Consultoría

Es de sabios escuchar...

Es de sabios escuchar...
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Es de sabios escuchar... Es de sabios escuchar... Para formar un consejo A quién invitar Prepara el terreno Cuida las reuniones El pago

Es de sabios escuchar...

Cómo formar un consejo consultivo para tu empresa sin importar sutamaño

Por Ricardo Bolaños

En el bagaje de conocimientos que las grandes compañías dejan alas pequeñas destacan la formación y el uso de los consejos deadministración. Esos núcleos son una útil herramienta paralos emprendedores aunque son pocos quienes le sacan provecho a dichaestrategia.

Un consejo de administración es un conjunto de personas que tiene comomisión dirigir, guiar o administrar una empresa. Tiene una importanciaprofunda en el buen desempeño de las organizaciones. En las grandescorporaciones las asambleas se conforman por los accionistas, los dueñosdel negocio, quienes nombran a un consejo de administración para que&flashquotdirija&flashquot la empresa. Este consejo de administración, a su vez, tienecomo obligación contratar al personal clave de la empresa para poderiniciar o continuar las operaciones.

Entre las funciones y responsabilidades que tiene un consejo deadministración figuran: analizar la información financieragenerada por la empresa, decidir el rumbo de la compañía, aprobarlos presupuestos generales y plantear las metas estratégicas.

Es muy importante que el emprendedor tengan personas a su alrededor que loayuden en diversas formas; aunque reconocemos que salvo raras excepciones, losemprendedores suelen iniciar su negocio solos. Por eso se dice que son &flashquotloshombres más solos del mundo&flashquot pues corren, piensan, arrebatan, brincan,sueñan y despiertan a su propio ritmo y en su propia frecuencia. Esdifícil seguirles el paso.

¿Alguien podría ayudarle a un emprendedor a guiar su empresa? Si tuprimera respuesta es no, piénsalo dos veces. En la aventura de emprendersiempre es necesario escuchar otras opiniones y recibir críticas paramejorar el negocio, aunque las decisiones finales, así como laresponsabilidad total, serán tuyas.

Para formar un consejo

Primero. Reúne gente de confianza que tengan habilidades afines ocomplementarias a las tuyas y que estén dispuestos a dedicarle un par dehoras al mes a tu naciente negocio. Ten cuidado de no seleccionar competidores,aunque sean tus amigos.

Segundo. Coméntales tu objetivo. El plan es formar un consejo de ayudapara que el arranque de la empresa sea el mejor, al igual que tudesempeño, en aspectos como utilidades, participación de mercado,así como la satisfacción de clientes y empleados.

Tercero. Propónles un día al mes para reunirse. Invítalosa comer o a cenar y entrégales una copia de los temas a discutir. Estospueden ser desde cómo arrancar la empresa hasta cómo mejorar losresultados de la misma. Conversa un par de horas con ellos, anota las ideas,pide profundizar en las que tenga más interés. No descalifiquesninguna opinión, recuerda que tú tomarás ladecisión final pero escucha todas las ideas.

Cuarto. Evalúa la efectividad de tu consejo de administración.Recuerda que asunto que no se mide, no se puede mejorar. Califica si losconsejos que recibes te han servido, si tienes a todos los que necesitas, sihay alguien que no te acompaña o alguien que nunca opina. El objetivo esevaluar los resultados para mejorar. Cuando uno de tus consejeros te haya dadouna opinión útil, felicítalo personalmente y luego engrupo. Si alguna idea te generó utilidades generosas, compártelas(al menos una parte) con ellos.

A quién invitar

¿Quién debe de estar en tu consejo y por qué? Qué taltener un abogado, un contador, un informático y un profesor deadministración. También sería bueno contar con unmercadólogo, un diseñador gráfico o publicista. Cada unotiene una justificación, cada uno te ayudará a dar pasosmás firmes y a ver situaciones que para ti podrían pasardesapercibidas.

