Emprendedores

Anita Roddick

Anita Roddick
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Anita Roddick Anita Roddick En el sillón

Anita Roddick

De querer sea actriz a convertirse en una empresaria exitosa preocupada porlos derechos humanos y causas sociales

Por Aliza Sherman

En su juventud, empezar un negocio era lo último que Anita Roddicktenía en mente. &flashquotQuería ser actriz&flashquot, comenta. Incluso, cuandoempezó a perseguir la idea que a la larga se convirtió en TheBody Shop, compañía que vende productos para el cuidado de lapiel y del cabello, con más de mil 800 tiendas en 49 países, lameta de Roddick no era convertirse en un icono de los negocios. &flashquotAl principio,mi firma fue una respuesta al lujo desmedido y desperdicio de la industria delos cosméticos&flashquot, explica.

Roddick inauguró su primer local en 1976, con el tiempo concediófranquicias de su marca y luego, en 1984, incursionó en la bolsa. TheBody Shop, que empezó con sólo 25 productos mezclados a mano,ahora ofrece más de mil artículos y accesorios. Sus ventas almenudeo alcanzaron un total de $1.02 mil millones de dólares durante elejercicio 2000-2001.

Roddick ya no participa en el comité ejecutivo de sucompañía pero aún es la fundadora además depresidir en forma conjunta y estar muy compenetrada con la operación deThe Body Shop. Pasa la mayor parte de su tiempo localizando proveedores dematerial para nuevos productos. La firma permanece a la vanguardia delmovimiento comercial socialmente responsable y participa en campañas afavor de los derechos humanos y de protección a los animales y el medioambiente.

En 1997, Roddick ayudó a fundar The New Academy of Business, uncurso de maestría en la Universidad de Bath, en Inglaterra, con el finde transformar la educación comercial para que sea másresponsable con la sociedad. En fechas más recientes, instituyóel galardón de los derechos humanos concedido por The Body Shop enreconocimiento a las personas y organizaciones populares que dan prioridad alos derechos sociales, económicos y culturales.

Como The Body Shop celebra 25 años, Roddick considera que su papel estender un puente entre el pasado y el futuro. &flashquotMi función ahora esmantener el entusiasmo de la compañía y extraer la esencia dellegado por el cual perdura&flashquot, añade.

El mayor desafío que Roddick ha enfrentado en los negocios es el cinismodirigido a ella y a su empresa. &flashquotLa gente siente que debe de haber un motivooculto en el activismo de The Body Shop, como si nuestros principios fueran unasuerte de ardid de comercialización&flashquot, se lamenta.

¿Los desafíos que ha enfrentado han afectado sus sentimientosacerca del talento para emprender un negocio? Ni siquiera en lo másleve. &flashquotNo creo que ser empresario sea algo que uno pone en duda&flashquot, contestaRoddick. &flashquotSimplemente es algo que uno [es].&flashquot

Al cierre de edición, The Body Shop informó que estabaconsiderando ofertas de readquisición, pero no se había tomadouna decisión.

En el sillón

Entrepreneur: ¿Cuál es tu definición de&flashquotemprendedor&flashquot?

Anita Roddick: Los emprendedores son visionarios de oportunidades yobsesivos, optimistas patológicos, cuentistas apasionados y forasterospor naturaleza.

Entrepreneur: ¿Quién es tu icono empresarial ideal y porqué?

Roddick: Mis empresarios favoritos de toda la vida son Ben y Jerry.Ellos convirtieron un curso de US$20 para preparar helados en un faro queguía el movimiento comercial socialmente responsable.

Entrepreneur: ¿Cómo mantienes vivo tu espírituemprendedor?

Roddick: [Siendo] experimental y aprovechando todas las oportunidadesque se me presentan. El éxito es un arma de doble filo: parece queadministrar el éxito aniquila el espíritu emprendedor. Asíque para conservarlo, uno debe seguir experimentando.

Entrepreneur: ¿Cuál fue tu sueño entonces ycuál es ahora?

Roddick: Al principio, mi negocio fue una respuesta al lujo desmedido ydesperdicio de la industria de los cosméticos. Sentía quehabía mucha gente como yo ávida de tener otra posibilidad. Mivisión actual de la compañía es que ésta sigaofreciendo un ejemplo laboral de cómo un negocio moderno puede regirsepor valores, ser responsable, rendir cuentas y ser transparente mientras sigueproduciendo utilidades.

Entrepreneur: ¿Cuál es tu legado?

Roddick: Las fuerzas de los negocios globales están configurandoal mundo, así que albergo la esperanza de haber ayudado a cambiar elvocabulario y prácticas del negocio y contribuido a crear concienciasobre el hecho de que puede y debe ser una fuerza para un cambio social positivo.