My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Consultoría

¡A cazar se ha dicho

¡A cazar se ha dicho
Crédito: Depositphotos.com
2 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

¡A cazar se ha dicho ¡A cazar se ha dicho!

¡A cazar se ha dicho!

Las nueva moda en reuniones de motivación requieren llevar un rifleal hombro

Por Nichole L. Torres

¿Recuerdas el episodio de &flashquotYo quiero a Lucy&flashquot en el que Lucy intentaconvencer a Ricky de que es una cazadora valiente? Sustituye a Lucy por ungrupo de hombres de negocios y descubrirás la última moda en elmundo comercial que inició ya en Estados Unidos. Un coto de caza enNueva York ofrece patos y faisanes para que los cacen sus clientescorporativos; un refugio en Alabama anuncia cacería de venado para susnecesidades empresariales. Atrás quedaron los días de lasvacaciones en un campo de golf o del alpinismo de grupo: en la actualidad, losejecutivos no representan una fuerza comercial a menos que lleven un rifle alhombro.

Disparar aclara las ideas y te convierten en mejor dirigente empresarial, a lavez que aumenta la camaradería con tu equipo. Si uno de tus empleados semuestra renuente a la idea, envíalo a un campamento para cultivarvioletas africanas. Lo que necesitas es fuerza en tu equipo de trabajo.¡Nada más faltaba! (Pero conviene mantenerse a prudente distanciade los empleados que empiecen a ejercitar sus dotes como cazadores.)

¿Qué hay detrás de esta tendencia? Quizá seahostilidad reprimida contra el mundo moderno, o la necesidad de escapar deltedio de un escritorio. Tal vez sean problemas no resueltos con aquelbravucón de la primaria. No obstante, ésta es una moda quepreferimos ignorar.

¡Todos los emprendedores vivimos con miedo! Pero no tiene nada de malo