Finanzas

Un crédito mal utilizado echa a perder al empresario

Bertha Espinosa de Dávila, quien en sociedad con su esposo,Raúl Dávila, es propietaria de Tejidos y Confecciones Candi, enla ciudad de Aguascalientes.
Un crédito mal utilizado echa a perder al empresario
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Este negocio dedicado a la fabricación deropa escolar principalmente, inició con cinco personas, produciendo 100suéteres diarios para diferentes colegios de la ciudad.

Con un capital propio, Bertha Espinosa arrancó su fábrica, que enun principio era sólo un negocio que prácticamente surtíalos pedidos de la escuela de sus hijos, pero poco a poco lo fue consolidando.Naturalmente creció, pero no tuvo la necesidad de requerir apoyosfinancieros, ya que su esposo la apoyaba cuando llegó a necesitarmayores inversiones.&flashquotEn un principio mi esposo era mi banco, pero como pertenezco a laAsociación de Mujeres Empresarias, yo tenía conocimiento de laexistencia del Fondo Aguascalientes, pero no sabía como funcionaba, poreso me acerqué, pues acababa de comprar un terreno para construir unanave y en caso de necesitar un crédito, era mejor conocer cómoopera&flashquot.Espinosa actualizaba sus diseños y le daba otro giro a su negocio,debido a las exigencias de su clientela. &flashquotComo es de suponer, conforme fuimoscreciendo, más escuelas fueron adquiriendo nuestros suéteres ysiempre nos decían que por qué no vendíamos uniformescompletos, con lo que comenzamos a producir, faldas, pantalones y camisolas,además de pans para educación física&flashquot.Evidentemente, a mayor trabajo, era mayor el nivel de responsabilidad paraBertha, por lo que le pidió a su esposo, Raúl Dávila, quese integrara a la fábrica.&flashquotÉl estaba renuente a venirse a trabajar conmigo, porque tenía unbuen puesto en Satex, una compañía líder en la industriatextil de Aguascalientes, le iba muy bien económicamente, ademásél era mi banco y si se salía pensaba que ya no me iba a ayudareconómicamente&flashquotEsto sucedió en el último tercio de 1999 y laincorporación de Dávila, permitió mejorar laproducción, con lo que el negocio entró en una fase más desu proceso de consolidación.

Echando mano del fondoPara septiembre de 2000, Confecciones Candi ya contaba con un prestigio dentrodel sector de los pequeñas industrias textiles en la entidad, ahorasólo era necesario allegarse de más maquinaria para llegar a unnivel óptimo.En ese entonces, una empresa de Estados Unidos les ofreció donmáquinas, una bordadora y una tejedora, que vendrían a completarel círculo de producción para este negocio aguascalentense.&flashquotSabemos que este tipo de maquinaría tarda aproximadamente seis mesesen llegar hasta México, pues la venta se hace en Nueva York y hay quetrasladarlas, eso nos dio tiempo para hacer un plan financiero y vercuánto dinero necesitábamos exactamente para tenerla connosotros y además nos permitía saber en qué momentosolicitar el crédito&flashquot.Una vez hechas estas proyecciones, decidieron pedir 100 mil pesos en el mes deenero, presentando su proyecto ante el Fondo, mismo que fue aprobado en 15días.&flashquotPrácticamente sólo nos prestaron para traer la máquina,porque pudimos absorber el costo de estas cosas, pero si no lehubiéramos hecho así, tal vez hubiéramos pedido másdinero del que necesitamos en ese momento y luego habríamos gastado encosas que no eran necesarias para la empresa, porque un crédito malutilizado, echa a perder al empresario&flashquot, señala Bertha Espinosa. Ella considera que no se debe pedir lo que no se necesita porque uncrédito debe ser para producir y generar empleos, es decir, para hacermás eficiente a la empresa.Para esta emprendedora la opción del fondo es buena, ya que consideraque no es burocrático, pero sí cree que se podrían mejorarlos estímulos para los acreditados cumplidos, ella dice que laopción es mejor que un banco o una unión de crédito, &flashquotconlos bancos no me meto por nada del mundo, porque los intereses son tres vecesmás caros&flashquot.Hoy la producción mensual promedio de esta empresa es de siete mil 500piezas al mes, da trabajo a 35 personas y su promedio de ventas en losúltimos dos años ha sido de cinco millones de pesos.

La &flashquotferia&flashquot de AguascalientesA través de la Secretaría de Desarrollo Económico, elemprendedor tiene acceso al Fondo Aguascalientes, Guillermo Berumen, directordel mismo nos dice que es lo que se necesita para obtener un crédito.&flashquot El solicitante debe traer un proyecto viable, en donde especifique enqué empleará el fondo, cómo beneficia a su empresa y losempleos que generará&flashquot.Además, se debe esperar la visita de un investigador, que verifica quelos datos proporcionados sean verídicos, una vez realizado este paso, sesomete la solicitud a un Comité que decide si el proyecto se aprueba ono.El monto del apoyo es variable, teniendo un mínimo de cinco mil pesos yun máximo de 100 mil, para que el acreditado se comprometa a pagar debeaportar una parte de la inversión.Los plazos de pago van de los seis meses a los cuatro años, dependiendodel monto, cobrándose una tasa de interés del 18 al 24 porciento.También se requieren garantías, que son de dos tipos, prendariaso hipotecarias, cuando se opta por la primera opción, la tasa esmás alta, cuando la garantía es hipotecaria, la tasa se reduce.Berumen señala que hasta el momento han otorgado 400 créditos yel número puede aumentar, dependiendo de los solicitantes y de losfondos que se asignen al programa.

ContactosTejidos y Confecciones Candi, Bertha Espinosa de Dávila Navarrete1031, Fraccionamiento San Marcos, Aguascalientes, Ags. Teléfono: 014916-65-34 E-mail tconfcandi@hotmail.com Fondo Aguascalientes, Calle Madero 251, Int. 201, Colonia Centro,Aguascalientes, Ags. C. P. 2000Teléfonos: 014 91681-67 y 68, E-mail: fondoags@cedec.gob.mx