipótesis de tu negocio entre losposibles clientes?

4. ¿Has creado un producto de demostración o un prototipo paramostrarlo a sus clientes?

Si tus respuestas son afirmativas, ¡felicidades! Perteneces al tipo&flashquotcerebro y valentía&flashquot. Ahora todo puede suceder.

¿Ganancias con Ritmo?

Con poco más que una computadora, un sitio Web y una visiónfresca, ha surgido una nueva ola de disk jockeys que transmite para usuarios decomputadoras en el hogar y la oficina.

Estos rebeldes viven al margen de los reglamentos de la radio porque, hasta elmomento, no existe legislación alguna. Y como dice Lynne Margolis,editora asociada de RadioDigest.com., &flashquotcualquiera puede crear su propiaestación de radio por Internet; es decir, cualquiera que sepa subir ybajar música de la Red&flashquot.

Jon Buck se aficionó a la radio por Internet tras escuchar unaestación pirata que transmitía desde Londres. Juntó susahorros con los de su socio, Mark McNeill, y con 25 mil dólareslanzó Dublab.com (http://www.dublab.com ), que iniciótransmisiones en septiembre de 1999 desde Los Ángeles. &flashquotSomos másvibra que formato, pero toda nuestra música tiene mucha buena vibra&flashquot,señala Buck. Los escuchas de Dublab son, en su mayoría,universitarios y oficinistas jóvenes que encontraron la estaciónal navegar en la Red; 80 por ciento vive en Estados Unidos.

El principal desafío para los emprendedores con estaciones de radio enInternet es encontrar la manera de sobresalir del montón. Margolisconsidera que los avances tecnológicos los beneficiarán, puesestá a punto de salir al mercado un producto portátil paraescuchar miles de estaciones sin utilizar una computadora, y ése essólo el inicio de un largo camino.

Las operaciones de Dublab son modestas: emplea a cuatro personas de tiempocompleto, contrata a disk jockeys independientes y su campañapublicitaria se basa en las recomendaciones y el correo electrónico. Noobstante, los ingresos por patrocinios y comercio electrónico rebasaronlos 500 mil dólares durante el primer año. Buck explica: &flashquotLosingresos no son tan importantes como imponer nuestro sello y llegar a losescuchas. En este negocio, la perseverancia cuenta más que el dinero&flashquot.