Consultoría

Ganancias saludables

La comercialización de suplementos alimenticios y productosnaturales, un negocio con alto valor nutritivo
Ganancias saludables
Crédito: Depositphotos.com

Suplementos alimenticios, ¿moda, influencia o necesidad? Lo que es unhecho es que los productos elaborados a base de productos naturales díacon día ganan terreno en el gusto de consumidores que, en un intento porrecuperar o mantener la energía y la salud, ven estos productos como unatabla de salvación.

Comprimidos, jarabes, granulados, cápsulas, polvos... lapresentación es lo de menos. El acelerado ritmo de vida, las jornadaslaborales agotadoras, las consabidas cargas de estrés, la falta detiempo para llevar una dieta equilibrada o incluso para comer, ha promovido elconsumo de suplementos y complementos alimenticios entre un creciente sector dela población mexicana.

El Consejo Latinoamericano de Información Alimentaria (CLIA) informa queesta tendencia va en aumento, pues la gente busca una manera fácil desentirse mejor y conservarse sana. En Estados Unidos, indica laagrupación, entre un cuarto y un tercio de sus habitantes tomasuplementos vitamínicos diariamente, 70 por ciento toma suplementosnutricionales periódicamente y una de cada tres personas con enfermedadcrónica recurre a los remedios herbolarios.

La Asociación Mexicana de Estudios para la Defensa del Consumidor(AMEDC) estima que alrededor de 20 millones de mexicanos gastan aproximadamente15 mil millones de pesos al año en la compra de suplementos ycomplementos alimenticios, tanto naturales como sintéticos.

Mercado por nutrir

 

Los consumidores potenciales de este tipo de productos son las personas mayoresde 40 años, generalmente con mayor poder adquisitivo, según elmédico Arturo Lomelí, presidente de la AMEDC.

Otro grupo potencial para consumir este tipo de productos es el de los adultosen plenitud o tercera edad, segmento que también lleva una tendencia decrecimiento. El Consejo Nacional de Población (CONAPO), prevé quepara el año 2050, los ancianos representarán 24 de lapoblación, es decir, unos 36 millones que podrían ser los futuroscompradores de todo tipo de complementos y suplementos para retrasar o atenuarlos efectos de la vejez.

Pero las oportunidades de negocio en la distribución ycomercialización de suplementos vitamínicos y nutritivosestán puestas en la mesa desde hoy. Lomelí atribuye estatendencia, en gran medida, a la publicidad que se hace de ellos en los mediosde comunicación y al miedo a perder las capacidades físicas conel paso del tiempo.

Aunado a esto, hay un gran despliegue de información sobre nutrimento,natural o sintético, que promete retrasar los efectos asociados a laedad y restablecer la energía de las personas que, por falta de unabuena alimentación, padecen agotamiento o cansancio permanente.

&flashquotLos empresarios ven en estas circunstancias un campo fértil parainvertir, ya sea en suplementos naturales o complementos nutricionales. Lasgrandes firmas farmacéuticas han extendido su negocio al incorporar unadivisión de multivitamínicos o vitaminas&flashquot, detallaLomelí.

Para la nutrióloga Montserrat Astigarraga, con consulta privada en laciudad de México, el negocio de los suplementos y los complementosestá en una etapa de crecimiento impulsado, en gran medida, por elsíndrome que denomina &flashquotme hacen falta vitaminas&flashquot.

&flashquotHay una obsesión desmedida por estar sanos, delgados y jóvenesy, de una forma u otra, la gente lo asocia con el consumo de suplementos yvitaminas. Creen que al consumir estos productos va a desaparecer como por artede magia su cansancio y su agotamiento y van a alejar al mismo tiempo losestragos del envejecimiento... en general creo que hay una tendencia a lonatural, incluso en este sector&flashquot, explica.

La preferencia ha alcanzado incluso a otros grupos, como deportistas o personascon enfermedades crónicas o terminales. Aquí, las promesas desalud del ginseng, ginkgo biloba, minerales y todo tipo deantioxidantes son un gancho constante para los consumidores.

Después de la vitamina

 

Aunque el negocio de los suplementos y los complementos no es nuevo enMéxico, en los últimos años ha crecido muy rápido ala sombra de publicidad dirigida encaminada a crear hábitos de consumo.El médico Joaquín González Aragón, geriatrafundador del Instituto Mexicano de Estudios en Longevidad y pionero enMéxico en medicina antienvejecimiento, señala que esteinterés ha sido identificado por empresas nacionales y extranjeras quehan establecido en México su centro de operaciones para fabricar, vendery distribuir sus productos mediante venta directa o a través del sistemamultinivel.

Hay verdaderos casos de éxito, como el del tapatío Jorge Vergara,que de ser vendedor de productos naturistas Herbalife, fundó en 1991 elGrupo Omnilife, una distribuidora de suplementos nutricionales que reportaventas por más de 400 millones de dólares al año.

Otras empresas con ventas exitosas en esta veta de negocio son: Nutrisa, que sibien atiende el mercado de los alimentos naturistas, tiene una divisiónde suplementos alimenticios; Direct Nutrition, compañía basada enla llamada nutrición celular; Kualin, complementos alimenticiosnaturales fabricados en México por Orbis; Golden Neo Life Diamite(GNLD), firma estadounidense que inició operaciones en México en1992; GNC, negocio norteamericano en el mercado de vitaminas, minerales,hierbas y suplementos alimenticios; y la estadounidense Amway que seinstaló en México en 1990 y que a través de sulínea Nutrilite ofrece diferentes complementos.

De esta forma, se presenta un terreno fértil, en el que si bien laoferta es basta, los consumidores, que por cierto van en aumento, estánávidos de nuevas propuestas, eso sí, siempre orientadas a lonatural y a la salud. Si esta fórmula está respaldada porseriedad, veracidad, compromiso e investigación que respete las normassanitarias vigentes, el éxito se da por añadidura.

En contexto

 

El baúl de la abuela

Tercera edad, atiéndelos

Contactos

 

Consejo Latinoamericano de Información Alimentaria,

 JuanSánchez Azcona 548, Col. del Valle 03100, México DF. Tel.5543-2403

Asociación Mexicana de Estudios para la Defensa del Consumidor,

 Amores 109 Bis A, Col. del Valle 03100, México DF. Tel.5523-7342, fax 5543-4388,

amedec@secsa.podernet.com.mx

Montserrat Astigarraga, Tel. 5523-3758

Instituto Mexicano de Estudios en Longevidad,

 Guanajuato 114, Col.Roma 06700, México DF. Tel. 5574-6695, fax 5574-6695

email_2000@hotmail.com

Dirección de Medicina Interna del Instituto Nacional de CienciasMédicas y Nutrición Salvador Zubirán,

 Vasco deQuiroga 15, Col. Sección XVI 14000, México DF. Tel. 5573-1200,fax 5655-1076