Emprendedores

Un emprendedor de carne y... ganancias

Un emprendedor de carne y... ganancias
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Un emprendedor de carne y... ganancias Un emprendedor de carne y... ganancias Más que retaso con hueso De filete y otros cortes Contacto

Un emprendedor de carne y... ganancias

De observar cómo alimentar ganado, a ser dueño de una de lasempresas cárnicas en México que factura cerca del cuarto demillón de dólares al año

Por Miguel Torres

A lo largo de la vida profesional de un emprendedor hay varios momentos clave.En la historia de Víctor Silva, propietario de VISA del Norte, uno delos episodios más sobresalientes se dio cuando debió conseguir &flashquotagritos y sombrerazos&flashquot el dinero que permitiría que su negocio creciera.Hoy, su empresa cárnica factura cerca de 25 millones de dólaresal año.

Silva, de 42 años, es miembro de una familia de cinco hermanos. En suinfancia, transcurrida en San Andrés, a 80 kilómetros de lacapital chihuahuense, solía observar a su padre, un agricultor local,engordar el ganado para que en tiempo de frío y poca cosecha pudieravender la carne de los animales.

A principios de la década de los setenta, Silva emigró a laciudad para estudiar la secundaria, pero el fallecimiento de su padre leobligó a dejar la escuela para cursar una carrera comercial. &flashquotErantiempos difíciles y una carrera comercial era la forma másrápida de educación para conseguir trabajo&flashquot, dice elemprendedor.

Al terminar la escuela, comenzó a trabajar en un banco, pero a los 24años, después de manejar distintas carteras de negocios, supo quelo aprendido en el banco podría aplicarse en algo propio.

&flashquotLo primero que piensa uno al poner un negocio es en lo que le enseñan ahacer desde chico y yo sabía comerciar con carne&flashquot, relata Silva. En1981, con una inversión de diez mil pesos y el apoyo de su esposa Elsa,sus hermanos Othón y Germán, y un tablajero, alquiló unlocal pequeño y comenzó la historia de su empresa.

Más que retaso con hueso

En un principio entró en un mercado tradicional, que condicionaba laventa del producto al cliente ya que primero se vendían los cortes menoscomerciales y la pulpa se comerciaba hasta que se vendía lo que menos sedemandaba, como la costilla o el filetillo.

Sin embargo, &flashquotEsto provocaba que de cada diez clientes, siete se fueran por noencontrar lo que querían. Entonces decidí que podía ganarmás clientela e incluso dar más caro el producto si lesvendía lo que querían&flashquot, explica Silva.

Con esa estrategia, el negocio fue creciendo, &flashquotRompimos un molde tradicional enel mercado de la carne y para poder sacar el inventario comenzamos a buscar elsegmento de los restaurantes y las taquerías, sin discriminar aningún cliente. Tocamos puertas en restaurantes, fondas y hasta enpuestos ambulantes&flashquot.

La empresa se daba a conocer, logrando vender cinco toneladas de carne por mes.Cinco años más tarde, VISA del Norte vio incrementar sus ventas yfue necesario hacer un plan que permitiera sostener el ritmo que el negociohabía adquirido.

Se buscó un financiamiento en el entonces Banco Nacional de ComercioInterior (BNCI), en 1985. El proyecto fue presentado en las oficinas deChihuahua y recibió la aprobación por parte de los funcionarioslocales; se inició la construcción del nuevo local, pero elcrédito no llegaba ya que una serie de cambios en la dirección anivel estatal retrasaron los recursos.

&flashquotPasaron siete meses, tenía la obra parada y necesitaba el dinero, loúnico que me dijeron es que fuera al Distrito Federal para verqué pasaba&flashquot.

Cuando Silva finalmente llegó a las oficinas capitalinas del banco, leindicaron que el apoyo para su proyecto se había cancelado pues la obrano había sido concluida en la fecha programada. Él lesexplicó que eso había ocurrido precisamente porque notenía los 33 mil pesos que solicitó. Entonces le informaron quela siguiente semana recibiría 15 mil pesos.

Los recursos llegaron, pudo construir la tienda pero para conseguir lo quefaltaba lo hizo &flashquota gritos y sombrerazos, pedimos prestado con quien se pudo&flashquot,dice Silva.

Con la nueva tienda, que incluía un punto de venta, cámarafría y sala de trabajo, el número de empleados llegó adiez. Ese fue el paso para que el negocio familiar se constituyera como unapequeña empresa. &flashquotEsta transición es difícil pues debecrearse una estructura administrativa que representa un alto costo. Muchosemprendedores se quedan en este paso&flashquot, apunta el entrevistado.

Así nació Carnes Frías San Andrés, comerciando enaquel entonces 30 toneladas de carne mensuales.

De filete y otros cortes

Para 1990, adquirió un negocio similar al suyo, Carnes Finas CasaBlanca, con una inversión de un millón 200 mil pesos, mismos queobtuvo con otro crédito del extinto Banco de Pequeño Comercio.Con esta operación logró cubrir un nuevo segmento: lossupermercados.

Generó diez empleos adicionales y un año despuéslogró que Casa Blanca se convirtiera en un negocio autosuficiente.

En 1992 comenzó a distribuir sus productos en la ciudad de Méxicoa través de XO de Chihuahua, una subsidiaria del mismo grupo, lo que ledio la oportunidad de consolidar un mercado institucional y atender algunasempacadoras.

No obstante, se enfrentó a otro obstáculo en 1995 cuando ladevaluación del peso lo sorprendió con una deuda por unmillón de dólares por concepto de importación de carneproveniente de Estados Unidos. Para afrontarlo, replanteó estrategias yse reorientó el suministro de carne, ya que antes era 60 por ciento deimportación y 40 por ciento nacional, ahora el suministro es 95 porciento nacional y cinco por ciento del extranjero.

Esto le permitió conservar la planta productiva y abrir una nuevatienda, obteniendo incluso un crédito bancario con una tasa deinterés manejable para el negocio.

Hoy, el grupo VISA del Norte cuenta con 300 empleados y su mercado incluye aentidades como Jalisco y Quintana Roo, en donde atiende el mercado de granturismo, principalmente en Puerto Vallarta y Cancún. Además haallegado a uno de los mercados fronterizos más importantes en la zonanorte: Ciudad Juárez.

Las ventas de VISA del Norte han alcanzado en cada uno de los últimostres años un promedio de 25 millones de dólares y dentro de susplanes de expansión está abrir dos nuevas sucursales a mediadosde 2002, lo que representa la generación de 100 empleos más.

Para Víctor Silva la clave de su éxito radica en unafilosofía: &flashquotNo es suficiente decir que se tienen valores como la calidado la eficiencia, hay que aplicarlos para llegar a tener éxito&flashquot.

Contacto

VISA del Norte, Niños Héroes 2001, Col. Mirador,Chihuahua, Chihuahua. Tel. (1) 416-0721 y (1) 415-1234

E-mail: visa99@prodigy.net.mx