Consultoría

Cómo ser un gran vendedor

Te decimos qué actitudes y cualidades debes tener para realmente conseguir clientes y ventas.
Cómo ser un gran vendedor
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Estimado vendedor: ¿sabías que, sin tu existencia, no sería posible que funcionara la empresa en la que labora? Pues así es. La gente que sabe de negocios sabe también que una organización se compone de dos partes fundamentales: la administración y las ventas.

Por desgracia, uno de los vicios de nuestra sociedad moderna ha sido, por mucho tiempo, menospreciar la importancia del vendedor.

Es cierto que este rubro se presenta a que mucha gente sin vocación y preparación académica recurra a las ventas como salvavidas. En el mundo de las ventas es posible encontrar todo tipo de gente y varios de ellos inspiran poco menos de orgullo. Sin embargo, las ventas -hay que aclarar- son toda una carrera y no cualquiera sabe cómo vender ni es capaz de hacerlo profesionalmente.

De hecho, son muy pocos los verdaderos vendedores y esos pocos, hay que decirlo, son dignos de admiración. ¿Quieres mejorar tus posibilidades de entrar en el selecto grupo, no de los que venden, sino "a los que les compran"?Ten presente los siguientes tips:

El cliente huele el miedo
El buen vendedor se levanta todos los días de la cama con gran inspiración y va a buscar a los clientes afilándose las uñas discretamente. Sin embargo, ¡cuidado! Si eres de los que miran a su prospecto con la angustia de la hipoteca de la casa dibujada en el rostro, tienes un punto menos, crucial por cierto, en la relación con tu cliente.

A la gente no le gusta que la necesiten y prefieren ser ellos quienes quieran algo de usted y si, durante su jornada, su presencia inspira preocupación y desesperación, cada vez serán más los prospectos que podrás ir descontando de tu lista. Tal vez digas: ¡es qué yo jamás me he comportado así! A esto pregúntate: ¿te comprarías a ti mismo? 

El cliente reconoce a un pigmeo
¿Eres de los que se sienten menos? Para poder vender excelentemente debes creer en el producto que ofreces pero, ¿cómo esperas que esto suceda, si no eres siquiera capaz de pensar que tienes un valor mínimo como persona? Sabes muy bien que el 90 por ciento de la venta lo que representa el vendedor, y diez por ciento restante el producto. Si la respuesta a la pregunta "¿te sientes orgulloso de ti?" Es no, te enfrentas a un problema de autoestima que puede requerir desde unas cuantas horas de clínica de ventas, hasta ayuda especializada.

Vende primero y pregunta después
Un viejo hombre caminaba un domingo por la mañana en un conocido centro comercial cuando vio un disco compacto que en realidad le atrajo. Lo miró, lo escuchó y, acto seguido, lo compró. Más adelante encontró unos accesorios fuera de serie para su automóvil y también los compró. Ya iba saliendo de la tienda se le acercó un vendedor preguntándole ¿qué se le ofrece? El hombre, simplemente lo ignoró.

En la vida de los negocios las necesidades no se cuestionan, simplemente se crean bajo un ambiente agresivo, como debe ser el de las ventas ya que éstas deben concretarse en el acto. La gente no compra lo que más necesita, ni siquiera lo que ofrecen. La gente compra lo que le gusta y compra más cuando las cosas se las ponen enfrente

Entrega el corazón
Cuando llegaste a tus primeros cursos de capacitación en ventas te advirtieron que la labor que habías elegido no era fácil, y que muchas veces te dirían que no. Por desgracia hay vendedores que se creen esto demasiado y, en consecuencia, todo el tiempo se las pasan escuchando negativas.

Vender es mucho más que llegar al cliente con discurso prefabricado. Un verdadero profesional de ventas - y que suele ganar mucho dinero por cierto- es un verdadero apasionado de su trabajo. Cada prospecto es un reto y hará hasta lo imposible por vender; si le dicen que no, se entregará al máximo nuevamente con el siguiente cliente. ¿Así vendes?

Aunque seas un buen tirador siempre afina puntería
Quizás seas una de esas afortunadas personas que se traen suficientes dones para triunfar en la vida. Sin embargo, desconfía de tus talentos. Nadie que aprecie de haber hecho algo importante en este mundo ha podido lograrlo sin la mínima preparación. Todas sus habilidades serán más efectivas si te preparas constantemente y te actualizas.

¿Qué buscas? ¿Un gato o una liebre?

Si de verdad quieres ser un profesional en este negocio tienes que trazarte objetivos. Cada día, cada semana, cada mes, dite a ti mismo qué es lo que quieres lograr. Desde una mejor entonación de voz, tu forma devestir, el excelente manejo de un cierre difícil y, desde luego, una cuota mínima de lo que esperas vender y, por supuesto, ganar.

Conviértete en un cazador
Vender es algo más que un modus vivendi. Es una forma de existir que exige una vocación clara. Si para ti las ventas son la forma de ganar el pan de cada día y nada más, sería buena idea que mejor pensaras si hay algo más en la vida que realmente te llame la atención. Ser un vendedor es sentirse orgulloso de sí mismo y de su trabajo, ser un ejemplo para ti, para sus compañeros de trabajo, tu empresa y la sociedad.