Consultoría

Échale un ojo a tu cartera

Échale un ojo a tu cartera
Crédito: Depositphotos.com

Échale un ojo a tu cartera Échale un ojo a tu cartera

Échale un ojo a tu cartera

Armada con estudios en la materia, experiencia y una tarjeta decrédito, esta emprendedora inició su propio jardín deniños

Por Adriana Reyes

Hace siete años, Norma Noguez decidió poner su jardín deniños al que llamó Eratseni. La preparación latenía: estudió la carrera de profesora de preescolar y lalicenciatura en educación preescolar; la experiencia, tambiénpues había trabajado en escuelas particulares. El dinero para iniciar supropio negocio casi estaba completo. Contaba con las instalaciones par albergara cuatro grupos de hasta 16 alumnos cada uno pero le hacía faltamaterial didáctico y algunos elementos del mobiliario.

La solución estaba en su cartera. Noguez utilizó su tarjeta decrédito para obtener seis mil pesos que necesitaba para echar a andar elnegocio. Le apostó a su capacidad y se dirigió a comprar cuatropizarrones, dos resbaladillas, cuatro juegos de mesas con sillas y cuatropupitres.

Inició el ciclo escolar 1994-1995 con seis alumnos lo que lepermitió pagar puntualmente su tarjeta y seguir disponiendo delinstrumento para seguir adquiriendo material para su negocio.

&flashquotSi no lo hubiera hecho así habría iniciado con carencias dematerial y la imagen de mi jardín de niños no hubiera sido lamisma&flashquot, dice Norma.

La emprendedora volvió a usar este método de financiamiento aprincipios de este año, cuando arregló algunos salones y eljardín de recreo y eventos escolares.

&flashquotAunque esta vez mi crédito no sirvió para cubrir todos losgastos, sí fue el complemento a los ahorros para seguir desarrollando laescuela&flashquot, señala.

El ciclo escolar 2000-2001 lo cerró con 48 alumnos, la misma cantidadcon la que clausuró el ciclo anterior pero espera que el próximorebase este número, apoyándose en las mejores instalaciones queahora puede ofrecer.