Se sugiere un abogado porque te va a decir la forma en que puedes protegertelegalmente en cualquiera de las actividades o proyectos de la empresa. Elcontador analizará los números: cuánto vas a ganar,cuánto vas a invertir, cuál es la mejor estrategia para manejarlos impuestos, entre otros. El informático podrá opinar de laparte de sistemas, tanto hardware como software, te comentará si eso lopuedes hacer por Internet o si algún programa te puede ayudar adesempeñar mejor tu idea.

El experto en administración opinará sobre las nuevas tendenciasadministrativas y aportará ideas frescas. Finalmente, elmercadólogo, diseñador o publicista serán creatividadpura. El componente creativo, diferenciará fuertemente a tu empresa delas demás.

Los integrantes de tu consejo dependerá también del giro quetenga tu empresa, pues algunas ramas especializadas podrían requerir elconsejo de otro tipo de expertos.

Cuando los cites por primera vez, ten por escrito tu objetivo, cuándoesperas verlos y cuánto durarán las reuniones. Asípodrás distinguir las juntas de simples pláticas de amigos. Anotaclaramente qué es lo que esperas de ellos y hacia dónde proyectasque llegue la empresa.

Lo más conveniente será reunirse para cenar o desayunar, esdecir, en momentos en los que las agendas no estén saturadas, pues de locontrario corres el riesgo de que no asistan.

Prepara el terreno

Lleva a cabo tu reunión en un café o restaurante. No optes por unbar ya que se hará plática de amigos más que consejo.Llámales un día antes para recordarles y confirmar la cita, esdecir, concede toda la formalidad requerida para el caso.

Toma algunos parámetros antes de la primera reunión para quepuedas medir los avances de tu empresa con la influencia del consejo. Elcomportamiento de los costos de arrancar tu empresa podría ser un buenindicador.

Si el negocio estuviera en marcha, los estados financieros podríancumplir muy bien con este requisito.

Durante las juntas deben exponerse los problemas y dudas que presenta laempresa o proyecto para que los consejeros te asesoren y sugieran alternativasde solución.

Para que un consejo de administración funcione es importante hacer casoa las opiniones de los demás. El hecho de escucharlas no implica niaceptarlas ni llevarlas a cabo. Simplemente escucha, pregunta,cuestiónate, aprende.

Cuida las reuniones

Debes evitar que tus reuniones se conviertan en una kermesse, en la que cadaconsejero hace lo que quiere. Tampoco deben de ser un cuadrilátero deboxeo, en donde ellos se dedican a atacarte y tú a defenderte. Otroerror común es el desvío, que consiste en divagar del temacentral y no avanzar en la reunión. No permitas que la reuniónaterrice en la Isla de la Fantasía, donde todas y cada una de lassoluciones están fuera de la realidad.

Muchas de las interrogantes que se presentan en el día a día detu negocio podrán encontrar solución en estas reuniones pues losparticipantes aportarán, además de información, susvaliosa experiencia. Ellos serán los escuderos que te acompañenen la aventura de emprender, así como el elemento de valor agregado paratu empresa.

El pago

Como agradecimiento a su participación y como una forma de representarque sus recomendaciones valen oro para tu negocio, existen empresas que suelendarle a sus consejeros un centenario por cada reunión a la queasisten.

El dilema de pagar o no a los miembros del consejo no está resuelto,pero existen ventajas de hacerlo porque así puede elevarse el nivel deexigencia hacia ellos y, de ser necesario, se puede destituir y renovar a losconsejeros según las necesidades de la empresa.

Pero efectuar un pago a los consejeros también trae desventajas porquese elevan los costos y por un posible conflicto de interés en laasesoría (si no existe un pago de por medio, los consejeroshablarán libremente sin estar comprometidos en sostener un puesto, unnombramiento o una retribución económica).

Algunos emprendedores encontrarán que por amistad pueden llegar aconseguir consejeros a los que podrían no tener la solvencia de pagarleshonorarios.