Consultoría

Sé mejor que tu jefe

Sé mejor que tu jefe
Crédito: Depositphotos.com

Sé mejor que tu jefe Sé mejor que tu jefe Sacrificio que genera valor Contacto

Sé mejor que tu jefe

Un millón de dólares siguiendo una sola filosofía:apostar por algo mejor cuando ya no se puede crecer como empleado

Por Peter Kooiman

¿Alguna vez has pensado que puedes manejar la compañía mejorque tu actual empleador? Si eres un emprendedor nato, seguramente estepensamiento te acompaña día y noche. En 1998, Alex Torres, detreinta años, y Zach DaFaallah, de cuarenta, renunciaron a susrespectivos empleos en una gran empresa de reproducción digitalgráfica en el sur de California, para fundar Pacific Coast Reprographics(PCR). Al término del primer año, su compañía,ubicada en Irvine, California, mostraba ingresos por un millón 200 mildólares.

Torres, quien se mudó de Inglaterra a Estados Unidos en 1991, afirma:&flashquotApostamos por algo mejor, pues ya habíamos llegado al tope en nuestroantiguo empleo&flashquot.

Especialistas en reproducción digital, Torres y DaFaallah considerabanque la empresa donde laboraban no se había mantenido al ritmo de lasinnovaciones tecnológicas. Además, DaFaallah queríacapacitar vendedores en el campo digital, tarea que no le interesaba a susjefes.

&flashquotParte de nuestro modelo del servicio al consumidor es capacitar tanto avendedores como a clientes. Al enseñar a estos últimoscómo enviar imágenes con mayor rapidez, podemos ofrecer mejorcalidad&flashquot, dice DaFaallah, quien vivió en Sudán hasta 1987.

Sacrificio que genera valor

Cuando Torres y DaFaallah inauguraron PCR, muchos de sus antiguos clientes lossiguieron debido a su sólida reputación en la industria. Susantiguos patrones los acusaron de robo de clientela y los empresarios tuvieronque contratar servicios legales para responder los cargos.

&flashquotNo tenían razón, pero pensaron que nos podrían hundir conlos costos legales, que nos cerrarían el negocio aún antes deabrir las puertas. Y fue inevitable desviar recursos al pago de abogados ,entreUS$10 mil y US$15 mil, antes de lograr que retiraran los cargos&flashquot, diceDaFaallah.

Tras superar los conflictos legales, Torres y DaFaallah pudieron, al fin,concentrar fondos y energías en PCR. Su primera decisión fuecontratar a una vendedora, aunque el sueldo de ésta significarasacrificar sus propios salarios durante los primeros seis meses.&flashquotTeníamos que cuidar cada centavo si queríamos obtenerutilidades. Fue un año en que sólo comí sandwiches&flashquot, diceTorres.

Por fortuna, Torres y DaFaallah tenían un crédito personalimpecable que les permitió financiar la empresa de su bolsillo. &flashquotLosbancos no prestan a menos que el negocio tenga dos o tres años y fuenecesario concentrarnos en mantener la clientela para obtener utilidades ycontinuar creciendo&flashquot, comenta Torres.

&flashquotAl inicio, anunciamos nuestro lema: &flashquotAbrimos de las siete de la mañanahasta terminar el trabajo&flashquot. Así, los clientes se iban a casa con laseguridad de que al día siguiente les entregaríamos un buenproducto&flashquot, recuerda DaFaallah.

Torres y DaFaallah se enfrentaron a un nuevo problema con sus antiguos jefes,cuando dos clientes pidieron a ambas compañías muestras de sutrabajo. &flashquotNuestra competencia sabía que tenía que superar lacalidad de nuestro trabajo, pero se quedó muy atrás, y ganarnos aesos clientes fue un momento definitivo en ese primer año&flashquot, cuentaDaFaallah.

A medida que PCR aumentó su clientela, Torres y DaFaallah tuvieron quecontratar más personal, lo cual fue uno de los mayores desafíosdel primer año. &flashquotPCR era nuestro hijo. Al principio yo mismo revisabacada trabajo, dedicando tres horas para comprobar que estuviera bien hecho. Fuedifícil soltar las riendas pero, al cabo del tiempo, aprendí aconfiar en mis empleados&flashquot.

Hoy, Torres y DaFaallah están formando una red decompañías afines en un intento por debilitar el monopolio de susantiguos patrones. El Network of Affiliated Reprographic Companies (NOARC) yacuenta con treinta miembros en Estados Unidos, y PCR pronto tendráinstalaciones en Irvine, para capacitar equipos de compañíasmenores, con tecnología y conocimientos que les permitan sercompetitivas.

&flashquotNo intervenimos en sus finanzas; sólo queremos darles las armas paraque mantengan su independencia. Al ayudar a empresas pequeñas,consolidamos nuestro sitio en el mercado. A fin de cuentas, una competencialeal y prácticas comerciales sanas nos interesan a todos&flashquot, subrayaDaFaallah.

Contacto

Pacific Coast Reprographics, Tel. (949) 474-9793