Consultoría

Asumiendo Riesgos

Asumiendo Riesgos
Crédito: Depositphotos.com

Asumiendo Riesgos Asumiendo Riesgos Zapatero a Tus Zapatos El Gran Secreto Ser Entrepreneur Contacto

Asumiendo Riesgos

Con la firme intención de nunca darse por vencido, Frank Moránconstruye un millonario y exitoso negocio

Por Laura Martínez Ruiz-Velasco

A primera vista la recepción de Team One Staffing no es muy distinta dela de cientos de oficinas comunes y corrientes: algunas revistas y diariossobre una mesa de centro; algunos cuadros adornando la pared, al lado depreseas y diplomas de su fundador. Pero lo que más llama laatención es una boleta de calificaciones fechada en 1978, de la JohnBurroughs Senior High School, enmarcada y protegida por un cristal transparentepara que todo mundo vea que el fundador de esta exitosa empresa era... unpésimo estudiante.

Y es que a sus 39 años Frank Morán ha aprendido que ni las buenascalificaciones ni el dominio de las computadoras, ni siquiera el mejor posgradoen negocios, son la base de un verdadero entrepreneur. Y su singularforma de moverse en el mundo corporativo lo ha llevado a dirigir un negocio quehoy factura US$17 millones, emplea a unas 37 personas y ha crecidoconstantemente desde sus inicios --1987-- un sorprendente 60 por ciento anual,promedio.

La empresa que fundó Morán hace 12 años en Los Angeles sellama Team One Staffing y se dedica, principalmente, a la selección yreclutamiento de personal administrativo, técnico o especializado paracolocarlo en empresas de todo tipo y tamaño, entre ellas Sprint,AT&T, Univisión, y Citibank. Morán le encuentra empleo--temporal o de tiempo completo-- a unas cuatro mil personas al año.

Zapatero a Tus Zapatos

Este joven emprendedor, de origen hispano (su padre nació en Chihuahua,México), nunca imaginó que comenzaría un negocio propio;de hecho, sin haber estudiado carrera alguna, Morán pasó por todotipo de trabajos --desde labores varias en una bodega, hasta venta de zapatosen sus ratos libres--. Pero en uno de esos giros extraños que tiene lavida, precisamente cuando recurrió a una agencia de colocaciones parabuscar empleo, encontró trabajo en esa misma compañía.Laboró en ella tres años y ahí fue donde aprendiólos tejemanejes de esta industria que, en Estados Unidos mueve negocios porUS$21,000 millones anuales.

Tenía 24 años cuando su vida cambió radicalmente. Luego dealgunas diferencias con su empleador, Morán tuvo que dejar su trabajo yse vio de nuevo en la calle.

Un amigo lo convenció de que lo mejor era iniciar un negocio propio;pero, cuenta el propio Morán, &flashquotEncontré todas las razonesposibles para no hacerlo: no tenía dinero; no tenía dóndetrabajar, no tenía capital para invertir, etcétera&flashquot.Además, en los años ochentas ser entrepreneur no era unconcepto tan popular y tan de moda como lo es hoy día. &flashquotEra lo peor quepodías hacer. La economía estaba mal, había muchodesempleo; se suponía que no debías ir y poner un negocio propio,sino estudiar y trabajar para alguien más&flashquot, cuenta Morán... Almenos eso era lo que, durante años, había hecho su propiafamilia. Pero a fuerza de convencimiento, instalado en un pequeñoespacio que su amigo le cedió en una ruidosa imprenta, en 1987Morán fundó la empresa que en sus inicios se llamó WestL.A. Personnel.

El comienzo fue todo, menos dulce: &flashquotFundar tu propio negocio puede serfrustrante, volátil y muy estresante&flashquot, dice Morán. Como en todoinicio de un emprendedor, los problemas se resumían en uno: efectivo,efectivo, efectivo. ``Se requiere dinero para hacer dinero. Todoentrepreneur está consciente de ello&flashquot.

Contra todos sus pronósticos, y cuando aún vendía zapatospor las noches para sostener su incipiente negocio, Morán vio, casi consorpresa, que el primer año su empresa de colocación de personalle arrojaba ingresos por US$665,000... El segundo año sus ingresos seduplicaron para alcanzar US$1.2 millones; el tercer año, US$ 2.4millones, y así sucesivamente.

El Gran Secreto

Primero que nada, Morán cree que parte del éxito se debe a noacostumbrarse a lo que uno hace. ``Si estás totalmente acostumbrado a loque haces, luego es muy difícil reaccionar a los cambios del mercado...en una palabra, a cambiar''. Y fue justamente esa falta de costumbre, combinadacon su visión empresarial, lo que lo llevó primero a cambiar elnombre de su negocio para expandirse a otras zonas de su ciudad; luego, a crearuna división especializada en selección de personal bilingüey luego a fundar una nueva compañía que ofrece servicios deadministración de personal.

Además, dice, hay dos clases de personas: los que siempre dicen no y losque te apoyan. &flashquotYo me rodeo de los que me apoyan y me alejo rápidamentede los que dicen que no''.

&flashquotCreo que los entrepreneurs padecemos el Síndrome deDéficit de Atención; somos hiperactivos, nos aburrimosfácilmente, nunca estamos satisfechos; siempre queremos hacermás&flashquot, comenta , y tan es así que no ha parado de inventar cosas einvolucrarse en todo tipo de actividades que mucho o nada tienen que ver con sunegocio principal.

Esa &flashquothiperactividad&flashquot a la que se refiere lo llevó a fundar, hace ochomeses, otra empresa: Team One Employee Administrators, que se dedica a ofrecerservicios de outsourcing en administración de recursos humanos yque calcula facturar US$1.2 millones en su primer año deoperación.

Y es que esta es una tendencia irreversible en Estados Unidos (verOutsourcing, octubre 1999), donde cada vez más negociosestán recurriendo a terceras empresas para administrar contrataciones,prestaciones, manejo de pagos y pensiones de sus empleados para concentrarse ensu negocio medular.

Más allá de la flexibilidad y la capacidad de responder a loscambios en el mercado, Morán ha seguido una regla básica:capacitarse. &flashquotEl problema es que varios entrepreneurs, luego de fundarsu propio negocio, se sienten sabelotodos&flashquot. Él invierte cerca deUS$10,000 al año en &flashquotser más listo&flashquot a través de cursos yseminarios.

Sin embargo, cursos y materias son sólo un complemento de seremprendedor. &flashquotLa diferencia entre una persona que estudia para operar unaempresa y un entrepreneur es que, quien lo estudia `sabe' mejorcómo invertir en un negocio, cómo abrir una empresa en tiempos decrisis, cómo conseguir un préstamo, etc. El emprendedor no `sabe'pero se arriesga y lo hace, cosa que no haría quien requiere delestudio&flashquot.

Quizá la mejor forma de resumir la filosofía de esteentrepreneur se desprende de una frase que, si bien no es de suexclusiva, sí lo define con exactitud: &flashquotAquel que asume el mayor riesgo,se lleva las mejores recompensas&flashquot.

Ser Entrepreneur

Para Frank Morán, un verdadero entrepreneur

* Ve una oportunidad donde otros ven un riesgo.

* Es agresivo, incluso un poco egoísta.

* Se orienta hacia el cumplimiento de sus metas.

* Nunca está quieto.

* Es hiperactivo.

Contacto

Team One Staffing Services, 1964 Westwood Boulevard 3er. floor, LosAngeles CA, 90025, Estados Unidos Tel. USA (310) 475-9098. (310) 234-69-41Internet: http://www.teamonejobs.com email: fmoran@teamonejobs.com