Consultoría

¿Y Como le hago

¿Y Como le hago
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Y Como le hago ¿Listo para emprender? Planeación, la palabra clave Apoyo, el sentir necesario Las metas, sin ellas no hay futuro Papelito, habla Los fondos, para caminar firme El cliente, ponte en sus zapatos La prevención, para las vacas flacas La tecnología, para estar al día

¿Listo para emprender?

Ocho pasos para empezar a andar

Por Adriana Reyes

Una vez que ya te decidiste a iniciar, el siguiente paso es seguir un caminometódico para aterrizar tu idea al papel y convertirla en una empresa.

Planeación, la palabra clave

Juan José de Regules, Rodolfo Téllez y Marisol Cantó,miembros de una empresa que ofrece servicios de capacitación, desarrolloorganizacional y tecnología en pro del crecimiento empresarial,consideran que la planeación debe considerar dos áreas: laindividual y la del entorno. Sigue los siguientes ocho puntos paraconcretarla.

Elige una cosa... sólo una. &flashquotTu personalidad y múltiplesintereses te harán creer que puedes emprender cualquier actividad. Puedeser cierto, pero enfócate a una sola&flashquot, dice Rodolfo Téllez,sociólogo de profesión y advierte, &flashquothaz lo que creas que puedeshacer, pero una sola actividad a la vez; empréndela a fondo ycontinúala aún después de que creas que ya no puedesmás, porque si te dispersa, tus posibilidades de éxito disminuyendrásticamente. No te arrepentirá del esfuerzo continuado&flashquot.

Frecuentemente, el emprendedor detecta al mismo tiempo más de unaoportunidad que promete convertirse en un negocio rentable, pero tusenergías deben canalizarse en un proyecto a la vez para procurar unexitoso desarrollo.

Apoyo, el sentir necesario

Para Marisol Cantó es importante pedir opinión sobre temas oaspectos importantes con respecto a la empresa que iniciarás. &flashquotConsultaa tanta gente como quieras; busca hasta encontrar a la persona en la queconfíes por su excelencia y por sus éxitos e incluso por susfracasos&flashquot, dice la especialista.

Para Cantó es viable que esa persona se convierta en asesor o mentor, elobjetivo es que &flashquotTe ayude a concentrarte y no te deje claudicar, que te apoyeen todo momento, alguien que de preferencia haya emprendido ya para que teoriente con su experiencia&flashquot. Cantó advierte: &flashquotNo hagas que esta personasea ni tu socio ni tu inversionista. No hagas compromisos económicos contu mentor. Que él o ella sean permanentemente una motivación oaliciente para tu éxito, pero no dejes de hacer lo necesario por ir aconocer otra opinión&flashquot.

En el ámbito emocional, Téllez señala que la pareja o lafamilia deben desear tanto como el emprendedor que la idea se convierta enproyecto y luego en realidad. &flashquotSu apoyo constante, sobre todo al principio delnegocio, es determinante para el éxito. Tu atención seconcentrará en tu futuro empresarial y los que te rodean sufriránde tu ausencia por temporadas, así es que es necesario que esténconscientes y te apoyen. De otra manera tal vez no esperen a que termine laslargas jornadas que implican abrir un negocio&flashquot.

En otras palabras, el emprendedor tiene por sí mismo todo el potencialpara enfrentar la ardua tarea de abrir un negocio propio, pero en este trayectole será de indispensable ayuda contar con diversos tipos de apoyo.

Las metas, sin ellas no hay futuro

Asegúrate de que lo que has elegido es lo que quieres hacer todos losdías. La emoción de emprender tu nuevo negocio -y tu nuevo estilode vida- se parecen al matrimonio dice Téllez &flashquotMás vale queestés enamorado de lo que haces, porque a los pocos díastendrás que lavar la vajilla, limpiar los baños, planchar laropa, comprar los víveres y tener para el gasto&flashquot.

Ocurre algo similar en tu nueva empresa. Después de armarlo todo,conseguir el dinero, comprar la maquinaria, los muebles, acondicionar lasinstalaciones y demás aspectos, habrá que operar día adía, resolviendo lo pequeño y lo grande.

Se acabó el tiempo de la visión y comenzó el de laoperación. &flashquotPor ello es importante que el emprendedor estécompletamente seguro de que la empresa que desarrollará no solamentetiene perspectivas de negocio, sino que también le gusta. Por ejemplo,si decide poner un restaurante porque le gusta la cocina, no solamenteelaborará el menú: también tendrá que lidiar contrabajadores y proveedores, verificar aspectos de higiene y fumigación,procesar los pagos con tarjetas de crédito, escuchar y atender a losclientes difíciles, etcétera&flashquot

Para Téllez el desarrollo empresarial será el que rija lasactividades del emprendedor durante muchos años; comprender esto esnecesario, así no habrá desvío de tiempo ni de metas, elobjetivo al que pretendes llegar.

