¿Necesitas financiamiento?

Cómo determinar si necesitas un crédito, de qué tipo, a qué áreas lo debes destinar, cuánto necesitas y en cuánto tiempo lo podrás cubrir.
¿Necesitas financiamiento?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

 

En varias ocasiones, cuando te planteas la ruta de crecimiento de tu empresa te encuentras con que necesitas inyectar recursos para continuar el desarrollo. Otras veces notas que requieres dinero para continuar con las operaciones de tu negocio. Pero en ambos casos la escasez de líneas de financiamiento a veces te desalientan. No te dejes llevar por la corriente, los recursos pueden llegar si los solicitas en el momento preciso, a la fuente adecuada y si cumples con los requisitos que esas entidades requieren.

La operación de una empresa está condicionada al financiamiento que obtiene de distintas personas e instituciones. Los socios son quienes hacen la primera aportación para cubrir los gastos de instalación delas oficinas y maquinaria necesarias. De igual forma, los proveedores pueden financiar los insumos. Si las condiciones de la empresa lo permiten, se pueden establecer políticas de cobro anticipado de las ventas, por lo que los clientes también hacen su aportación.

Si a pesar de estas acciones aún es necesario un financiamiento, podrás pensar en la solicitud de un crédito. Así es como las compañías obtienen recursos para operar. Pero resulta imprescindible que la empresa detecte sus necesidades y elija correctamente la forma de obtener los recursos que precisa, pues no es lo mismo vender un inmueble para financiar un crecimiento que pedir un préstamo bancario.

La diferencia obvia es el costo que representa cada opción. El primer paso es definir en qué áreas de la compañía se necesita el financiamiento y luego planear una estrategia para atraer recursos.

En busca de crédito 

¿Cómo saber si una empresa requiere o no de financiamiento externo? Una forma de detectarlo es cuando se presentan problemas continuos en la administración del efectivo en la empresa, es decir, cuando "la caja registradora está vacía". Esto puede ocurrir porque:

* La empresa no vende su producto.

* Ofrece créditos más allá de su capacidad.

* Se tarda en cobrar lo que vendió a crédito.

* Le cobra a sus clientes después de pagarle a sus proveedores. Las causas que generan la aparente necesidad de financiamiento deben detectarse y corregirse, ya que el crédito sólo permitirá equilibrar durante un tiempo el presupuesto del negocio.

Haz números

Es muy importante también que determines y estés seguro del tiempo en que podrás pagar el financiamiento, pues de eso dependerá en dónde y a quién lo solicites. Si una empresa comercial quiere un crédito para capital de trabajo, es decir, para su operación diaria, una buena opción es el crédito de sus proveedores, pero si necesita construir un nuevo almacén, entonces requiere una fuente de recursos de plazo más largo.

Para averiguar tu situación, te recomendamos armar un estado financiero proforma que muestre la situación económica de tu negocio. Este documento puede realizarse elaborando un Flujo de Caja Proforma que, acorde con las necesidades de información, puede ser mensual, trimestral, semestral o anual. Para obtener esta información sigue estos pasos:

1) Suma las ventas estimadas para esa fecha, en efectivo y a crédito. Recuerda que los ingresos a crédito están desfasados, o sea, que el dinero ingresará a tu empresa días después de que registres la cuenta por cobrar.

2) Identifica otros conceptos por los que tu compañía percibirá ingresos. Por ejemplo, la venta de desperdicios, los ingresos por servicios no operativos o la venta programada de activos no estratégicos.

3) Suma los dos puntos anteriores.

4) Estima los pagos a proveedores que realizarás en ese mes. Incluye los que deberás hacer al contado y las cuotas para cubrir sus créditos.

5) Identifica los gastos de venta, administración y operación a realizar en ese periodo así como el total de otros pagos que deberás cubrir en ese lapso.

6) Define las inversiones programadas en maquinaria o la compra de algún inmueble a llevarse a cabo en esa fecha.

7) Suma los montos por concepto de egresos anteriores (puntos 4 a 6).

8) A la cantidad total en la operación del punto tres, resta el total del punto 7. El resultado es el sobrante o faltante de efectivo en el periodo que hayas elegido para este cálculo. Si se presenta un sobrante, es indicativo de que no necesitas un financiamiento adicional; si es un faltante, o sea un resultado negativo, debes tomar una decisión para elegir la fuente de financiamiento adecuada.

Es importante observar que en este ejercicio sólo consideramos los puntos que representan un ingreso o desembolso real de efectivo, pues de eso dependerá si tu empresa necesita o no un financiamiento.

Cómo aplicar el crédito

En general, el financiamiento de las empresas se rige bajo una regla muy sencilla: las características del bien que se adquirirá serán las que definan el tipo de deuda que se contraerá para pagar ese bien. Por ejemplo, la compra de inventarios debería financiarse idealmente con los proveedores (que ofrecen créditos a corto plazo), pues los inventarios se consumirán, también, a corto plazo.

La adquisición de maquinaria o de un bien inmueble nunca debería realizarse con el crédito de los proveedores. Estas compras tendrán que financiarse con una deuda a largo plazo, como el capital de los socios o un crédito bancario. Esto se justifica con la forma en que se generan los ingresos para pagar dichas obligaciones: los activos adquiridos deben generar recursos en el mismo plazo o menor al que se tienen que pagar las fuentes de financiamiento que los originan.

Si buscas recursos, primero te recomendamos hacer cuentas y analizar detalladamente la situación de tu empresa, de ello depende que encuentres los financiamientos más adecuados.