Consultoría

Emprenda Hoy

Emprenda Hoy
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Emprenda Hoy Entrepreneur a la octava potencia Si vas a ir, ve a la segura... analízate

Entrepreneur a la octava potencia

En nuestro aniversario número ocho, te ofrecemos una serie deartículos que te permitirá saber si ya es tiempo de¡¡DIVORCIARTE DE TU JEFE!!

Por Franchi Raúl Martínez

Hay gente que carece de un proyecto de vida y va por ahí a donde elviento la lleve. Vive al día. Pero también hay quienes caminancon su proyecto personal en mano, pero lo encuentran cada vez másdistante e inalcanzable. La primera pregunta que debes formularte es: ¿yyo, qué tipo de experto deseo llegar a ser dentro de veinte años?Esta reflexión es reveladora y entraña mirar desde arriba lo quehemos hecho y aquilatarlo con lo que nos sentimos capaces de realizar.

Tener una ilusión es vivir con plenitud. El primer síntoma deaquellos que aún no definen su rumbo es la falta de motivación yla ausencia de sentido en la vida. Para ellos, el paliativo a estos males esemprender.

Esta acción se nutre de una visión personal de las cosas que nacea su vez de la inconformidad con la situación vigente y de una firmevoluntad para cambiarla. El emprendedor crece en proporción a sucapacidad para comunicar y compartir con los demás esa visión defuturo.

El líder posee una visión interior que lo impulsa todos losdías, no se instala cómodamente en la rutina de losnúmeros para evitar la incertidumbre. Prefiere mantener el control y laestabilidad. No rehuye las decisiones de alto riesgo.

Si vas a ir, ve a la segura... analízate

¿Llegó la hora de cortar el cordón umbilical de un empleo&flashquotseguro&flashquot, de quincenas &flashquotestables&flashquot? Si bien la respuesta para emprender puedeser el simple deseo de hacerlo, hay una serie de síntomas que puedenhaber prendido la luz de alerta sin que te haya caído el veinte. Analizasi te encuentras bajo alguna de las siguientes situaciones.

* Crisis de resultados. Todas las industrias se estántransformando desde sus cimientos conforme avanza la ola competitivainternacional y el consumidor crece en opciones e información. Lacultura de las organizaciones se impregna con la ansiedad de obtener resultadosa corto plazo y a cualquier precio. En muchas ocasiones el emprendedor nosólo siente lejanos estos objetivos, sino que no coinciden con susideales. Si buscas un ambiente más seguro o menos demandante puedesconsiderar el cambio de puesto, de empresa, o actividad. Pero si eres unentrepreneur en potencia, debes ser capaz de tolerar una mayor dosis deambigüedad e incertidumbre. Esto es una forma de probarlo.

* Estancamiento profesional. Si la falta de proyección to impulsaa buscar un cambio, considera esto: el único responsable de identificary aprovechar las oportunidades de crecimiento eres tú, no es tu jefequien te mantiene enjaulado. Analiza qué hay detrás de tu rutinaactual ¿Te siente realizado en tu trabajo? ¿Te preparas paradesarrollar una nueva actividad? ¿Exploras nuevas oportunidades? Nunca estarde para fijarte metas sustentadas en tus verdaderas habilidades y deseos.

* Solvencia en la jubilación. ¿La actividad a la que hoy tededicas te permite generar un ahorro suficiente para el momento de retirarte?La seguridad derivada de una actividad económica tiene una dobleconnotación: cómo garantizar tu bienestar en el presente ycómo asegurarlo para el futuro. La falta de capacidad de ahorro teimpide prever contingencias futuras y elimina de un tajo cualquier posibilidadde una jubilación estable.

* Inestabilidad económica. ¿Trabajas para una empresa enriesgo de desaparecer? ¿Tus prestaciones actuales no satisfacen tusnecesidades? Aún cuando tu labor actual sea satisfactoria, puede estarsonando la sirena que te alerta a emprender otro camino.

* Ambiente laboral hostil. Una empresa es una sociedad de personas que,para producir un rendimiento óptimo, necesita un ambiente decooperación y armonía. Siempre debe existir una coherenciainterna entre los objetivos compartidos y las habilidades de cada individuo. Unambiente restrictivo desaprovecha tu potencialidad o impide integrarte al logrode los objetivos comunes.

Si el origen de tu insatisfacción es un entorno laboral que propicia elhostigamiento y no el crecimiento, es mejor que busques una nueva ruta. Perorecuerda: no abundan las empresas que, adoptando un enfoque humanístico,se preocupan por fertilizar tu capital humano.

* Falta de equilibrio. Nuestro trabajo se entreteje de manera continuacon la vida privada. El balance entre ambas dimensiones nos brinda unasensación de plenitud, de realización personal y profesional. Porel contrario, un trabajo demandante en exceso (como es el caso del viajerofrecuente o de los fines de semana entregados a apagar fuegos de últimahora) ocasiona un desequilibrio que lesiona tus posibilidades de desarrollo.Ahora bien, manejar un negocio propio también es una actividad muydemandante, pero estarás trabajando por un patrimonio para ti y tufamilia, esto dará otro sentido y percepción de tu actividad.

En la mayoría de los casos, al emprender tienes el control de tushorarios en vez de adaptarte a los de un negocio ajeno.

* Promesas incumplidas. Nada destruye más la mutua confianza queuna promesa incumplida: una prestación, una promoción o un cambiode ubicación que se quedaron sin firmar en el escritorio del jefe. Lacredibilidad es tan importante en el trabajo como en el matrimonio: esdifícilmente recuperable una vez que se pierde. El segundo caso nosexige, sin duda alguna, hacer tu mejor esfuerzo por recuperar laarmonía, pero en el terreno de la empresa no vale la pena.

* Espíritu independiente. Si sientes que tu madera de empresarioestá siendo carcomida por uno o más de los escollos anteriores,probablemente llegó la hora de elevar anclas. Evalúa bien tusopciones: verdadera vocación, oportunidades de negocio, disponibilidadde capital. Un emprendedor tiene mucho que ganar, pero enfrenta todos losdías un profundo nivel de incertidumbre. Necesitarás de una granenergía y sólo puede provenir de tu propia visión interiory de la confianza en tu propia capacidad para materializarla.