Recomienda que las metas no sólo sean a largo plazo (de cinco o diezaños), sino también combinarlas con las de corto plazo paramotivarse con los logros que se vayan generándo.

&flashquotLo que debemos tener es un proyecto de vida en el que nuestro negocioesté incluido. Quizás al principio nos cueste trabajo precisarlo,pues no solemos planear a tan largo plazo, pero este es un elemento muyimportante para que la nueva empresa tenga una finalidad y por lo tanto, puedatrazarse una ruta de desarrollo&flashquot.

Una buena meta debe ser:

* Clara: debe responden a la pregunta En qué.

* Medible: soluciona la pregunta Cuántos.

* Calendarizable: tiene una fecha de inicio y una de terminación.

* Alcanzable: el emprendedor considera que tiene el potencial necesario paracumplirlas.

* Propositiva: deberá poder apegarse a un Plan de Negocios.

Papelito, habla

Si ya decidiste el negocio que vas a emprender, ahora deberás poner todoen un papel pues, cualquier actividad que se inicia sin la preparaciónadecuada puede convertirse en un fracaso, especialmente cuando se trata de unaempresa, dice De Regules.

Por lo general los emprendedores ansiosos por empezar un negocio tienden apasar por alto la etapa de planeación sobre papel y no siempre sepercatan de elaborar un plan de negocios por escrito.

El plan de negocios describe las ideas y proyecta los aspectos demercadotecnia, operaciones y finanzas de la empresa a un plazo de entre tres ycinco años, es indispensable para garantizar la coberturasistemática de todas las características de la empresa.

Los fondos, para caminar firme

Una vez que programaste las actividades que realizará tu empresa,podrás darte cuenta de la forma en la deberás utilizar losrecursos. Toca el turno de hacer un análisis de las posibles fuentes definanciamiento para llevar acabo la implantación de la idea-empresa,explica Téllez. En este momento el plan de negocios es indispensable, yaque es el documento que se presenta a los prospectos fuentes de financiamientoque van desde una o varias personas físicas o morales (socios) ocréditos institucionales.

Respecto los socios, el entrevistado señala que esta opción debeconsiderarse detalladamente porque si bien es cierto que el riesgo se comparte,también las ganancias se dividen.

De las instituciones indica que buscar recursos e estas fuentes significa, encierta forma, asociarse temporalmente con ellos.

Para buscar recursos financieros no existe una fórmula mágica quediga en qué fuente sacar qué porcentaje de dinero, sin embargo,lo que no debe suceder es que el dinero sea el obstáculo paradesarrollar una idea que ha probado su rentabilidad. El propósito eneste sentido debe ser demostrar a un socio o un funcionario que esta iniciativaes capaz de vender y generar riqueza, que es susceptible de reproducirse yadministrarse, por lo cual es económicamente factible.

El cliente, ponte en sus zapatos

Para este punto, De Regules indica: &flashquotRecuerda tus mejores y peores experienciascomo cliente para que emules lo valioso y evites los tropiezos. En el fondo, tuéxito está cifrado en las referencias de tus clientes, las buenasse distribuyen a cuentagotas, las malas son públicas muy pronto. Noimporta si se trata de una empresa de productos o servicios&flashquot.

También hace énfasis en reconocer abiertamente las cualidades delnegocio y de los elementos que lo conforman, &flashquotla seguridad que reflejes enellas se transmite y prevalece&flashquot.

La prevención, para las vacas flacas

Más allá de cómo empieces tu negocio, a lo grande o enpequeño, dice Téllez, lo importante es que se tengan los recursosfinancieros suficientes para el arranque, los primeros meses deoperación y los imprevistos. &flashquotRecuerda que hay negocios que soncíclicos: en una temporada se vende muy bien y en otra... hay queesperar a que regrese la buena.

&flashquotEl emprendedor debe contar con recursos financieros para estos imprevistos.Este punto debe estar considerado en el plan de negocios y cuando se busquecapital de financiamiento&flashquot.

La tecnología, para estar al día

No importa el giro de tu negocio, es probable que al inicio de las operaciones,por el volumen de éstas, no requieras de sistemas sofisticados, de unsoftware especializado - incluso los aspectos administrativos se puedanrealizar sin demasiada tecnología- pero ten presente que vivimos en laera tecnológica y conforme vaya marchando tu negocio, necesitaráadecuarse a las tendencias, dice De Regules, ingeniero industrial especialistaen tecnología.