Emprendedores

Austriaco= negocio de tacos en Austria

Austriaco= negocio de tacos en Austria
Crédito: Depositphotos.com

Austriaco= negocio de tacos en Austria Austriaco= negocio de tacos en Austria El sabor, importa El gusto por llevar ¿Y la inversión?

Austriaco= negocio de tacos en Austria

Un mexicano que lleva los famosos tacos de canasta a las tierras de Mozart

Por Alejandro Herrera

Cuando se plantea la opción de exportar hacia Europa, muchosemprendedores se preocupan por encontrar los productos más sofisticadosdel mercado nacional que pudieran adaptarse a los exigentes estándaresdel Viejo Continente. En todo este esfuerzo a veces se pierde de vista que lomás sencillo es lo mejor.

Así lo comprobó un mexicano de 25 años de edad quien en1987 conquistó el paladar de los habitantes de la hermosa Salzburgo, enAustria. A unos cuantos días de que Alejandro Pimentel llegara a vivir aesa ciudad decidió que debía sacarle provecho a su nacionalidadal vivir en otro país. Su idea sonaría un tanto atrevida a losoídos de los emprendedores más tradicionales, pero aúnasí la concretó: montó un local de tacos de canasta.

Pese a los pronósticos de &flashquotfracaso seguro&flashquot que le dieron sus parientes yamigos, Pimentel abrió una &flashquottaquería muy a la Salzburgo&flashquot, quedesde su inauguración resultó un éxito y una asombrosanovedad para los austríacos.

El sabor, importa

Pimentel se instaló en el Salzburgo nuevo (hay que considerar que esaciudad está dividida en dos grandes secciones: el viejo Salzburgo, conedificaciones construidas en la Baja Edad Media y el nuevo Salzburgo en el cualse encuentran los centros financieros, empresariales e industriales conconstrucciones de absoluta vanguardia y donde hay un gran trajín diariode oficinistas que salen a comer). Por el servicio rápido y los saboresfuertes y variados, pronto esta taquería de primer mundo ganómás y más comensales.

El local era sencillo, con mobiliario de aluminio inoxidable, colores en tonospastel, diversos afiches alusivos a varios lugares exóticos deMéxico y los imprescindibles refrigeradores que albergaban una de lasfirmas de cerveza mexicana más vendidas en todo el mundo.

Lo demás eran algunas mesas con manteles en colores fuertes, servilletasy diversos tipos de salseras y saleros muy a la mexicana.

Para conservar el sabor de los tacos de canasta tradicionales, Pimentel eraconsciente de que necesitaría importar los ingredientes de su tierranatal, así que estando en México, realizó algunosconvenios con gente de la central de abastos para que mes con mes le enviarandesde la tortilla, hasta chicharrón prensado y pepita verde. Para laoperación de su negocio, él recibe la materia prima puntualmentey con productos cien por ciento mexicanos: ofrece taquitos de mole verde, papa,frijol, chicharrón, y adobo.

El gusto por llevar

Aunado a estas estrategias de venta: sabores novedosos, atenciónefectiva, ambiente agradable el toque maestro que hizo la gran diferencia eneste negocio se dio el factor &flashquota casa&flashquot. Ese provocó que, constantementellegaran mujeres rubias y altas que en su fuerte alemán ordenaban dosdocenas de tacos de canasta de varios guisos para llevar.

Las austríacas, quienes no se caracterizan precisamente por serabnegadas y hogareñas, vieron en este concepto una alternativa pordemás práctica. Alejandro obtuvo así dos logroscomerciales: tener suficiente gente en su restaurante tipo mexicano que leconsumía en diferentes horarios y otra clientela cautiva yrepresentativa que acudía al establecimiento para abastecerse de los ya,ahora sí, internacionales tacos de canasta.

Rompió fronteras culturales y culinarias a través de unapequeña tortilla y un pedazo de guisado sin mucho picante.

¿Y la inversión?

Inició su negocio con inversión de aproximadamente ocho mildólares (para reunirlos vendió su automóvil, su pianovertical y pidió el resto prestado a familiares) y con una elementalestrategia para hacerse llegar desde México sus principales insumos:tortillas de maíz y harina, diversos tipos de chiles, chicharrón,pepita verde, jamaica y tamarindo, todo por transportación de cargaaérea.

Ese local evolucionó y hoy es un conocido restaurante que en las nochestambién es un video-bar con botanas mexicanas diversas, loscélebres tacos de canasta, nachos con y sin queso, totopos conguacamole, cerveza también de origen azteca coronada con su cuarto delimón; música latina diversa y la posibilidad de conocer ycompartir amables charlas con gente de varias nacionalidades.

A estos días, Alex Pimentel tiene ingresos mensuales alrededor de 6 mil500 dólares; tiene una inversión en equipo de video, sonido,mobiliario, refrigeradores, congeladores, cocinas y demás enseresculinarios que rebasan los 80 mil dólares; renta una bella casa de trespisos con jardín a diez minutos de Salzburgo y está felizmentecasado con una atractiva austríaca, la razón misma por la que sefue a vivir a ese país.

Moraleja: con mucha frecuencia se da el caso que no hay que devanarse elcráneo en ideas extravagantes y supuestamente originales cuando elnegocio puede estar enfrente de nuestra nariz. Sólo hay que olerlo,decidirse y atreverse.